FYI.

This story is over 5 years old.

Tres Tristes Tigres…

Si has estado en esta escena lo suficiente, recordarás a la perfección el día en el que Swedish House Mafia anunció su último tour; si eres nuevo en estos lares seguro escuchaste y tarareaste su último sencillo, “Don’t You Worry Child”.
3.4.14

Hace un año y unos cuantos días, uno de los grupos más importantes en la música electrónica presionó play por última vez.  Si has estado en esta escena lo suficiente, recordarás a la perfección el día en el que Swedish House Mafia anunció su último tour; si eres nuevo en estos lares seguro escuchaste y tarareaste su último sencillo, "Don't You Worry Child".

Pues al parecer el grupo sigue comiendo de este proyecto ya  extinto y nos quisieron mostrar como fue vivir sus últimos shows desde sus zapatos.

Publicidad

En realidad no esperaba mucho de su segundo documental "Leave The World Behind", ya que sus trailers no proponen y no incitan a verlo, si es que no eres fan del grupo.  Pero como buen cinéfilo suelo abstenerme con mis opiniones sobre una película si no la he visto y no juzgo por la portada, así que me presenté a la función con todas las ganas de que mis pupilas y oídos se deleitaran por un rato.

Llegué al cine y esperaba ver  fans por doquier, pero ¡oh, sorpresa!… parecía que ninguna película especial se iba a proyectar ese día, el cine lucía bastante normal. Este hecho me sorprendió bastante, esperaba encontrarme algo similar a lo que viví cuando fui a ver  "Don't Think" de The Chemical Brothers. Para esa proyección, el cine estaba abarrotado de fans ansiosos por ver la película y fans suplicando por que abrieran otra sala o pidiéndole a San Juditas que alguien les re-vendiera un boleto, recuerdo muy bien lo difícil que fue para mi conseguir una entrada para la proyección, no fue hasta la segunda vuelta que  lo conseguí.

¿Dónde estaban todos esos fans que hicieron un sold out en el Foro Sol? Acaso… ¿no les interesaba saber más sobre sus artistas 'favoritos'?… ¿ O simplemente ya los habían olvidado?

En fin la proyección comenzó y al parecer mis expectativas estaban siendo superadas, el ritmo de la primera parte es espectacular, el director Christian Larson había logrado unificar el ritmo de un concierto con las vivencias de un grupo de DJs y al mismo tiempo darle un toque cómico para amenizar toda esa adrenalina que fluía por la sangre de los fans. Si me dieran la oportunidad de volver a editar la película simplemente borraría del segundo acto en adelante y me quedaría con el primero.  Lamentablemente este ritmo se pierde en el clímax del segundo acto, la trama se empieza a hacer repetitiva y tediosa, se pierden las subidas y bajadas que hacían de la primera parte toda una montaña rusa de emociones. Para el final del tercer acto el director intentó rescatar el ritmo, pero se queda hasta ahí en el intento, lo que le ayuda es ese sentimentalismo que los actos le dan, que bien pudieron haber sido intensificados si se hubiera manejado un mejor ritmo en esta parte.

Publicidad

La cámara… hay tanto que decir sobre ella. Si sabes que vas a seguir por un año al grupo de DJs más importante de ese momento y aparte en su última gira… ¿Era necesario sacrificar calidad de imagen por comodidad? El cambio abrupto de los tamaños de imagen y su calidad se vuelve molesto con el paso de la proyección. En un abrir y cerrar de ojos, pasamos de unas tomas perfectas a tomas desenfocadas y con ruido excesivo (los puntitos que se ven en la imagen). Tirando consigo todo el trabajo de edición, ya que este es impecable; hay secuencias que están editadas con bisturí en mano que se ven truncadas por la calidad de imagen. En fin, esto último no es culpa de los editores, ellos trabajan con el material que les dan.

El lenguaje narrativo de la cámara esta en tercera persona y creo que es la primera película donde veo que esta en verdad tome una personalidad. La cámara toma una personalidad tímida y discreta, es como si uno, como fan del grupo, tuviera la oportunidad de estar con ellos, donde no te entrometes y simplemente disfrutas de la vida de tus DJs favoritos, en verdad te pone dentro de las escenas.  Un gran aplauso para ese trabajo de cámara.

La dirección de fotografía es buena, pero no perfecta. Es una fotografía simple y elegante, que se acopla muy bien a la trama y funciona para este proyecto audiovisual.  Con la excepción de unos 10 minutos del filme donde se usan los tonos blanco y negro en la imagen, pero dichas tomas no fueran planeadas para estos colores, dando como resultado, secuencias sobreexpuestas y con exceso de ruido.

Publicidad

Al parecer la escena EDM no se salva de por lo menos tener una secuencia de imágenes a la Michael Bay… en una sola secuencia de aproximadamente 2 minutos logré contar 35 cámaras lentas, abusando de ellas principalmente en las secuencias de los conciertos.  Esto mismo dificulta la transmisión de la intensidad que se vivía en sus conciertos, ya que recuerdo muy bien que ese show ha sido uno de los más intensos y con más adrenalina a los que he asistido, pero aquí nos lo venden como algo más calmado, opacando aquella energía que varios de nosotros vivimos al verlos en vivo en su último tour.

Al ser un documental sobre los últimos shows musicales de este grupo, esperaba un diseño sonoro impecable, en el cine que la vi, las películas se suelen escuchar muy bien… así que me sorprendí cuando escuché el audio de ésta, dejaba mucho que desear. Dejando de lado esto, que por cosas del destino el audio de la sala no estuviera en sus óptimas condiciones, simplemente no era el audio que esperaba. Se les olvidó justificar su diseño sonoro con lo que estaba pasando en la pantalla, jugaban con el audio en vivo y grabaciones de estudio al por mayor, notándose mucho estos cambios, los cuales no se justificaban con el uso de la cámara en dichas secuencias. Rompiendo así el eje de continuidad visual, y cayendo en un abuso que se vuelve molesto conforme pasan los minutos.

Omitiré el campo del soundtrack, porque es obvio cuál es y claramente éste queda muy bien con el filme.

La película da para hablar un poco más, pero no quiero caer en los spoilers y quemársela. Así que dejaré hasta aquí la crítica y reseña invitándolos a verla para que juzguen por ustedes mismos. Si la resumimos en una sola palabra sería: Palomera. Un documental que cumple con el fan service y nos muestra un lado más humano de uno de los grupos más representativos del EDM. Para terminar les resumiré aún más esta crítica:

· Lo Bueno: No cae en la categoría de aftermovie. Una documentación clara, sencilla y elegante.

· Lo Malo: Le sobran unos 20 minutos de película. Mucho relleno y poca narrativa.