La Banda Bastön en el Teatro de la Ciudad: Una noche para no olvidar
Foto: David Barajas

La Banda Bastön en el Teatro de la Ciudad: Una noche para no olvidar

Con lleno total y la mejor lista de invitados, la presentación de 'Luces Fantasma' fue una noche histórica en CDMX.

Todas las fotos de David Barajas, cortesía de Homegrown Entertainment.

Nos encontramos en un rincón secreto cerca del bosque de Chapultepec y es miércoles por la noche. Estamos en Homegrown, la guarida donde se reúnen varios héroes honorables del rap que se hace en México hoy en día y que le hablan a un público cada vez más grande y cada vez más familiar. Están ensayando para uno de los conciertos más importantes de su carrera. Todos están ahí. En este justo momento Dr. Zupreeme hace los ajustes necesarios para que la consola arranque. Müelas de Gallo respira profundo, está quieto, como un perro antes de que lo suelten para pelear. Sostiene el micro entre sus dos manos a la altura del estómago, sus lentes oscuros cubriendo su mirada, como siempre. El micro en su posesión parece una bomba atómica, un arma biólogica. Es científicamente comprobable que es una cosa bien radioactiva. A su alrededor están Yoga Fire, Aztek 732, Alemán. Es el Salón de la Justicia.

Publicidad

La música de Zupreeme despierta a los animales del bosque, a los patos y los gansos del lago, a los animales del zoológico, a todos los vecinos; levanta a los muertos, sacude esas torres grandes y luminosas que están sobre Reforma. La música que sale de las manos del Dr. Zupreeme le da ritmo a las luces de las avenidas que se pierden como acordes en el viento de la madrugada. Cuando la voz de Müelas comienza a sonar, es como la voz de Adán nombrando las cosas, es la voz de un sabio merólico, la de un sonidero, la de un profeta. Es la voz del enumerador que todo lo alcanza y nada se le esconde, porque sus ojos llegan a todos lados y su voz puede ponerle nombre a todas las cosas.

Esto apenas es el ensayo, es miércoles y es de noche.

***

La luz cae sobre el escenario. Ya es viernes. Estamos todos en el centro histórico. Todos. El Teatro de la Ciudad hoy es una iglesia y el Bastön está en el aire. Esta banda de origen sudcaliforniano lleva años en la escena rapera. Durante el ensayo Müelas me dijo que él piensa seguir en lo suyo, en el estilo que maneja, y me confesó que no tenía nervios, sino ansiedad, ganas de salir y enfrentar a ese monstruo que es el público y la expectativa de uno de los conciertos clave de su carrera. Cuando los integrantes de la Banda Bastön salen con sus capas a enfrentar al mundo, el público se vuelve loco. La misa ha comenzado.

Foto: David Barajas

Muelas es como un luchador rudo y sus frases son lances, llaves espectaculares que obligan a los asistentes a levantarse y aplaudir, llaves que los someten. La noche tuvo muchos invitados.

Publicidad

El concierto comenzó con el lanzamiento de su último video, "Haces mal", el quinto que estrenan de Luces Fantasma, y un himno a esas personas y sustancias que nos causan irremediables ganas de perdernos en ellas y nunca salir.

Hicieron esperar a los fans antes de presentar el nuevo álbum, abriendo con "Quihúbole" y ya saben: las manos fueron al aire como súper héroes cruzando el cielo, a pesar de la lluvia y las luces que aparecen y se van sin explicación alguna, las luces fantasmas de esta ciudad.

Foto: David Barajas

La alineación de este viernes no se volverá a ver en otro lado. Fue de esas noches históricas para el rap hecho en México. Makenna, Geo Meneses, Simpson Ahuevo y Alan Anaya, Smoky, McKlopedia, la Vieja Guardia (Aztek 732, MC Luka, Big Metra, Sepulturero, Gogo Ras), Álvaro Díaz, Denise Gutiérrez, Fermín IV. Y del Homegrown Crew cayeron al escenario Dee, Bobby Bass, Fntxy, Yill, Trillhouse, BrunOG, Mike Díaz, Yoga Fire, DJ Gross, Alemán. Pura familia.

"Barriobajeros" fue de las rolas que más altura alcanzaron. La furia de Yoga Fire, y el implacable Alemán, fueron motivo para que el teatro no dejara de saltar. Fue una rola que prendió mucho, aunque las dos horas que nos regalaron los Bastön fueron de gozo profundo.

Scratch, scratch y luego más scratch. La noche también se puso chida con los jefes de la tornamesa, Zupreeme, Alan Anaya, Aztek 732 y DJ Gross. Nomás para llenarnos el oído y el ojo con sus súper poderes.

Publicidad

Foto: David Barajas

"No me llames" regresó de entre el tiempo para prendernos a todos, porque ahí en el escenario se encontraba esa entidad mítica conocida como La Vieja Guardia: Gogo Ras, Aztek 732, Sepulturero, MC Luka, Metra (y claro, el Bastön). Noche de compas viejos, de puro valedor que se hizo cómplice. "Más de diez", "Primero mi familia" y "Raperos Adultos" fueron las rolas que se chutaron para aderesar más la noche. Noche de excesos, llena de estrellas y de ritmo, de la alegría que da el haber llegado. Solitos, "Mira má, sin ayuda de nadie".

Hay súper héroes que uno no olvida jamás. Porque una vez te salvaron. Porque cuando creías que el mundo iba a vencerte escuchar "Sí señor", se convirtió en un alivio. Fermín IV nos hizo estremecer. Nos recordó el vértigo de su lengua. Su forma de lanzarse en forma de frases brutales hacia el público, es una que los raperos mexicanos siempre habrán de venerar.

Otra vez sonó "Haces mal", como si la noche fuera una línea de cocaína que se muerde la cola, como si fuera uno de esos textos que terminan con la misma línea con la que comienzan.

Foto: David Barajas

El remate de la noche fue "Me gustas".

Me gustas Banda Bastön. Me gustas rap mexicano. Me gustas noche mítica, no te acabes, plis.

Al señor gobernador no le tembló la mano.

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Foto: David Barajas

Sigue a Noisey en Facebook.