reality shows

Nos desfasamos con un grupo de abuelos y sus nietos

Un nuevo reality de MTV me invitó a conocer a sus protagonistas, abuelos que se pasan un mes de fiesta en Cancún con sus nietos.

por Joe Bish
20 Febrero 2017, 5:00am

En verano de 2015 viajé a Madrid gracias a una empresa de coches para ver a will.i.am hacer algo realmente absurdo en un aeródromo abandonado. No fue la primera vez en mi vida que el mundo de las relaciones públicas me había "concedido" la oportunidad de ser testigo de algo tan extraño, lo que es absolutamente frustrante.

Una idea vagamente relacionada con el programa o evento del que hablaba anteriormente. Los espacios están alquilados. Las invitaciones están enviadas. Bebidas compradas. Periodistas que jamás se habían visto antes hacen un esfuerzo por llevarse bien. 

Es una relación especial entre los que crean el contenido y aquellos que les dan acceso a él. En el escenario que os describiré a continuación, yo soy el creador de tontenidos y la MTV es quien me lo proporcionó: un reality show llamado Spring Break with Grandad

Spring Break with Grandad es un programa en el que un grupo de jóvenes viajan a Cancún, Mexico, durante las vacaciones de primavera, pero con la peculiar diferencia de que cada uno de ellos lleva consigo a uno de sus abuelos. Hablamos de jóvenes y abuelos de Estados Unidos y del Reino Unido. El espectáculo está controlado por Gaz Beadle, de Geordie Shore, que se encarga de que los juerguistas lo den todo si no quieren ser expulsados. La gran (y prácticamente única) premisa del programa es que la fiesta debe ser épica, constantemente, tanto para los jóvenes como para sus abuelos. Deben beber, follar, despelotarse. Es como el programa de la BBC Sun, Sex and Suspicious Parents, excepto porque los "suspicious parents" también salen de farra y tienen 20 años más de lo habitual. 

"Mientras Andy me hablaba de su carrera como stripper y culturista en California, Bob quería enseñarme sus palomas y la casita para pájaros que había construido" 

En el primer episodio, Aaron, de Manchester, se acuesta con la americana Ashleigh, ambos borrachos, y el voluptuoso abuelo del también voluptuoso James, Andy, saca a pasear su "helicoptero", tapado con unos cuantos y necesarios píxeles. 

El programa es, por supuesto, un enorme montón de basura. No es una crítica, es la pura verdad. La basura es ahora un género televisivo en sí mismo. Es posible hacer buena o mala basura. Jersey Shore era buena basura. Geordie Shore es mala basura. America's Next Top Model es buena basura. Britain's Next Top Model es mala basura, ¿veis algún punto en común? 

Spring Break with Grandad mezcla a yankees y británicos, y el resultado os hará sentir extrañamente patriotas. Mientras la conducta de los ingleses es únicamente apropiada para los  personajes más catastróficos de Booze Britain [un documental que retrata la cultura del alcoholismo en el Reino Unido], los protagonistas americanos quieren irse a dormir pronto y se hacen los estrechos.

¿Pero son de verdad estos sus estilos de vida reales? Para descubrirlo, me invitaron a conocer a los participantes, abuelos incluidos, en un bar en el Soho para vivir la típica noche de los Spring Breakers

En el sótano de Barrio estaban sentados varios miembros del reparto y algunas caras que no reconocí del primer episodio. Junto a ellos, un buen montón de vloggers, que alguien me dijo estaban ayudando a promocionar el show. Nunca había visto a aquellos vloggers antes y eso que me paso el día viendo un montón de vídeos de YouTube. Les pregunté que cuantos seguidores tenía (¿es eso lo que importa realmente, no?) y ellos me miraron ofendidos y me dijeron que 20.000, pero que no era tan importante el número de seguidores como el engagement (el número de personas a las que llegas), lo que es bastante cierto. A pesar de ello dudo que les pareciese mal tener un millón de seguidores más.

Cerca de allí estaban los relaciones públicas y la gente de marketing de la MTV, sentado en lo que llamaré la mesa de los adultos. Estaba al lado de la habitación especial donde estaban los vloggers y las estrellas del reality, lo suficientemente cerca para echarles un ojo pero lo suficientemente lejos como para poder mantener entre ellos una conversación adulta. Cada tanto, enviaban una ronda de chupitos a todos los asistentes. 

Me senté cerca de dos de las protagonistas, Paige y Victoria, quienes me dijeron que desde la grabación se habían convertido en amigas inseparables. Incluso me hablaron de un incidente en el que una mujer acosó a Victoria en medio de la calle. "Los problemas nos persiguen", dijo Paige. Le pregunté a Paige como llegaron ambas al programa y me dijeron que fueron contactadas vía Facebook. Era chicas encantadoras, que no me quisieron contestar a mis preguntas sobre como era realmente el programa. "Te olvidas de que las cámaras están allí cuando se pasan el día grabándote", dijo Paige.

Después hablé con alguno de los mayores. Bob, el abuelo de Paige, es uno de los abuelos más recatados. Mientras Andy me hablaba de su vida como bodybuilder en California, Bob quería enseñarme sus palomas domesticadas y las casas para pájaros que había construido.Next, I had a chat with some of the old-timers. 

Mientras hablamos, el alcohol siguió fluyendo y los vloggers seguían llegando hasta que el espacio de la coctelería quedó reducido y los adultos seguían cómodamente sentados alrededor de su gran y cómoda mesa. 

En ese momento era difícil saber que hacer con las estrellas de Spring Break for Grandad, ya que en el fondo son gente normal a la que contactaron por Facebook para unas extrañas vaciones familiares.

Para cambiar de aires nos movimos a un local un poco más salubre calle abajo, donde nos sirvieron champán. El reparto empezó a estar cada vez más borracho y yo, que tenía el estómago vacío, me empecé a molestar de verdad.

Victoria, la más alegre del grupo, se sentó a mi lado para hablar. Le pregunté si la productora les daba drogas para mantenerlos activos, porque suponía que salir de fiesta cada día durante un mes entero era exhaustivo. Ella lo negó y dijo que según las normas del concurso, tomar drogas se castigaba con la expulsión.

Por supuesto la creí, aunque me decepcionó un poco. Quería que hubiese un poco de decadencia en todo el asunto pero me pareció bastante limpio en general. Todos ellos, jóvenes y viejos, decían que había sido el mejor verano de sus vidas y yo me sentí mal por intentar que admitiesen que habían cometido algún delito o habían hecho algo ilegal o malo.

Pero no me sentí demasiado mal, ya que estaba completamente ciego. No estoy realmente seguro de lo que pasó en la hora después de que esta foto fuese tomada, pero lo siguiente que supe es que todo el mundo se había ido: el reparto, la gente de la MTV... Eramos sólo yo y mi fotógrafo de confianza en un bar del Soho en la medianoche de un miércoles. Fue un poco decepcionante. Estos tíos se suponía que eran fiesteros intergeneracionales totales. Esperaba seguir con la fiesta en una habitación de hotel a las tantas de la madrugada con Andy, James, Paige and Victoria, comiendo Toblerone y bebiendo pequeñas botellas de vodka del minibar antes de dormirnos sobre el suelo.

En fin, no era yo el destinado a vivir aquello. Quizás se pueda hacer algún tipo de metáfora de como los realities simplemente se escurren dentro de ti, te embriagan hasta dejarte estupefacto para luego dejarte atrás como si nada. 

O quizás, simplemente simplemente me invitaron a una sesión de borrachera esperando una buena reseña. 

El jueves fue un mal día.

@joe_bish

Tagged:
MTV
Booze
drinking
Spring Break
grandparents
grandad
SESH