Actualidad

Una chica catalana transforma estrías en arcoirís

Esas hermosas marcas que nos enseñaron a odiar.
Fotos cortesía de Zinteta

Mi primera estría tiene nombre. Uno secreto. Olvidado. La descubrí a mis 13 años, mientras volvía de unas vacaciones en la costa. Sentada en el auto, con mis piernas transpiradas por el calor, la creí una enigmática cicatriz, quizás recuerdo de alguna aventura del verano que se terminaba.

“Eso es una estría” me dijo mi madre preocupada, al desviar la vista de la ruta, y descubrirme acariciando aquella marca que resplandecía en mi entrepierna. Para mí esa era una palabra nueva. Y la línea blanca, un misterio cruzándome la piel.

Publicidad

Con mi desarrollo, “el estirón” y la cadena de etcéteras en los cambios de mi cuerpo, al crecer vinieron otras. Largas. Más pronunciadas. Algunas rosas, otras blancas. Perdí la cuenta, y el interés por esas marcas al entender que generaban sorpresa, y rechazo en otros. Olvidé aquel nombre. Intenté ocultarlas. Sin suerte y sin sentido.

Al pasar los años me reconcilié con ellas. O es que simplemente aprendí a ignorarlas. Hasta hace unos días cuando descubrí el trabajo de Cinta Tort Cartró, Zinteta, una joven artista catalana que está revolucionando la forma en la que acostumbrábamos a apreciar las estrías.

Cinta las pinta sobre su propio cuerpo y el de otras mujeres utilizando acuarelas, témperas, y acrílicos. Con su arte logra un gesto poderoso, sobre estas marcas tan propias del universo femenino y sus complejidades, y alienta a otras mujeres a aceptarse a sí mismas.

Cinta, tiene 22 años, y es de Torrelles de Llobregat, un pequeño pueblo cercano a Barcelona. Su obra explora temas tabú que van desde el cuerpo femenino, y las estrías, hasta el ciclo menstrual.

Con su obra, pone en crisis la connotación negativa que culturalmente le hemos dado a las estrías, y las dota de otro sentido. Llevándonos a reflexionar sobre la construcción de los estereotipos de belleza. Ese “ideal” aparentemente banal, que pone el foco en el cuerpo de la mujer, y funciona como un mecanismo más del control patriarcal sobre la identidad femenina.

Publicidad

Hablé con ella, para saber más sobre su trabajo y el impacto que tiene en otras mujeres.

CREATORS: ¿Cómo fue el proceso que te llevó a querer experimentar con las estrías en tu arte?

Cinta: Había estado trabajando en “Mancho y no me doy asco” un proyecto que nació de mi necesidad de experimentar con un tema tabú: el ciclo menstrual femenino. En él, comencé pintando bragas emulando las manchas de la menstruación pero con acuarelas de colores. Tras pintarlas pensé en trasladarlas al cuerpo y fotografiarlas, llevando el proyecto a la propia piel. Quería hablar del ciclo menstrual, reflexionar sobre este proceso que atravesamos todas las mujeres, y del que tan poca información se nos da.

Continué explorando, y en marzo de 2017 realicé una ilustración en la que dibujé a una mujer de espaldas a la cual intuitivamente le pinté estrías con acuarelas. Luego, quise ir más allá, y utilizar mi propia piel como lienzo sobre el cual experimentar. Así que un día, sola en mi apartamento, decidí pintar mis estrías. Me pinte las que tengo en la parte izquierda del abdomen, ya que eran las únicas accesibles para pintarme a mí misma. Y me tomé una fotografía. Tras compartirla en las redes, el impacto fue sorprendente. Y esto me impulso a continuar mi trabajo sobre el cuerpo, y la lucha contra las presiones estéticas a las que las mujeres nos vemos sometidas.

¿Tenías dudas, o inseguridades la primera vez que publicaste una de las imágenes? ¿Cuál fue la repercusión?

Publicidad

Nunca tuve dudas antes de publicar una imagen. Siempre estoy segura en colgar lo que cuelgo, en luchar por lo que hago. Confío en la propia expresión creativa. La repercusión fue muy potente. Éstas imágenes han dado mucho de que hablar, han gustado, han llamado la atención, ya que muchas personas se han sentido identificadas y lo han sentido un espacio en el cual poder encontrar apoyo.

¿Qué técnicas, y materiales utilizas?

Utilizo varios materiales y técnicas. Desde la acuarela hasta el lápiz grafito, la tempera, el oleo, la pintura acrílica y más. Me gusta mucho experimentar con nuevos materiales, es una inquietud que tengo y siento.

¿Qué es lo que te mueve al decidir trabajar sobre el universo femenino y sus complejidades, poniendo el foco en muchas de esas características de las que nos han enseñado a sentirnos avergonzadas?

Visibilizarlas, normalizarlas y hacer ver que forman parte de nosotras y seguirán formando parte. Mi intención es tomar todo aquello que nos han hecho creer (y que intentan hacernos creer) que son defectos, imperfecciones, cosas que no nos hacen ser "bellas", y mostrar que está allí, que es real.

Si no aceptamos todo aquello que somos, difícilmente podremos aceptarnos y conocernos, o al menos, así lo he vivido yo en los últimos años.

Personalmente el concepto de imperfección en nuestro cuerpo es algo que no se cómo ubicarlo, ¿Imperfección para quién? Nos han hecho creer eso, pero realmente… NO ES ASÍ. En todos los cuerpos hay manchas, pecas, estrías, celulitis, pelos, pliegues, hay cuerpos que menstrúan… y es una realidad. ¿Por qué esconderla? Nos pasamos la vida odiando nuestros cuerpos, teniendo conflictos con nosotras mismas. Es hora de poder trabajar juntas para luchar contra esta presión estética y poder comenzar a aprender que todo aquello que tenemos forma parte de nosotras, de nuestras historias. El mensaje es para todas las personas. Aquellas que se sienten inseguras, aquellas que hemos tenido complejos, y también para las que creen que son cosas que deberíamos eliminar o esconder. Si no aceptamos todo aquello que tenemos, todo aquello que somos, tendremos más dificultad en querernos, en sentirnos seguras, en conocernos. Será más difícil sentirnos libres. Es vital que empecemos a replantearnos las cosas.

Publicidad

¿Cuál crees que es el impacto que tiene tu obra sobre otras mujeres?

Ha sido todo un shock, para mí, el impacto que todo esto ha generado. Ha sido una herramienta de empoderamiento para muchas personas y ha sido muy bello ver este proceso y vivirlo. Todo mi trabajo de estos últimos meses ha tenido muy buena respuesta. Además de lo visible en mis redes sociales (número de likes, comentarios, mensajes) he recibido muchos correos, o mensajes privados, de personas agradeciéndome todo lo que hago, y escribiéndome mensajes que me han puesto la piel de gallina. Personas que me han contado sus experiencias, que se han abierto, personas a las que he tenido el placer de conocer… Tengo una sensación de empoderamiento y seguridad conjunta tan fuerte que me pone la piel de gallina. Está siendo un proceso muy mágico y bello. Estoy aprendiendo mucho de mí y, sobre todo, compartiendo todo esto con otras personas que se han sentido como yo.

¿En qué otros proyectos trabajas actualmente?

Ahora mismo estoy trabajando en muchas cosas. A nivel artístico, estoy experimentando mucho con el lápiz y con rostros de mujeres del mundo. Estoy experimentando con elementos de la naturaleza, estoy volviendo a coger el óleo, pintando cuerpos… Me encuentro en una fase de mucha exploración. Una fase más interna, de estar conmigo, escribir, experimentar con nuevas cosas, estoy dejándolo fluir. Tengo ganas de viajar y poder plasmar mis viajes e ideas. Por otro lado, estoy trabajando mucho para las próximas exposiciones de este año. En enero estaré inaugurando dos exposiciones en Madrid y en un festival, en marzo y abril inauguraré exposiciones en Barcelona y también estoy trabajando para exponer en Granada y Valencia en los próximos meses. ¡Poco a poco todo saldrá a la luz!

Publicidad

Relacionados:

Ilustraciones que están desmantelando al sistema de opresión

Justin Bieber se revela como "artista visual" y pone a la venta una obra inédita

'Alice’s Adventures Underground' es un patio subterráneo para adultos