Quiúbole con el XII Festival Internacional Letras en San Luis
Imagen vía Wikimedia Commons.
Cultură

Quiúbole con el XII Festival Internacional Letras en San Luis

Una comedia potosina de enredos gubernamentales arrancó a finales de julio con la inclusión de Yordi Rosado en el programa del XII Festival Internacional Letras en San Luis.
23.8.16

Defensa apasionada de Joserra Ortiz

Podría decir las cosas más terribles sobre Joserra Ortiz. Nada muy ilegal, nada que un hombre más o menos decente no pueda hacer, pero sí algunas locuras madrileñas y lisboetas que guardaré para su biografía. Es curioso, tengo que empezar arrastrándolo para defenderlo. Es para que recuerde todo lo que guardo en ese catálogo del ridículo que es mi memoria.

Joserra viene al caso porque recientemente se vio embarrado en una comedia potosina de enredos gubernamentales que arrancó a finales de julio con la inclusión del humorista (es un decir) y escritor de superación personal Yordi Rosado en el programa del XII Festival Internacional Letras en San Luis. Las buenas ciberconsciencias trolearon al festival más que a Alexa Moreno sus detractores anoréxicos, y los organizadores aguantaron ese primer golpeteo recordando que Rosado no era el único invitado. Joserra, por ejemplo, escribió en Facebook:

Y se le olvidó el invitado más distinguido: el poeta José Kozer, la mayor esperanza del Nobel que tiene el exilio cubano. Y debió enfatizar la importancia de un coloquio sobre la antología McOndo a veinte años de distancia, cuando los nombres de sus autores ya evocan signos de trascendencia dispares (piensen tan sólo en Rodrigo Fresán y Jaime Bayly). Y, en retrospectiva, le habría convenido recordar que sus años como diseñador de experiencias culturales (Joserra dixit) lo avalan en el DIY, la maximización de recursos y el arte de hospedar cuatro académicos, dos poetas conceptuales y tres escritores de novela negra en una habitación de hotel con una cama, si eso le permite prolongar unas jornadas literarias un día más. En serio, es el Oskar Shindler (el de Spielberg) de estas cosas.

Los quince minutos de una funcionaria warholiana

El jueves 18 el portal Emeequis reveló que "Dos-Tres Netas", la conferencia que dictaría Rosado en el festival, costaría al gobierno municipal de extracción perredista 123,000 pesos, mientras que el resto de los invitados cobrarían entre ocho y catorce mil. La Directora de Turismo y Cultura del ayuntamiento, Patricia Véliz Alemán, defendió la decisión presupuestaria amparada en la fama de Rosado: "Es el más famoso, se ha hablado mucho de él y eso también lo ha vuelto más famoso".


Relacionados: Los libros como objeto de colección: ¿la respuesta a lo digital?


Releo la explicación de Véliz Alemán y ya no entiendo ni siquiera dónde empieza y dónde termina la fama de Rosado. Luego sospecho que es un juego derrideano o lacaniano que se me escapa: un bosquejo de la operación de la fama que termina relativizándola. Y me toma un par de días llegar a lo evidente: lo que Véliz Alemán dice es que Rosado ya era famoso de por sí, entonces el ayuntamiento le ofreció 123,000 pesos por una conferencia, y eso consiguió que los potosinos que no sabían quién era de pronto ya supieran, por lo tanto ese conocimiento generalizado volvió más urgente su presencia en el festival. (Menos críptica, y más absurda, fue su declaración de julio, durante la presentación el programa, cuando aseguró que la presencia de Rosado propiciaría "la democratización de la cultura y el acercamiento de los jóvenes a las letras".)

Y se remitió a la opinión de los expertos: "los escritores que vendrán al festival son muy buenos, hemos recibido comentarios de gente que sabe mucho de literatura como David Celestino y Joserra Ortiz y se han expresado muy bien del programa; han dicho que la diversidad es muy buena".

Publicidad

La última vez que hablé con Celestino, al final de la Feria del Libro de San Luis Potosí del año pasado, fue sobre el prólogo de Sergio Pitol en la edición de Porrúa de David Copperfield. No digo que sea imposible ser lector de prólogos de los libros de Charles Dickens (Carlos Dickens en Porrúa) y un año después de ¡S.O.S! Adolescentes fuera de control en la era digital, pero cuando menos es improbable.

Y Joserra ha leído novelas de Nancy Drew y, como todos, libros infumables de sus amigos, pero es reticente a la moralina y a los conductores de televisión reconvertidos en escritores. Como diría Abe Simpson: mi Joserra no es comunista. Podrá ser mentiroso, puerco, idiota, comunista, pero nunca un defensor de Yordi Rosado.

Ciberguerrillas culturales

Óscar David Reyes, del colectivo Praxis Combativa, se opone a la presencia de Rosado en el festival: "No viene a enseñar absolutamente nada a la población potosina, no es un escritor, sino un fantoche (…). Es ridículo, los libros de Yordi Rosado son como libros de autoayuda para adolescentes". Miguel Ángel Rivera, un cibernauta que comparte la indignación de Reyes, creó una petición en Change.org para que el ayuntamiento potosino retire la invitación a Rosado.

Mientras escribo, la petición apenas rebasa los mil quinientos simpatizantes, y es que los indignados no tardaron en toparse con la reacción realista: ¿pero qué te sorprende, si Sasha Grey llena más que Salman Rushdie en la FIL? Seguro ni sabes que Dan Brown cobra más cara la conferencia que Nicanor Parra. Los demás escritores invitados deberían boicotear el festival, mínimo por vergüenza. Pero claro, les caen muy bien los ocho mil pesos para convertirlos en coca y Bacardí. Esos son los verdaderos criminales, los mantenidos de las becas. Viven del prójimo y todavía se dan el lujo de ser elitistas y no ver que Yordi Rosado trae un mensaje claro y esperanzador para tanto descamisado que hay en San Luis.


Relacionados: Breve antología de publicaciones hechas en Facebook por escritores


Y sí, algo de elitista hay en oponerse a que Rosado se presente en un festival literario; pero el elitismo (que es la inclinación por lo que se aparta de lo común) es el criterio más razonable para la gestión cultural pública. La cultura del glamour televisivo tiene derecho a publicar bobadas en tirajes que harían palidecer al resto de los invitados al festival, del mismo modo los contribuyentes pueden exigir que el presupuesto de cultura no se destine a expresiones de enormes alcances mediáticos, al margen de su calidad (que, no sobra recalcarlo, es malísima).

Subyace una guerra cultural más importante y ya ineludible: la relativización absoluta de la sabiduría y el conocimiento. Y no hablo de la sintaxis de los blogs o las lagunas teóricas de un tweetero anónimo, sino de la literatura reaccionaria light de las celebridades presentada como sucedáneo aceptable de la literatura.

Publicidad

Leer los libros mal coloreados de Cindy la Regia no es lo mismo que leer las novelas de Jane Austen, ni invitar a Yordi Rosado equivale a la participación de Álex de la Iglesia en la edición del festival de 2012, como sugirió Véliz Alemán. Si no podemos entenderlo corremos el riesgo de creerle a Werevertumorro cuando dice que es capaz de darnos clases de ortografía: "La gente luego se alebresta y dice: ʻpero cómo saca un libroʼ, pero es una manera de acercar a la gente a que empiece a leer, esto es bueno por muchas cosas, no sólo por el contenido sino hasta para saber la ortografía".

Canasta de citas gubernamentales

Si ese va a ser el criterio, para el 2017 mejor inviten al Komander y a La Trakalosa. "Si traemos a los mejores escritores mucha gente no los conoce, gente del ámbito popular… pero esta misma gente sí conoce o ha escuchado de Yordi Rosado, esa fue la razón por la que lo invitaron; mucha gente de la clase popular no conoce a otros autores pero sí a Yordi Rosado." (Ricardo Gallardón Juárez, alcalde de San Luis Potosí.)

Teníamos programadas conferencias de Stephen Hawking, Noam Chomsky y Malala, pero son más caras que las de Yordi. ¡Y las de Aristegui ni te cuento (porque no sé)! "Unos días antes hay un festival en Querétaro donde también llevan a varios autores, como Carmen Aristegui que si bien no es escritora como tal, es una comunicadora… Ustedes se han preguntado cuánto cobra Aristegui, pues tres veces más, a lo mejor, de lo que cobra Yordi." (Véliz Alemán.)


Relacionados: 'Los escritores escriben porque no fueron invitados a la fiesta', Chuck Palahniuk


Los damnificados de nuestra administración no quieren ver a Yordi Rosado por interesados. "Obviamente hay intereses cuando tu seleccionas a un tipo de escritores. Hay intereses cuando cambias una dirección de cultura que pretende darle un giro a los eventos, afectas algunos intereses." (Juan Manuel Navarro Muñiz, Director de Desarrollo Social del Ayuntamiento.)

Primero pensamos en traer a Pussy Riot, después a Ru Paul y al final nos decidimos por Yordi Rosado, es que somos de mente abierta. "Bajo la premisa del respeto y la tolerancia a las preferencias, y de ofrecer distintas actividades adicionales al eje central del Festival de Letras, el gobierno de San Luis Potosí tomó la decisión de conformar el cartel ya anunciado y la sostendrá pese a las críticas." (Véliz Alemán.)