FYI.

This story is over 5 years old.

saquen esos jerseys

El insoportable resurgimiento del Manchester United: El análisis de la Liga Premier

En la entrega más reciente del análisis de la Liga Premier, nos compungimos por el rejuvenecimiento del Manchester United.
22.8.16
PA Images

No obstante los sucesos terribles y sombríos de los últimos años, la nación siempre ha podido consolarse con el descenso del Manchester United. Cuando pensamos en la lista de honores de David Cameron, en el bigote de Nigel Farage, o en el lamentable estado de apatía y autocompasión en el que hemos caído, al menos podíamos decirnos a nosotros mismos: "Ni te preocupes, porque el Manchester United sigue siendo una mierda". Sí, claro, ganaron la FA Cup el año pasado, pero pasaron el resto de la temporada abucheando a su entrenador y viendo a Marouane Fellaini jugar de punta. Era lo menos que merecía el United, después de dos décadas de ser el equipo predilecto de los bullies de la escuela, los tíos que te zapeaban y los tipos en el bar que celebran los goles ruidosamente y ellos solos.

Publicidad

Ahora, sin embargo, el equipo ha renacido. Con la llegada de Zlatan, Pogba y Jose Mourinho, el United parece haber vuelto a su mejor y más insoportable versión.

Durante el partido contra el Southampton el viernes por la tarde, el Manchester United se veía como un equipo totalmente distinto al que creo Louis van Gaal. Lejos quedaron los laburantes rígidos y cohibidos de la temporada pasada y en su lugar había un equipo lleno de confianza, calidad y mucho más aplomo. El United logró superar a los hombres de Claude Puel, y sin duda hicieron que su victoria 2-0 pareciera algo rutinario. Los barridas en los partidos como local eran uno de los sellos de la era Alex Ferguson, y esta exhibición recordaba intensamente a un tiempo en el que los del Manchester United eran los dueños absolutos de la Liga Premier.

Si ese es el futuro del United, entonces bien podríamos ya ir renunciando a todo en la vida. Deshacernos del futbol, del Partido de la Jornada, y dejar de levantarnos por la mañana porque no valdrá la pena la miseria sin pausa. Las escuelas en el centro de Londres estarán llenas de playeras con el 9 de Zlatan, volverá a ser socialmente aceptable que te agrade Wayne Rooney, y los pubs por doquier enmudecerán cuando el fanático local del Manchester United cruce la puerta con su gorro de los "Red Devils". Los niños en las fiestas familiares serán acosados por los tíos proclives al zape, y los jalarán y muy de cerca les gritará: "¿CON QUE APOYAS AL CRISTAL PALACE COMO TU JEFE, NO? ¡LA SEMANA PASADA NOS LOS CHINGAMOS Y YO FUI CAMIÓN A OLD TRAFFORD Y TODO, Y DILE A TU PAPÁ QUE YO SÍ VOY A LOS PARTIDOS, PENDEJO!"