nba

Charles Oakley forcejea con guardias de seguridad en juego de los Knicks y es arrestado

Le estaba gritando al dueño de los Knicks lo que incomodó a los guardias de seguridad
9.2.17

Charles Oakley, el delantero de alma defensiva que jugó en los 80 y 90 para los Knicks de Nueva York, es además un ser humano aterrorizante que abofeteó a Charles Barkley dentro y fuera de la duela, que le rompió la nariz a Paul Moekeski y que es el único amigo de Michael Jordan. Oakley estaba sentado en la tercera fila en el Madison Square Garden, muy cerca del poco querido dueño de los Knicks, James Dolan. Según Frank Isola del New York Daily News y otras personas en Twitter, Oakley estaba gritándole cosas a Dolan y le pidieron que dejara de hacerlo.

Pero como muchos, Oakley odia a Dolan, y además es Charles Oakley, y tiene pocas razones para temer a las advertencias de un guardia de seguridad. Y así de pronto, Oakley se vio rodeado. Como respuesta, empezó a empujar a un guardia, sacudiéndole toda la cabeza con el solo uso de su dedo índice, una indignidad que se quedará para siempre en la vida del pobre hombre de la corbata naranja.

Publicidad

El empujón con el índice no facilitó un diálogo más constructivo y luego de que siguió la discusión, Oakley empujó a otros guardias, hasta que tuvo que ser contenido por seis de los elemenos de seguridad, fue esposado y desalojado por el túnel.

SBNY Exclusive Part II: Charles Oakley getting pulled out of the Garden pic.twitter.com/WtsVVVitH3
— SportsBlogNewYork (@SportBlogNYC) February 9, 2017

Mientras tanto, James Dolan obervaba desde la distancia, mientras el ex tenista John McEnroe, con el pelo blanco, intentaba jugarle al pacificador, o dar apoyo moral o algo así. El caso es que John McEnroe estaba ahí y veía la pantalla para cerciorarse de que toda la arena estuviera viendo el incidente.

Al final, Oakley fue esposado por elementos de la policía de Nueva York. Siguió insultando a Dolan, mientras que Phil Jackson, quien debía estar viendo a su equipo perder, intentaba calmar a todos.

Y luego el área de relaciones públicas de los Knicks, la organización con más clase en el deporte, decidió sacar este tuit en el que sugiere que Oakley necesita ayuda.

pic.twitter.com/EebgCEqQxC
— NY_KnicksPR (@NY_KnicksPR) February 9, 2017

Isola, quien ha tenido sus propios incidentes con la organización, habló con Oakley después y recibió esta declaración:

Oakley tiene una versión diferente del incidente, que lo que los Knicks difundieron. Oakley me dijo que compró sus propios boletos y estaba sentado dos filas detrás de James Dolan. Cuando varios ejecutivos de los Knicks se dieron cuenta de dónde estaba sentado Oakley, los guardias de seguridad se le acercaron y le preguntaron que por qué estaba ahí.

Publicidad

"Se me quedaban viendo", me dijo. "Me pidieron que me fuera y yo les dije que no me iría".

Y así, Oakley fue sacado de la arena, y arrestado. Se le acusó de tres cargos de asalto por golpear guardias de seguridad y transgresión, según la policía de Nueva York.

Charles Oakley has been charged with 3 counts of assault for hitting security guards (misdemeanor) and criminal trespassing, the NYPD says.
— Ian Begley (@IanBegley) February 9, 2017

Empujar a alguien con el dedo índice es un asalto, creo, y la transgresión ocurre unos 10 segundos después de que alguien te pide que te vayas. De cualquier forma, esta es la historia del año en la NBA, y el típico asunto que ocurre en una aburrida noche de miércoles.

Pero esta es la belleza de la NBA. Es un evento donde todo tipo de gente está sentada en el mismo tazón, todos gritándose unos a otros, una masa de la vida en colisión, y donde cualquier estupidez puede ocurrir cuando todos se cansan y se aburren.