FYI.

This story is over 5 years old.

2015: ¿El año del Air DJ?

Y tú pensabas que ser DJ usando equipo era difícil.
23.1.15

Ser DJ es de hecho, algo difícil. Sé que parece algo simpático, pararse ahí, aceptando la atención de los extraños asombrados y los amigos aduladores, alternando entre beber cervezas gratuitas y girar las perillas mientras Serato hace el trabajo pesado – pero honestamente, es muy cansado. Primero, tienes que estar ahí de pie, y aunque eso no es muy cansado, estar de pie, sabiendo que sentarse no es una opción, implica una carga pesada para la espalda. En segunda, es un trabajo de verdad. Tienes que pensarlo con detenimiento: cambiar a la modalidad de piloto automático borracho significa que todos se la van a pasar mal y no volverás a trabajar en esta ciudad de nuevo, tienes que reunir cada gramo de concentración que se pueda requerir en los momentos de necesidad. En tercera, mezclar discos en verdad, de la forma correcta, es, un poco difícil. No es algo que simplemente ocurra cuando tomas una selección recién quemada de bombas de DJ Deep y lo metes a los Pioneer y rezas para que todo salga bien. Tienes que retroceder un paso del principio del placer en la música que estás tocando para tomar el tipo de decisiones fríamente calculadas que son vitales y no están impulsadas por una tóxica combinación de confianza mal utilizada, ansiedad extrema y un par de tragos en la cabina.

Publicidad

La triste realidad es que, sin importar lo seductivo que pueda parecer el mundo de los DJs, la mayoría de nosotros no estamos hechos para él. Lo que nos hace falta – el sentido del tiempo, la capacidad de procesar más de una pieza de información a la vez, y la interminable colección de camisetas negras ajustadas – son cosas que nos alejan de la elite de seleccionadores que le dan la vuelta al mundo. Aunque, habiendo dicho eso, las superestrellas ocasionalmente son muy buenos para el air DJ – para evitar caras sonrojadas, no mencionaremos nombres.

Hay algo extrañamente dulce y curiosamente encantador acerca de la dedicación de los air DJs, es ser, muy, muy bueno en pretender que están haciendo algo – en vez de intentar hacer de verdad la cosa que llevan siete años pretendiendo hacer. Si los que hacen air guitar pueden ganarse la vida moviendo las manos en el aire imitando los sonidos de "Back in Black", no hay ningún motivo por el cual los air DJs no puedan imitar el momento en que Skream suelta un remix de Ten City en su set de Boiler Room.

Toma mucho compromiso ser un buen air DJ. Cualquiera puede ahuecar el oído mientras rota lentamente su mano en una aproximación instantánea de Emile Heskey al igual que un comediante de clase media intenta hacer una sátira. Es fácil. Ese es el tipo de air DJ que tu madre podría hacer. Lo que nos interesa es la gente que puede llevar la mímica a nuevos niveles, gente que claramente puede ir a los clubes y pararse en el borde de la cabina, y observar los precisos movimientos de Roman Flügel durante seis horas. Encontramos a algunos jugadores profesionales en este deporte y los comparamos para ver quién se lleva el triunfo. Los clasificamos con respecto a la verisimilitud de su técnica y el 'factor wow' que es vital para cualquier DJ estelar. La mejor de las suertes, chicos.

Publicidad

Concursante número uno: El Don

Pasando por alto el hecho de que su presentación podría haber sido apoyada por la ingesta de un montón de estimulantes y sustancias, este nivel de pasión, aplomo y poder, no tiene comparación. La mayoría de los DJs de verdad no tienen este tipo de compromiso con su arte. Hay algo en este nivel de imaginación en este clip que convierte a este sujeto en algo etéreo, un ícono digitalizado del poder y arrastre de la pretensión en vez de ser objeto de entretenimiento. Está ahí, en la forma en que toma los discos imaginarios, los golpes en el aire, el momento en que vive la música antes de retomar la compostura y el control completo sobre la situación. Este es un hombre que decididamente sabe lo que hace.

Técnica: 10/10
Potencial para el estrellato: 8/10

Concursante número dos: La Máquina Verde

Mantenerse firme y mantener el ritmo, es crucial para todos los DJs, sin importar la realidad de tu set-up preferido. Un DJ no puede sacudirse salvajemente, no puede quedarse tan atrapado en el momento que está intentando crear para los demás. Este joven parece haber olvidado eso. Comienza de forma prometedora con unos movimientos sutiles, manteniendo las cosas simples e incluso en medio de un club sudoroso y mareantemente verde. Entonces, por motivos que sólo podría explicar a su terapista, se toma del pilar como un pulpo. Un movimiento audaz, tal vez, pero no peculiarmente exitoso. Un buen DJ se sujeta a su dignidad por toda su vida, para el final de este reducido set, nuestro niño está hecho un harapo.

Técnica: 6/10
Potencial para el estrellato: 1/10

Publicidad

Concursante número tres: el Taladro Asesino

Para algunos pocos miles afortunados, regados en cada ciudad del planeta, ser DJ es una profesión de tiempo completo. Para cientos y cientos de miles, es algo que hacen de forma ocasional. Para millones es algo que hicieron una vez y aún lo mencionan en Tinder. Para el resto de nosotros, es algo que intentamos en el tedio del día a día. Nuestro último concursante no está en contra de mezclar el trabajo con el placer. Aquí lo vemos tomándose un descanso de meter taladros en las bocas de niños aterrorizados, para mover las manos y pies en frente de una pobre infante dopada con anestésicos, incapaz de darle el apoyo que todos los DJs ansían por parte de su audiencia. Un auténtico logro personal.

Técnica: 5/10
Potencial para el estrellato: 4/10

El ganador: El concursante número uno, ¡es tu día de suerte! El 2015 es todo tuyo. Ve y tómalo por los cuernos imaginarios.

Sigan a Josh en Twitter: @bain3z