FRRENTE: LATINO_ VENEZUELA

Yonel Hernández Ilustra las Protestas de Venezuela

Yonel hace ilustraciones sobre las protestas y marchas que se han apoderado de Venezuela.
23.6.17

En el entorno oscuro que es Venezuela hoy por hoy, hay un ilustrador conectándose con su realidad y la de miles de venezolanos, buscando, hasta en cuclillas, hacer catarsis a través de los dibujos. En esta lucha que se vive en las calles venezolanas en contra de un gobierno dictador, el arte y la creatividad parece ser la válvula de escape de muchos, incluido Yonel, un diseñador gráfico que retrata la vida en las protestas.

Publicidad

¿Cómo fueron tus inicios en la ilustración?

Propiamente soy diseñador gráfico, pero siempre estuve muy vinculado a la ilustración y desde la escuela surgieron oportunidades de realizar ilustración e incluso, en algún momento, la oportunidad de publicar uno de los proyectos de clase. Es decir, se fue dando poco a poco esta cosa de ilustrar, pues, y de hacerlo como un trabajo. En la actualidad hago ambas cosas, y las dos me gustan muchísimo.

¿Por qué ilustrar? ¿Por qué usas la ilustración para transmitir un mensaje en vez de otros medios, como, por ejemplo, la escritura?

Porque es una necesidad, siento que es algo muy natural para mí. Yo no soy una persona muy conversadora. Es un lenguaje que se me da natural, así como para otros escribir, o hablar, creo que me es más fácil expresar una idea de esta forma. Y me parece también que la ilustración tiene como una capacidad de conectarse con los demás, es un medio poderoso que se puede vincular con las vivencias de otros. Es como una especie de metalenguaje porque trasciende la escritura y la oralidad cuando el mensaje es lo suficientemente fuerte, y cuando funciona de una manera poética, cualquier persona de cualquier cultura podría llegar a entenderlo. Bueno, al menos eso es lo que yo percibo cuando ilustro. Entonces creo que sí es una herramienta poderosa para comunicar.

¿Cuáles son tus influencias?

Bueno, yo no hago ilustraciones muy elaboradas. Me enfoco más en la síntesis. Hay un diseñador alemán que se llamó Gerd Arntz de principios del siglo pasado que tiene todo un trabajo de síntesis gráfica importantísimo. Es como un precursor de la idea de la iconografía que uno conoce hoy en día en la señalética y quién tiene una obra súper importante que me entusiasma mucho. Sí tengo como una vinculación con ese espíritu de encontrar una síntesis gráfica de las cosas, de tratar de trabajar con los elementos esenciales para que se entienda una idea claramente.

Publicidad

¿Crees que menos es más?

Sí y no. Es decir, sí en la síntesis, pero tampoco rehúyo de la idea de la literalidad. Me parece que a veces la literalidad, con todo su detalle, y toda su información, ayuda a transmitir mejor una idea, y a veces creo que una metáfora o una síntesis puede ayudar a que sea más poderosa que la misma realidad. Pero creo que depende del caso. No me quedo con una ni con la otra, creo que depende del mensaje.

¿Qué es para ti la fotografía?

Un interés. Es una pasión. Es una cosa que estoy tratando de desarrollar, pero siento que no domino.

¿Por qué eliges ilustrar las protestas de Venezuela?

Porque no hay un día en el que despierte sin que no sienta que todo esto me sobrepasa y siento que tengo que formar parte de todo el grupo y apoyar a la gente que está en las calles luchando y protestando para que este gobierno tan represivo caiga o, por lo menos, tengamos la libertad de elegir. Yo intenté participar haciendo fotografía, como una especie de reportero gráfico, pero después entendí que hay otras personas que lo hacen mejor que yo, y yo necesitaba tratar de mostrar lo que estaba sintiendo por dentro. Me sentía, no sé si llamarlo deprimido, pero sí muy triste. Sentía que cuando hacía estas imágenes, lograba de alguna manera de exteriorizarlo y, a lo mejor apoyar a que alguien que viera estas imágenes se sumara a las protestas o se hiciera consciente de lo que está pasando.

En tus ilustraciones relacionadas a Venezuela, es notable la ausencia de color. ¿A qué se debe esto?

En las ilustraciones de este tema en particular, me parece que lo que estamos viviendo es un horror, una cosa de espanto. En otros trabajos que hago, el color sí está presente, pero en este caso me parece que no existe, es una situación muy fuerte y brutal, con una represión muy tremenda y la idea es que esa imagen transmita toda esta experiencia espantosa de la calle, pero a la vez, que lo que se ha logrado a partir de estos 80 días de lucha en la calle, llegue directo a la gente. Por primera vez en mucho tiempo hay muchísima gente protestando, entonces, hay una nota positiva dentro de todo porque pretendo también lograr transmitir la idea de que hay una unidad que se está generando, de que somos más que ellos y que hay que resistir, básicamente, a toda esa brutalidad de la que estamos siendo víctimas.

Publicidad

¿Sientes que como artista estás aprendiendo algo de todo esto?

Creo que sí. Creo que me ha ayudado a conectarme con emociones humanas, a vincularme con otras personas y con lo que sienten a través de mis experiencias y lo que viví en las protestas, y de lo que viven otros, creo que uno es capaz de generar una sensación de empatía y de conectarte con los demás. Me ha ayudado como a entender la realidad que estoy viviendo, y la del país. Ahora yo mismo soy más consciente de lo que está pasando en mi entorno. Creo que eran tantos años que tiene este régimen, y han sido tantos intentos por cambiar, que la gente como que se adormeció, pero creo que ahorita todo se reactivó y hay una emoción importante que me ha ayudado a hacer que mi trabajo crezca de otra manera. Sí siento que hay un crecimiento.

Como artista, ¿Lo único que te inspira ahorita es Venezuela?

Coincidencialmente, antes de que comenzaran las protestas, había iniciado una búsqueda personal en esto de la ilustración. Estaba trabajando en proyectos específicos, pero me hacía falta indagar en algo más personal. Empecé a generar unas imágenes que tenían que ver con el hecho de ser un individuo, pero pertenecer a un grupo y cómo ocurren las relaciones humanas, entonces, empecé a generar imágenes que tratasen de eso. Luego, estalló toda la crisis en Venezuela y me pareció que era el momento ideal para desarrollar todo esto que quería hacer. Me parecía que tenía que ver, precisamente, con el tema del humano, lo que estamos viviendo y todo lo relacionado al poder de uno sobre otros.

Publicidad

¿Ha cambiado tu vida en estos últimos 80 días de protesta?

Ha sido un detonante. Precisamente, he generado muchas imágenes que tienen que ver con esto y me siento complacido en el sentido de que han nacido otras cosas a partir de esas imágenes y eso valida el hecho de que el mensaje que quiero transmitir, está llegando.

¿Qué le diría el Yonel del futuro al Yonel del presente?

Que no me rinda. Que me esfuerce más. Que sí se puede.

Sigue a Yonel en Instagram.

Relacionados:
La Resistencia de Venezuela en 61 retratos: Resiliencia y Máscaras Antigás
Así es vivir como Ilustrador fuera de casa: Un Flóres Soláno
Esta Fotoperiodista Venezolana Retrata la Rabia de un País Destruido