Cómo Tupac y Beggie pasaron de amigos a enemigos
Cultură

Cómo Tupac y Beggie pasaron de amigos a enemigos

'Biggie llevaba un rato con el mismo par de Timberlands, mientras que Tupac se hospedaba en el Waldorf‑Astoria, compraba Rolexes y salía con Madonna'.'Biggie llevaba un rato con el mismo par de Timberlands, mientras que Tupac se hospedaba en el Waldorf...
13.9.16

El texto a continuación es un extracto de Original Gangstas: The Untold Story of Dr. Dre, Eazy-E, Ice Cube, Tupac Shakur, and the Birth of West Coast Rap por Ben Westhoff, que saldrá a la venta el 13 de septiembre, el 20 aniversario de la muerte de Tupac Shakur, por la editorial Hachette Book Group.

Tupac y Biggie se conocieron en 1993, en Los Ángeles. Biggie, un rapero que de Brooklyn, le pidió a un dealer local que le presentara a Tupac, quien invitó a Biggie y a sus amigos a una fiesta en su casa. Ahí, Tupac compartió con ellos "una bolsa de la verdura más verde que he visto", dijo un becario de la disquera de Biggie, llamado Dan Smalls, que formaba parte del grupo.

Publicidad

Tupac los puso pachecos y sacó una "bolsa militar verde" llena de pistolas y metralletas. "Ahí estábamos, en su patrio trasero, corriendo y jugando con armas ", dijo Dan Smalls para la revista The Fader . "Por suerte, ninguna estaba cargada. Mientras corríamos por ahí, 'Pac se metió a la cocina para prepararnos algo de comer. Nos hizo unos bisteces. Estábamos tomando y fumando y, de pronto, Tupac gritó 'Vengan a comer'. Entramos a la cocina y vimos que había preparado bisteces con papas a la francesa y pan. Y todos, incluyendo a Kool‑Aid, nos sentamos a comer y seguimos tomando y riendo. Ahí fue donde empezó la amistad entre Big y Tupac".

"Todos creíamos que era de un rapero increíble", dijo EDI Mean, uno de los mejores amigos de Tupac, que era miembro del grupo afiliado a Tupac, The Outlawz. Tupac le regaló una botella de Hennessy a Biggie. Biggie se quedaba en cada de Tupac cada que iba a California y cuando Tupac iba a Nueva York, pasaba al vecindario de Biggie, lo recogía en una limosina blanca y convivía con los vecinos. El par rapeó freestyle en un concierto llamado Budweiser Superfest en Madison Square Garden en 1993 y Biggie se ganó al público con su frase "Oh Dios, estoy tirando mierda como una paloma / espero que estén escuchando / Golpeando niños en su bautizo".

A pesar de su aparición en Garden, Biggie no era muy conocido fuera e Brooklyn. Tupac, un rapero que ya vendía discos platino y que también era estrella de cine, actuaba como su mentor. Biggie y otros raperos jóvenes se reunían en estudios de grabación o habitaciones de hotel para escuchar los consejos de Tupac para tener éxito.


Relacionados: ¿Quién fue el primer rapero de la historia?


"Tupac se paraba y se ponía a enseñar", dijo EDI Mean. "Todos quedábamos fascinados por su forma de ser tan dinámica y tratábamos de absorber toda la información posible". Pero Tupac le prestaba una atención especial a Biggie, lo preparaba y dejaba que rapeara con él en sus conciertos. Biggie incluso le pidió que lo dejara formar parte de otro de sus grupos afiliados, llamado Thug Life. "Yo entrené al negro. Era mi segundo al mando, mi comandante", dijo Tupac.

Sin embargo, antes del lanzamiento de Ready to Die, Biggie tenía miedo de perder su oportunidad, ya que la nueva disquera en la que había firmado contrato, Bad Boy—propiedad de su manager Sean "Puffy" Combs— todavía no era tan exitosa. Se quejaba de que el éxito no estaba llegando tan rápido como él quería. Le pidió a Tupac que fuera su manager con la esperanza de que catapultara la carrera musical de Biggie igual de rápido que la suya. "Se veía que Biggie llevaba un rato con el mismo par de Timberlands, [mientras que] 'Pac se hospedaba en el Waldorf‑Astoria, compraba relojes Rolex y salía con Madonna", dijo EDI Mean.

Publicidad

No obstante, Tupac rechazó la oferta. "Nah, quédate con Puff", le dijo a Biggie. "Él te va a convertir en una estrella".

Cuando Tupac grabó la película de 1994 Above the Rim , se empezó a juntar con un grupo de matones famosos de Queens. Para crear el personaje de Birdie —un dealer que jugaba básquetbol—se basó en Jacques "Haitian Jack" Agnant, un gran apostador de origen haitiano.

Tupac vio por primera vez a Haitian Jack en un club de Manhattan, rodeado de mujeres y champaña, y decidió presentarse y hablar con él. Juntos frecuentaban un bar de Queens, donde Jack llevaba a celebridades como Madonna, Shabba Ranks y el músico jamaiquino Buju Banton. (Tupac salió brevemente con Madonna después de que Rosie Perez los presentó en los Premios Soul Train de 1993 en Los Ángeles.) Biggie, que conocía a Haitian Jack y a sus asociados, le advirtió a Tupac que mantuviera su distancia con ellos a toda costa. A Tupac le gustaba el estilo de Jack. Gracias a Jack, el rapero conoció la joyería y la ropa lujosa de Versace, y a los gánsteres locales que controlaban todo. "[Tupac] amaba el respeto y el reconocimiento del que yo gozaba en Nueva York y creo que él quería ese mismo respeto", dijo Haitian Jack.

Los dos andaban de fiesta en un club de Manhattan llamado Nell's en 1993, donde Tupac conoció a una mujer de 19 años llamada Ayana Jackson. Bailaron juntos y después se fueron de regreso a su suite en el hotel Le Parker Meridien. Cuatro días después, Ayana se volvió a reunir con él en el hotel pero esta vez, Tupac estaba acompañado de Haitian Jack, el manager Charles "Man Man" Fuller y otro hombre no identificado. Ahí, según la declaración de Ayana, la violaron en grupo y la obligaron a tener sexo oral. Tupac aseguró que salió de la habitación cuando entraron los otros hombres y se quedaron dormidos. Ayana llamó a la policía y tanto Tupac como Haitian Jack y Fuller fueron detenidos. La policía también halló armas, las cuales, según Tupac, eran de Biggie.

Publicidad

La fiscalía alegaba que Tupac, acusado de abuso sexual, sodomía y posesión de armas ilegales, había ofrecido a Jackson como "una recompensa para sus chicos". Tupac lo negó pero después del juicio dijo para Vibe que se sentía culpable por "no haber hecho nada" para proteger a Jackson de los otros hombres. Antes de que empezara el juicio, los casos de Tupac y Fuller fueron separados del de Haitian Jack's; en un acuerdo que Tupac y su abogado consideraron demasiado bueno para ser verdad, Jack se declaró culpable de dos delitos menores y así evitó ir a la cárcel. Tupac creyó que Haitian Jack lo había delatado y le dijo un periodista del _New York Daily News _que__ Jack le había puesto una trampa. (Ayanna Jackson y Haitian Jack lo negaron.)


Relacionados: MC Dinero es parte de una tradición milenaria de raperos infames


Desafiar a un gánster famoso en la prensa no es un acto muy sensato. Pero irónicamente, después de pasar mucho tiempo con Jack y su séquito, Tupac empezaba a creerse invencible. Iba a donde quería y siempre traía joyería que valía miles de dólares. Con la reputación que tenía en las calles, estaba seguro de que nadie se iba a meter con él.

Como tenía que apoyar a su familia extendida y pagar a los abogados por sus casos interminables, las cuentas bancarias de Tupac empezaron a reducirse. A finales de 1994, aceptó grabar un verso como invitado para un rapero llamado Little Shawn, que era amigo de Puffy y Biggie. La persona que lo invitó fue el manager de Little Shawn, Jimmy "Henchman" Rosemond, quien conoció a Tupac gracias a Haitian Jack. Por esa colaboración, Tupac iba a recibir 7 mil dólares.

Tupac empezaba a creerse invencible.

El 30 de noviembre de 1994, Tupac llegó grifo a los estudios de grabación Quad Recording Studios en Times Square. Llegó con otros tres hombres, ningún guardaespaldas, y se encontró con otros tres hombres que no conocía y que traían uniformes del ejército. Como esa era la moda de Brooklyn —hogar de Biggie— Tupac creyó que venían con él. Se sintió más cómodo con la situación cuando Lil' Cease, un rapero afiliado a Biggie, le gritó que Biggie estaba grabando en el piso de arriba. Puffy también estaba ahí.

Antes de que el grupo de Tupac pudiera subirse al elevador, los hombres en uniforme militar sacaron pistolas de 9mm y les ordenaron que se tiraran al piso. En vez de obedecer, Tupac sacó su propia arma. Le dispararon, los golpearon y se llevaron sus joyas. Se hizo el muerto hasta los asaltantes, se fue tambaleando hasta llegar al elevador y subió a donde estaba Biggie. Cuando se abrieron las puertas, vio a un grupo en el que estaban Puffy, Biggie, and Henchman. Tupac dijo que se veían sorprendidos y culpables pero Puffy aseguró que no expresaron "más que amor y preocupación".

Publicidad

Tupac creyó que el incidente fue más que una simple casualidad. "Era como si estuvieran enojados conmigo", señaló. Afirmó haber recibido cinco balas, una en la cabeza y una que atravesó su escroto, aunque las pruebas forenses indican que lo más probable que él mismo se haya disparado.

Bill Courtney, un policía de Nueva York retirado que trabajaba en casos de hip hop, creía que el asalto a mano armada fue la respuesta a los comentarios de Tupac contra Haitian Jack en el Daily News. "El mensaje era que no podía soltar nombres tan a la ligera", explicó.

"No vinieron a robarte", dijo Henchman para Vibe en 2005. "Vinieron a disciplinarte".

Puffy y Biggie negaron haber participado en el delito o tener conocimiento previo del mismo. Haitian Jack también negó su participación y, tras de ser detenido por otro delito, fue deportado a Haití en 2007.


Relacionados: El fotógrafo Ryan Lowry piensa que el hip-hop es más punk que el punk


El 1º de diciembre de 1994, Tupac llegó a una corte de Nueva York vendado y en silla de ruedas. Fue declarado culpable de abuso sexual en el caso de Ayanna Jackson, aunque fue absuelto de los cargos de sodomía y posesión de armas. Fue condenado a mínimo un año y medio de cárcel, a espera de apelación, y su fianza quedó en 3 millones de dólares.

Incapaz de pagar la fianza, Tupac cumplió la mayor parte de su condena en la correccional de Clinton, una prisión de máxima seguridad en el estado de Nueva York. Me Against the World, el tercer álbum de Tupac, salió poco después de que empezó su sentencia. Tupac planeaba dejar la música después de ese álbum porque estaba harto de todo el drama de la industria musical. Pero su pasión volvió después de escuchar un rumor de una fuente confiable: que Biggie sabía desde antes sobre el ataque en los estudios Quad.

Publicidad

"No debió darme la espalda y fingir que no sabía que unos negros querían volarme la cabeza", dijo Tupac. E incluso si Biggie no le puso una trampa, seguro podía averiguar quién lo había hecho. "¿No sabes quién me disparó en tu ciudad? ¿No conoces a los negros de tu propio barrio?".

Tupac estaba convencido de que su propio amigo lo había traicionado, un amigo al que ayudó a conseguir fama y fortuna.


En la cárcel, Tupac le pidió a su esposa Keisha Morris (con la que contrajo matrimonio durante su estancia en prisión) que mandara un mensaje a Suge Knight, el director de la disquera Death Row Records: Estaba arruinado y necesitaba ayuda. Tenía que pagarle a sus abogados y muchas otras cosas. Además, su madre estaba a punto de perder su casa.

"Suge le mandó 15 mil dólares y lo anotó en sus cuentas", dijo Reggie Wright Jr., el jefe de seguridad de Death Row. Tupac estaba muy contento y le mandó otro mensaje a Suge, que le gustaría verlo.

Tupac estaba encarcelado en Dannemora, New York, pero aun así, Suge, que estaba en Los Ángeles, fue a visitarlo. Además, Death Row le ofreció algo que nadie más podía darle: su libertad. David Kenner, el abogado de Death Row, se comprometió a ayudar a Tupac y empezó a trabajar para sacarlo con una fianza de apelación.

Suge no solo trató de reclutar a Tupac en su disquera sino que le ofreció un lugar en su familia, la familia más poderosa y fuera de control del hip hop.

Publicidad

Tupac todavía estaba encarcelado en agosto de 1995, cuando Suge llegó a visitarlo de nuevo. Inmediatamente después, Suge se dirigió a la ciudad de Nueva York, donde se llevó a cabo el espectáculo de los premios anuales de la revista de hip-hop The Source en el Paramount Theatre del Madison Square Garden. La disquera Death Row gastó cerca de 100,000 dólares (casi 2 millones de pesos) en el concierto de su acto de apertura, en el cual montaron réplicas de tamaño natural de las celdas de una prisión.


Relacionados: Rap y mariguana en África


Con el pecho inflado, Suge subió al escenario para aceptar el premio de su disquera por la mejor banda sonora, por Above the Rim. Con un tono de desprecio en su discurso, Suge divagó y le lanzó una indirecta a Sean "Puffy" Combs, el líder de Bad Boy, el sello de Biggie Smalls. En alusión a la tendencia de Puffy de meterse en las obras de sus artistas, Suge dijo: "Cualquier persona que quiera ser un artista y quiera mantenerse como una estrella, y no quiera preocuparse por que el productor ejecutivo trate de salir en todos los videos, en todos los discos, bailando, vengan a Death Row".

El lugar estalló en abucheos. ¿Por qué harías eso? pensó el rapero Nate Dogg, de Death Row.

¿Qué inspiró ese extraño ataque de Suge? Después de todo, él y Puffy habían mantenido las cosas tranquilas durante bastante tiempo. Incluso habían discutido cómo evitar que los federales los siguieran, y, a principios de 1995, Suge había invitado a Biggie Smalls a presentarse en su Club 662 en Las Vegas. El concierto nunca se llevó a cabo, pero eso no amargó su relación.

La causa de esto fue Tupac.

Suge había volado directamente a los Premios Source tras visitar a Tupac en la cárcel. Ahí es donde Tupac no sólo aceptó unirse a Death Row, sino que le contó a Suge sobre su enojo con Biggie. "Te necesito conmigo porque voy a destruir Bad Boy Records. Creo que tienen algo que ver con que me dispararan", dijo Tupac a Suge, de acuerdo con Reggie Wright Jr. Fue entonces que Suge prometió su lealtad. Los enemigos de Tupac serían sus enemigos.

El frente de batalla se había delimitado, y los Premios Source fueron los primeros disparos en lo que se conocería como las guerras de hip-hop entre la Costa Este y la Costa Oeste. Aunque no hay evidencia de que Biggie o Puffy supieran de antemano sobre el ataque a Tupac, la creencia de Tupac de que ese hecho era cierto —y su capacidad para convencer a Suge— inició un conflicto que finalmente cobró la vida de Tupac y Biggie. Sus asesinatos siguen sin resolverse.

Sigue a Ben Westhoff en Twitter.