FIGHTLAND

Jones versus Rua: Un parteaguas en la historia del MMA

Hace cinco años, un joven e inexperimentado Jon Jones se encontró en camino a la pelea más importante de su carrera: una pelea de título contra el recién coronado Mauricio "Shogun" Rua.
31.3.16
Photo by Al Bello/Zuffa LLC

Hace cinco años, en marzo de 2011, un joven y poco experimentado Jon Jones encontró su camino hacia la pelea más importante de su carrera, misma que fue considerada una pelea prematura por el título contra la superestrella de Pride FC y recién coronado campeón semicompleto de UFC, Mauricio "Shogun" Rua. Media década después, presenciando el peleador calculador y despiadado en el que Jones se ha convertido, tomando cada ventaja de altura y alcance a su favor y sin permitirle a sus oponentes entrar a la pelea, es fascinante regresar a esta pelea y ver a Jones siendo descuidado. El Jon Jones que lanzaría una patada, fallaría y daría su espalda, poniendo su vida en más aprietos que su oponente. El Jones que muchos fans preferían, Mauricio "Shogun" Rua no era un peleador avejentado como pretendían muchos, pero tampoco el campeón de primer nivel que muchos imaginaban que fuera. Rua sin duda estaba avanzando en su carrera para cuando enfrentó a Jones y sus rodillas continuaron siendo un impedimento para sus habilidades, dejándolo fuera de acción o limitando los métodos de entrenamiento que podía usar. A su llegada a UFC en 2007, Rua, el hombre al que muchos consideraban el talento más grande en las 205 libras, perdió ante Forrest Griffin en una de las mejores peleas de la carrera de éste último. Regresando de un descanso en enero de 2009, Rua enfrentó a Mark Coleman de 44 años y mientras Coleman estaba obviamente en forma para continuar peleando, Rua se agotó pronto. Aunque la pelea recibió el honor de "Pelea de la Noche" fue un intento abismal de Rua por recuperar la gloria.

Publicidad

Pero mientras la mayoría estaban listos para darse por vencidos con respecto a Rua, él le dio un giro a las cosas. De dos de las peores actuaciones de su carrera, "Shogun", pasó a presentar tres de sus mejores, de manera consecutiva. Parte de esto fue al lograr ponerse de nuevo en condición óptima, pero la mayor parte fue debido a que Rua se mantuvo con un plan de entrenamiento inteligente en lugar de fiarse de su talento y fuerza para hacerlo ganar como lo había hecho antes. Contra la leyenda Chuck Liddell, Rua lució intocable. De manera cautelosa pero nunca disminuyendo su ofensiva, Rua conectó a Lidell, antes de noquear al excampeón con un gancho de izquierda.

Fue entonces que Rua enfrentó al campeón Lyoto Machida. Para entonces, nadie había mostrado una respuesta para los contras de Machida. Rua demostró ser el primero en descifrar el acertijo de Machida con su excelente uso de patadas bajas hacia la pierna de Machida cuando se retiraba. Ambos pelearon un combate brillante en el que la mayoría de los fans pensaron que Rua obtuvo la mejor parte, pero los jueces le dieron a Machida la victoria por decisión. De nuevo hubo controversia en mayo de 2010 en una pelea con un resultado más definitivo. Las patadas bajas de Rua de nuevo molestaron a Machida pero después de conectar una rodilla perfecta, el campeón se quedó a poca distancia y un volado de Rua lo mando al suelo. Para muchos fans, Shogun comenzaba a actualizar su enorme potencial y a pelear de manera inteligente para complementar su talento técnico y atlético.

Jon Jones no había enfrentado talento de primer nivel para 2011, sus tres victorias previas habían sido sobre Brandon Vera, Vladamir Matyushenko y Ryan Bader. Sin duda era un prospecto, pero colocarlo contra el hombre que había finalizado a Lyoto Machida en tres minutos parecía un sádico aumento de competencia. Los espectadores fueron deleitados con una de las peleas más disparejas en la historia del MMA moderno, y la extraña yuxtaposición entre la aplicación de la estrategia trazada por Jackson/Winkeljohn por parte de Jon Jones y sus manías que dieron pie a los pocos momentos en los que Rua prosperó y logró atacar.

Publicidad

La habilidad natural de Jones y la libertad de sus técnicas de lucha fueron evidentes en la pelea de pie desde el inicio. El joven estadounidense de inmediato se adelantó y conectó al campeón con una rodilla, segundos después de comenzar el primer round.

Ambos lanzaron derechas de manera simultánea, ambos fallaron y Jones atrapó un clinch, logrando una barrida para llevar la pelea al suelo.

Fue entonces que la estrategia del equipo Jackson/Winkeljohn se hizo evidente. Pretendían moler a Rua en el suelo, conectarlo con golpes al cuerpo cuando fuera posible y verlo disminuir el ritmo a medida que la pelea avanzaba. Rua, siempre siendo un peleador que construía sus ataques con velocidad y poder en la pelea de pie en lugar de ser un peleador lleno de trucos y con un buen movimiento de pies ahora tenía pocas probabilidades.

El juego de suelo de Rua en la posición inferior siempre dependía en quedarse en la media guardia y atacar a los pies cuando los ganchos le permitían colocarse por debajo de su oponente desde la media guardia. Lejos de ser malo mientras tenía la espalda contra la lona, Rua había sometido al grappler de clase mundial con una omoplata para ganar el Grand Prix de peso mediano de Pride en 2005. Jones le negó a Rua moverse de la media guardia y fue perfecto. Siempre que Rua buscaba poner un gancho por debajo, Jones colocaba la cabeza por debajo de la barbilla de Rua, evitándole cerrar la distancia o colocaba un puño o codo en la garganta de Rua y se alejaba de él.

Rua nunca tuvo una buena oportunidad de colocarse por debajo de Jones y en lugar de eso se cansó tratando de colocar a Jones encima de él, mientras Jones colocó las manos como postes sobre la lona para crear espacio y volvía a conectar a Rua desde ahí.

Jones lanzaba los antebrazos y codos hacia las costillas de Rua cada vez que tenía oportunidad. Siendo un golpe muy poco aprovechado, era utilizado por Georges St. Pierre y Matt Hughes para cansar a BJ Penn, quien era espectacular en el juego de piso. Más recientemente, Antonio Rogeiro Nogueira obligó a Tito Ortiz a rendirse con este mismo golpe.

Mientras Rua empujaba para ponerse de pie, Jones colocó una rodilla a las costillas mientras Rua luchaba para colocarse en posición de tortuga y ponerse de pie, continuando el golpe con una combinación.

Mientras ambos regresaron a la pelea de pie, el tosco golpeo de Jones y su extravagancia fue evidente mientras se adelantó con ganchos y volados, pero estaba comenzando a experimentar con la patada lateral baja con la que ha dominado la distancia en todas sus peleas durante los últimos tres años.

Sin mencionar los piquetes de ojo que lanzó hacia los ojos de sus oponentes. Siempre, tristemente, algo que mencionar cuando hablamos sobre las peleas de Jones.

Los ataques de Rua ya lucían mucho más dificultosos y telegrafiados en el primer round. Nuna había sido un hombre que hiciera fintas o amagues, la pausa, mueca y preparación para un lanzar un golpe era demasiado obvia para Jones, quien pudo tomar a Rua en un clinch y hacerlo girar en cada oportunidad, colocándolo contra la jaula y conectándolo con golpes de inmediato.

Un hermoso par de golpes al cuerpo.

Las excentricidades de Jones lo pusieron en problemas un par de veces al darle la espalda a Rua en un par de ocasiones, pero su lucha y el hecho de que se había preparado para neutralizar los ataques de piernas que Rua había mostrado un sinfín de ocasiones en el pasado significaron que nunca estuvo en peligro.

Rua continuó disminuyendo su ritmo y Jones comenzó a sumar puntos en la pelea de pie también.

Las patadas anunciadas se convirtieron derribos fáciles para Jones y aunque éste no estaba trabajando por una finalización, parecía que el trabajo de Rua ahora era sobrevivir.

Rua siguió intentando barridas desde la media guardia y Jones conectándolo con codos al rostro cuando se presentaba un descanso en la acción.

Rua peleó para colocarse en la guardia, donde podía atrapar a Jones, pero fue en esa posición en la que Jones había hecho su mejor trabajo en UFC hasta ese momento. Enderezando la espalda, Jones lanzó una izquierda hacia la barbilla de Rua.

Este fue el principio del fin para Rua, comenzó a recibir codos e intentó alejar a Jones y ponerse de pie, pero se encontró atrapado contra la jaula. Recibió un último golpe y sus piernas se doblaron, una rodilla rozó la guardia de Rua mientras caía al suelo. Herb Dean le puso fin a la pelea y UFC tenía a su campeón más joven.

Han pasado cinco años desde esa noche en Nueva Jersey y, ¿qué ha cambiado? Como cualquier cambio de estafeta, el tiempo ha permitido que las historias de ambos se desarrollen y determinó que la pelea fue un caso de una estrella en ascenso enfrentó a otra en descenso. Rua logró 4-5 en desde que enfrentó a Jones y nunca estuvo cerca de recuperar el título ni en la misma forma que estuvo cuando enfrentó a Lidell o Machida. Mientras tanto, Jones demostró que era un peleador espectacular pero que estaba lejos de ser un peleador refinado. Los giros se volvieron menos frecuentes y estaban mejor escondidos, y los golpes de derecha fueron reemplazados con rectos precisos. Hasta que le retiraron el cinturón como respuesta a su comportamiento autodestructivo en octubre de 2015, Jones dominó la división de los semicompletos de UFC con puño de hierro.

Para Jones, la pelea demostró ser un parteaguas estilístico. Fue la última vez que lo vimos sacrificando la posición. En su siguiente pelea contra Quinton Jackson, Jones fue implacable con el uso de su alcance y patadas para controlar la distancia y disminuir las posibilidades de Jackson. Después de eso estaba atrayendo y contraatacando a Lyoto Machida, etcétera.

Actualmente Jones está programado para enfrentar a Daniel Cormier en UFC 197 por el título de peso semicompleto que le arrebataron. Podrían suceder muchas cosas entre ahora y ese momento, pero probablemente es hora de emocionarse por el regreso del que podría ser el mejor peleador de MMA hasta la fecha.