Punto de ebullición: La guerra de la miel de maple en Quebec

FYI.

This story is over 5 years old.

Punto de ebullición: La guerra de la miel de maple en Quebec

La miel de maple puede alcanzar los $2,000 dólares por barril —casi 13 veces el precio del petróleo crudo—. Quebec es el productor más grande del mundo, pero la industria está llena de mafia.
19.4.16

Cuando el agua de maple se calienta a 104 grados centígrados, alcanza su punto de ebullición.

En esta temperatura, suficiente agua se ha evaporado para que presente un abundante brillo ámbar, sin mencionar otras propiedades mágicas. El líquido resultante es tan precioso y delicioso que fácilmente puede alcanzar los $2,000 dólares por barril —casi 13 veces el precio del petróleo crudo—. Pero en cualquier momento se puede hacer dinero, las fuerzas básicas de la economía dictan que la competencia será salvaje, así como el incentivo para controlarla.

Publicidad

Quebec es el productor de miel de maple más grande del mundo, extrayendo casi 100 millones de libras al año —71 por ciento del suministro mundial–. Pero con los productores estadounidenses adelantándose, el descontento entre los productores de Quebec, y un mordaz informe de gobierno, la industria de la miel de maple en Quebec podría estar alcanzando su propio punto de ebullición.

Ahí es donde la Federación de Miel de Maple de Quebec entra en juego. Frecuentemente llamada "el cártel de miel de maple" en los medios locales, la federación es esencialmente un monopolio autorizado por el estado que fija los precios de la miel de maple, impone las cuotas de producción y almacena lo que sobre en su reserva Global Strategic Maple Syrup Reserve, muy parecido a la reserva de petróleo de OPEC.

Es también la misma reserva de miel de maple la que fue objeto de "The Great Canadian Maple Heist" que llegó a los encabezados internacionales en 2012 después de que ladrones robaran $18 millones en miel de sus instalaciones.

syrup-beaulieu-fed

El presidente de la federación de miel de Quebec Serge Beaulieu.

Serge Beaulieu es el presidente de la federación, que representa al 90 por ciento de los productores en Canadá, y no está de acuerdo en que lo llamen cártel. "No es apropiado", dice. "Sí, todos nos unimos para vender nuestro producto, y es por eso que a veces le llaman cártel. Pero todas estas reglas están reguladas por el régie, que es un tribunal especializado organizado por el gobierno para tratar exactamente esto", añade. "Nos dan un manazo si no seguimos las reglas, así que me molesta la palabra 'cártel,' porque es una organización neutral, el régie, que supervisa todo".

Beaulieu se refiere al Régie des marchés agricoles et alimentaires, la burocracia provincial a cargo de la competencia agrícola que supervisa —entre otras cosas— las negociaciones de precio entre la federación y los compradores a gran escala. Este año, el precio se ha fijado en $2.95 por cada medio kilo.

Publicidad

Al hacer esto, la federación juega un papel crucial para mantener los precios estables tanto para los productores como para los consumidores. "Hay 7,300 productores en Quebec y diez compradores grandes que compran el 90 por ciento de la miel al por mayor. La mejor manera de llevar eso a cabo es reunir toda nuestra miel de maple y ponerla en el mercado. Y si hay demasiada miel, tenemos una reserva estratégica para los años en que no hay suficiente".

Un instrumento clave en el esquema de precios único de la federación es un sistema de cuota obligatoria. Ochenta y cinco por ciento de la miel de Quebec es vendida al mayoreo, y bajo este sistema, cualquier productor mayorista de miel (o sea aquellos que venden barriles de más de cinco litros) está obligado a entregar su miel para ser inspeccionada, distribuida y almacenada. Los productores reciben su paga solamente si y cuando la miel se haya vendido por la federación al precio que ellos fijen.

Esto obviamente es un proceso molesto, pero la federación sostiene que se volvió necesario después de años de precios fluctuantes que hacían muy difícil el negocio para los productores incluso durante los años activos, y por extensión, tenían que pedir préstamos indispensables o financiamiento de los bancos.

syrup-tubes-woods

"Antes de 2004, no había un sistema de cuota," Beaulieu enfatiza. "Así que si había un millón de libras de miel en exceso, los precios colapsaban, y cuando eso sucedía ni siquiera ganaban los consumidores —solamente eran los compradores mayoristas quienes hacían productos de maple—. Eran capaces de vender la miel por 80 centavos el litro y los productores salían del negocio. La producción de maple fluctúa mucho y esto ayuda a balancear las cosas".

Dado que Quebec es el único lugar en el mundo donde la producción de miel de maple está monitoreada estrictamente, no es de sorprender que los productores de las vecinas Ontario, New Brunswick y, muy notablemente, los Estados Unidos, hagan importantes incursiones en la industria. La producción de miel de maple estadounidense está creciendo un diez por ciento al año, y algunos calculan que la producción de Estados Unidos sobrepasará la de Quebec en los próximos diez años.

Publicidad

Preocupado por la "posición descendente de Quebec como el líder de la producción de miel de maple",el Ministro de Agricultura de la ciudad comisionó un informe analizando la industria de miel de maple estrictamente controlada de Quebec en el contexto de una afluencia del oro líquido en Estados Unidos y un número creciente de productores descontentos en la ciudad.

Para presidir la investigación, el gobierno eligió a Florent Gagné, el exlíder de la fuerza política de la ciudad. El informe de Gagné fue, en muchos aspectos, mordaz. Acusó a la federación de usar tácticas torpes y describió su régimen como "autocrático" y como un "reinado de terror".

"Muchos de los productores le tienen miedo a la Federación", Gagné le dijo a MUNCHIES. "Aplican sus regulaciones de manera muy rígida, ya sea multando a los productores o confiscando sus productos. Durante las consultas realizadas para mi informe, algunos productores me dijeron: '¡Es lo que pensamos, pero no le digas a la federación que lo dijimos!'. Bien o mal, mucha gente le teme a la federación, y definitivamente se debe al hecho de que tienen que lidiar con un sistema altamente centralizado, que obliga a pagar grandes multas a quienes no cumplan".

La federación es conocida por ser muy dura con los productores mayoristas que se niegan a participar en el sistema de distribución obligatorio. Tácticas de fuerza como contratar guardias de seguridad para vigilar las granjas de maple para asegurarse de que no vendan miel (y obligar a esos productores a pagar los guardias de seguridad), o confiscando un año entero de producción de miel, no son inusuales.

Publicidad

Nicole Varin es una de esas productoras fuera de la ley que ha dejado de confiar en la federación para hacer dinero. Se la ha apodado como productora "récalcitrante," o rebelde. Es un título que porta orgullosa mientras espera un encuentro legal con la federación que podría costarle más de un millón de dólares, según dice. "Así es, soy una villana, una ladrona y una bandida, dime como quieras", dice. "Pero, ¿por qué debería pagar yo? Si mis clientes están felices y no estoy afectando a nadie más… No le hago daño a nadie. La federación ya tiene barriles y barriles llenos de miel de maple. […] El sistema de cuotas es bueno para los productores que no tienen clientes. Es por eso que existe".

El delito principal de Varin: vender miel de maple directamente a los compradores en Quebec, Ontario, Estados Unidos, e incluso Francia en vez de entregarla a la federación primero. Si bien esto se considera una manera normal de hacer las cosas en un sistema de libre mercado, no es como hacen las cosas en Quebec.

"A los productores en la ciudad se les está pidiendo limitar su producción, mientras Ontario, New Brunswick y EE.UU pueden hacer lo que quieran", dice Florent Gagné. "Es como estar en una carrera donde estamos caminando y los otros corren. Seguro, Quebec todavía está muy adelante del resto en términos de producción, pero a este paso nos van a alcanzar. Tenemos que ser tan competitivos como los mercados que usan un sistema de libre mercado".

Publicidad

Como resultado, en su informe, Gagné recomendó que el gobierno elimine el sistema de cuotas. No sólo hará a los productores de Quebec más competitivos, sostiene, sino que "des-criminalizaría" la producción de miel de maple y "restauraría la armonía" entre la federación y los productores.

La petición de Gagné para eliminar las cuotas fue declarada, por supuesto, como "inaceptable" por la federación, quien sostiene que la dominación global de Quebec es el resultado directo de su sistema, específicamente de la reserva estratégica. "El mercado valía casi 90 millones en esa época, y ahora tiene valor de 160 millones —casi se duplicó—. Esto se debe a que había una reserva de 60 millones de libras", según Serge Beaulieu. En términos de competencia, Beaulieu señala que el compromiso reciente de la federación para crear 5 millones de válvulas nuevas para árboles de maple en toda la ciudad es lo que permitirá a lo productores de Quebec competir contra la expansión de EE.UU.

No es necesario aclarar que los descubrimientos de Gagné fueron música para los oídos de Nicole Varin: "Celebro el informe de Gagné. […] Estaba sentada frente a mi computadora, diciendo: Finalmente, ¡alguien que entiende!", dice, añadiendo que el sistema de cuotas hizo muy poco por ayudar a su negocio, el único año que aceptó las reglas. "En 2003, vendí mi miel en exceso a la federación y no me pagaron hasta cinco años después. Mi negocio no puede sobrevivir así. ¿Por qué seguiría haciendo eso? Así que me arremangué y dije: Ya no voy a hacer esto".

Publicidad

Durante una conferencia de prensa realizada poco después de la publicación del informe, el ministro de agricultura de Quebec, Pierre Paradis, dijo que pretendía llevar a cabo la recomendación de Gagné, pero no ha surgido una fecha límite o un marco de trabajo. Mientras tanto, la posibilidad de que la regulación se relaje ofrece un destello de esperanza a productores como Varin, cuyo rechazo directo al sistema de cuotas los tiene mirando barriles lleno de altas multas y embargos de miel hechos por la federación.

syrup-beaulieu-knobs

El creciente descontento entre 200 o más de las ciudades y 7,300 productores es otro problema que menciona directamente el informe de Gagné. "La federación, sus reglas y, sobre todo, su manera autoritaria de implementar esas reglas, son percibidas efectivamente [entre algunos productores] como característica de un cártel que organiza y legitima con la complicidad del estado", concluyó.

A pesar de que en su informe cita a productores que perciben a la federación como un "cártel", Florent Gagné no se siente cómodo usando ese término, en gran parte porque no quiere echar más leña al fuego.

"La palabra 'cártel' se usa frecuentemente para referirse a la federación, pero yo no la usaría. No quisiera agravar aún más la situación. Está claro que la federación ocupa una posición central y muy poderosa, pero la palabra 'cártel' me parece un poco excesiva. Puedes usar la palabra 'cártel' como periodista, pero yo personalmente no quiero utilizarla de cara a cara con la federation".

syrup-pouring-close-up

Pero para los productores como Nicole Varin, cuya subsistencia está en juego, este asunto es de sobrevivencia, no de semántica.

"Nuestro país ha retrocedido tres generaciones", ella dice. "Mi hija, que esperaba tomar el negocio, está en espera, porque le digo que no se involucre en este mundo, porque no es tolerable por ahora; no mientras no resolvamos este problema".