FYI.

This story is over 5 years old.

El coste económico de la contaminación provocada por el carbono es superior al estimado según investigadores

Las estimaciones del gobierno de Estados Unidos son que cada tonelada de dióxido de carbono emitido a la atmósfera cuesta a la economía $ 39. La cifra debería ser de $ 220 según un estudio.
Imagen vía AP/Martin Meissner

Los impactos del cambio climático llegan mucho más allá del mundo físico. La subida del nivel del mar, las condiciones meteorológicas imprevisibles además de otros cambios tienen efectos en los sistemas sociales, incluyendo la economía.

Una medida de este efecto, conocida como el coste social del carbono, se utiliza para estimar el valor de las políticas que tienen como objetivo reducir las emisiones. Pero un estudio publicado el lunes en la revista Nature Climate Change, muestra que el coste actual de las emisiones de carbono podría ser seis veces superior a la cifra confirmada por las regulaciones federales.

Publicidad

"El coste social del carbono puede ser útil para valorar si los diferentes esfuerzos destinados a reducir las emisiones han superado el análisis coste-beneficio", dijo a VICE News el candidato doctoral de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Stanford y co-autor de la investigación. "Si el coste social del carbono es muy superior, entonces habrá muchas más acciones de mitigación que sobrepasen el análisis coste-beneficio."

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) estima actualmente que cada tonelada de carbono emitido se traducirá en unos daños económicos de aproximadamente 39 dólares (unos 33 euros). Este número conformará las decisiones regulatorias de todo, desde centrales eléctricas hasta los microondas, incluyendo el Plan de Energía Limpia (Clean Power Plan) propuesto por la Administración de Obama en junio de 2014, cuyo objetivo es reducir las emisiones de gases que producen retención térmica desde las centrales eléctricas.

Los modelos utilizados para alcanzar esta cifra asumen que el cambio climático no tiene efectos en el producto interior bruto (PIB) de forma permanente a largo plazo. Sin embargo, recientes estudios económicos señalan que la subida de las temperaturas podría detener el crecimiento del PIB durante un período de tiempo mayor al previamente esperado.

En 2010, por ejemplo, la Oficina Nacional de Investigación Económica reveló que cuando la temperatura exterior superaban los 85 grados Fahrenheit (o 29 grados Centígrados), los empleados que realizaban su trabajo en el exterior trabajaban hasta una hora menos al día. Con el tiempo, esto conllevaría una disminución en los ingresos individuales y, por consiguiente, una economía orientada al exterior.

Publicidad

Moore y sus co-autores ajustaron los modelos comúnmente utilizados para incluir observaciones de otros estudios que mostraban impactos en la economía más estructurales, y no tan temporales. Observaron que el coste social del carbono sería exactamente de 220 dólares (unos 186 euros) por tonelada, 5.6 veces mayor que la estimación actual del gobierno de Estados Unidos.

"Si el cambio climático afecta los componentes subyacentes de la economía que determinan su crecimiento — normalmente eso significa la población activa, el capital, las inversiones y la tecnología — entonces realmente podría tener un efecto permanente", dijo Moore a VICE News. "Así que si en un año en concreto se experimentan temperaturas elevadas, ello puede causar un efecto permanente en los años siguientes, incluso si ese cambio no perdura en el tiempo. "

El efecto es mayor en los países en vías de desarrollo que en los países desarrollados, lo cual podría ser, en parte, debido a que sus economías tienden a depender más de factores que están expuestos al clima, como por ejemplo el rendimiento de los cultivos.

A medida que los países aprenden a adaptarse al cambio climático, el efecto de las elevadas temperaturas en sus respectivas economías debería ir disminuyendo. Basándonos en la suposición de que los países, por lo general, implementan sus medidas de adaptación de una manera efectiva, como se ha hecho con la construcción de rompeolas en las comunidades costeras, el modelo de Moore muestra que las economías tendrían mayores beneficios si se implementaran políticas que limitaran el calentamiento a dos grados Centígrados (lo equivalente a 3,6 grados Fahrenheit), una cifra con la que, según la comunidad científica, se evitarían niveles catastróficos de calentamiento.

Publicidad

Peter Howard, economista del Instituto para la Integridad de las Políticas Públicas, de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York dijo a VICE News que "resultados como estos deberían hacernos reflexionar con que tal vez deberíamos empezar a ser más precavidos." "Tal vez esto no suceda, pero si se diera el caso, podría ser muy costoso, y deberíamos tener en cuenta este riesgo", añadió.

Así como investigadores de diversas disciplinas continúan sacando a la luz efectos imprevistos de las emisiones de los combustibles fósiles, es posible que el coste real del carbono resulte incluso superior, dijo Howard. El cuarto informe de evaluación del Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU reveló que es muy probable que se estén subestimando los costes sociales del carbono actuales, hecho que menciona la EPA en su sitio web.

Muchos modelos climáticos, por ejemplo, no tienen en cuenta la totalidad de los efectos de la acidificación de los océanos, derivados del incremento de emisiones de carbono, un descubrimiento relativamente reciente. Varios especialistas en ciencias sociales y economistas también están empezando a predecir que la competitividad por los recursos o simplemente la aversión a las altas temperaturas podrían desatar un incremento en los conflictos humanos en un mundo afectado por el cambio climático.

"Estos efectos quedan fuera de la ecuación de los costes sociales del carbono," dijo Howard a VICE News. "Debe haber una razón válida para ello, la cual es que aún hoy no contamos con el método exacto para definir estos costes, aunque actualmente asumimos que son prácticamente inexistentes. "

El Incremento de las Rentas Perjudica Seriamente a la Salud y al Medio Ambiente.  Leer más aquí.

Sigue a Laura Dattaro en Twitter: @ldattaro