Música

Escuchamos 5 bandas del Primavera de las que no tenemos ni idea

Para que no lo tengas que hacer tú.
7.12.18
Primavera Sound 2019
Foto vía Primavera Sound

Cuando aparece el cartel del Primavera Sound todos nos emocionamos en exceso con esas bandas que conocemos y que nos encanta que vengan a tocar este año pero también está la parte oculta y desconocida del festival, ese porcentaje de grupos (puede que un 60 por ciento, de hecho) que no conocemos de una mierda y que pueblan los rincones y esquinas del cartel, con tamaños de fuente diminutos y nombres que parecen escritos en un lenguaje extraterrestre.

Publicidad

Esta mañana en la oficina de VICE nos hemos decidido a escoger varios de estos nombres de los que no tenemos ni puta idea para descubrirlos y escribir las sensaciones que nos generan. La idea es indagar un poco en la marea infinita de nombres extraños e intentar que alguno se convierta en un nombre conocido, en una de esas bandas que seguro que no nos perderemos.

Está claro que alguno de los grupos que nosotros consideramos como totalmente desconocidos será la banda favorita de otra persona, pero, joder, es lo que tiene todo esto de la música, no todos estamos tan metidos en ciertos géneros musicales que resultarán de cabecera para otros. Así que no nos ralléis.

Nilüfer Yanya

Esta inglesa con nombre de hada juega un poco a la escuela de Angel Olson, Cat Power y Torres, con canciones pop que flirtean con el R&B pero que nunca se olvidan de las guitarras. Me fascina especialmente su timbre de voz, ese tono grave con el que afina quirúrgicamente extrañas melodías espasmódicas. Por lo que veo, la gran mayoría de sus canciones juegan con eso de “hacer crecer la canción”, ya sabéis, eso de empezar suave y minimalista y terminar con un estadillo. Buena técnica. Le podría regalar un disco de esta tipa a mi madre y le gustaría; podría pasarle este tema al batería de mi grupo de garaje y también le gustaría; Jordi Basté podría escucharlo y fanatizarse con ella y pincharla todo el puto día en su programa de radio. Esta tipa es como las patatas del McDonald's, todo el mundo es un fan potencial de ella.

Bakar

Otro inglés por aquí. No acabo de entender por dónde va esta banda, a veces suenan a una especie de formación de rock ruidoso y minimalista a los Death From Above cantado por una suerte de Billy Bragg que ha escuchado demasiado a Shame o IDLES; otras veces suena al “Hip Hop Que Tiene Una Novia Que Le Pone Discos De Punk En Casa” de Sleaford Mods; luego se convierte en The Blaze; luego The Streets; luego al pop suave y acuático de Mac DeMarco y sucedáneos. En todo caso, todas las canciones tienen una fuerza y una violencia que me interesan y que presagian directos bastante interesantes, de esos en los que las cervezas de cinco euros del Primavera se caen enteras sobre nuestras camisetas. Joder, ahora tengo ganas de que sea primavera y estar en ese festival totalmente borracho.

Alice Phoebe Lou

Sudáfrica representando. Aquí se viene algo que me recuerda a una Stella Donelly (presente en el Primavera Club) un poco más instrumentada, sin duda el Primavera Sound tiene algún tipo de obsesión con las cantautoras con guitarras y canciones suaves. Ideal para cocinar mientras estás preparando un plato de puta madre con el pescado que has pillado esta mañana al mercado y por el que te has tenido que levantar bien temprano para que no estuviera el sitio petado de gente y para que no te quedaras sin dorada y entonces te pasas horas cocinando porque se viene a cenar esa persona que hace tiempo que no ves y que, joder, te gusta (en el sentido de “amar”) y que quieres terminar follándote y que crees que, por las conversaciones de chat que hace meses que tenéis, esta es una cosa bastante plausible; incluso podría ser que esta noche sea el inicio de una relación de dos o tres años (quizás cuatro) bastante interesante con viajes a países lejanos para ver a grupos de música que os encantan a los dos y con cenas de Navidad en pueblos pequeños donde viven sus padres; pero al final, pese a que te está dando esta sensación mientras cocinas, después de la cena no pasará nada y con el tiempo las conversaciones de chat se volverán cada vez más casuales y finalmente solo volverás a coincidir con esa persona unas dos veces en la vida (una en un cumpleaños de un amigo común y la otra en un supermercado, comprando con sus hijos) antes de que te mueras a los ochenta y nueve años. Esta sensación.

The Mystery of the Bulgarian Voices featuring Lisa Gerrard

Supongo que Lisa Gerrad le sonará a más de uno por Dead Can Dance pero esta historia con las “Bulgarian Voices” me resulta totalmente extravagante. Esta música, con todas esas capas de instrumentos y voces que se van acumulando, me hace pensar en lo que debe sufrir una persona cuando se ha metido absolutamente todas las drogas del mundo y está en el metro a las 10 de la mañana volviendo hacia casa. Una sensación que de TAN INCÓMODA se vuelve incluso mística y maravillosa.

Rosalía

Esta chica de San Esteban de Sasroviras nos propone una mezcla de flamenco y electrónica que seguramente no dejará indiferente a nadie. En su último disco, producido con El Guincho, nos propone un viaje sentimental trágico y revelador a través de 11 cortes que se funden con el pop y el R&B. Ojo con esta chavala que seguro que en un futuro dará mucho de qué hablar, tomad nota.