Raymond van Mil, Países Bajos, calabazas - díptico: la imagen de la izquierda es un hombre barbudo con gafas sosteniendo un calabacín frente a la cámara, la imagen de la derecha es un hombre con un top con capucha turquesa parado frente a tres calabazas n

Estas calabazas son tan grandes que incluso navegan en ellas

Las calabazas gigantes del Atlántico pueden llegar a pesar cientos de kilos.
Raymond van Mil
fotografías de Raymond van Mil
LC
traducido por Laura Castro

A fines de septiembre, los fanáticos de los productos holandeses acudieron en masa a la ciudad de Utrecht para deleitarse con todo tipo de rarezas. Los jardines botánicos de la ciudad suelen albergar tanto el Campeonato Holandés de Cultivo de Calabazas como el Festival Holandés del Chile.

Hubo degustaciones de salsas picantes y sopas, además de que los asistentes se maravillaron con las calabazas gigantes del Atlántico, que crecen tanto y son tan robustas que anualmente se celebra una regata en calabazas gigantes en Windsor, Nueva Escocia. Uno de los participantes holandeses de la competencia de Utrecht nos dijo que una vez flotó río abajo en una de esas calabazas, solo para ser detenido por la policía naval: no tenía licencia de navegación.

Publicidad

Dejando a un lado las calabazas, otras verduras de gran tamaño también fueron elegibles para competir por premios en categorías como "el ejote más grande" y "el calabacín más grande". El jurado reunido ahí se tomó muy en serio la medición de los vegetales y surgió una gran polémica cuando resultó que una de las calabazas participantes, de hecho, era una cruza con calabacín. Como te podrás imaginar, la descalificaron de inmediato.

El fotógrafo de VICE, Raymond van Mil, no estuvo en Utrecht solo para capturar esos magníficos vegetales y los rostros ruborizados de la gente; estuvo ahí para competir en el campeonato con un calabacín del jardín de su abuela. Con un peso de cinco kilos y medio, el vegetal de Van Mil se llevó el triunfo. El hecho de que solo hubiera otros dos calabacines compitiendo por el primer puesto no le resta ni un poco de brillo a su victoria.

A continuación te dejamos las fotos de las calabazas que serían la envidia de cualquier fiesta de Halloween.

2021092644022.jpg

Las calabazas gigantes siendo inspeccionadas. Foto: Raymond van Mil

2021092644129.jpg

Trío de calabazas gigantes del Atlántico, tan grandes que es necesario transportarlas con montacargas. Foto: Raymond van Mil

2021092644109 (1).jpg

No solo las calabazas gigantes recibieron premios; aquí hay una competidora blandiendo con orgullo un puerro enorme. Foto: Raymond van Mil

20210924_163806 (1).jpg

La abuela del fotógrafo y el calabacín premiado de su jardín. Foto: Raymond van Mil

2021092643990.jpg

Un momento de gran tensión mientras el jurado se reúne para pesar el calabacín. Foto: Raymond van Mil

2021092644008.jpg

Con un peso de 5,5 kilos, el calabacín batió los récords holandeses anteriores. Foto: Raymond van Mil

2021092644099.jpg

El fotógrafo Raymond van Mil y su orgullo y alegría. Foto: Raymond van Mil

2021092644054.jpg

Los asistentes al festival participando en actividades tradicionales como el tallado de calabazas. Foto: Raymond van Mil

2021092644046.jpg

La calabaza gigante del Atlántico puede llegar a pesar cientos de kilos. Foto: Raymond van Mil

2021092644062.jpg

Los hombres de Utrecht se toman muy, muy en serio el pesaje de calabazas. Foto: Raymond van Mil.

2021092644087.jpg

Aunque batió su propio récord personal, este hombre quedó en segundo lugar en la competencia. Foto: Raymond van Mil

2021092644147.jpg

La calabaza ganadora de este año pesó la asombrosa cantidad de 887 kg, que es casi lo que pesa una jirafa adulta. Foto: Raymond van Mil

2021092644166.jpg

La calabaza ganadora de este año posando con su dueño. Foto: Raymond van Mil