Actualidad

Éstas son las mejores películas del siglo para los críticos, pero, ¿te fías de ellos?

La BBC ha convocado a cercad de doscientos especialista para darnos una lista de títulos. Sale ganador David Lynch, y aparece "Hable con ella", de Almodóvar.
24.8.16

Mullholland Drive, la primera de la lista

En la actualidad ya no se hacen listas para hacer la compra, tenemos aplicaciones para comprar online que se han cargado esta costumbre. Las listas de ex se pueden seguir por Tinder y por la gente que has borrado de Facebook. Tampoco hay lista para suceder a Mariano Rajoy, que no se mueve de su sillón. Las listas de (buenos) propósitos para el nuevo año caducan la primera semana de enero. Quedan vivas las listas de puerta para entrar en los garitos y las que publican los medios con lo mejor y lo peor del año, y que sirven para generar cierta cultura de "yo ya lo había dicho" y poco más.

A pesar de eso, cada vez que se publica una de estas listas, nos lanzamos sobre ella con avidez. Para destriparla, la mayor parte de las veces, y para que se nos hinche el pecho porque somos muy listos, las veces restantes.

Publicidad

La BBC, que para eso es británica y puede ir contracorriente, ha decidido publicar una de estas listas en pleno verano, sin esperar a que acabe el año. El motivo: saber cuáles son las mejores películas de lo que llevamos de siglo. E hicieron pública la lista ayer, un día cualquiera de 2016. Igual que han decidido que el siglo XXI comenzó el 31 de diciembre de 1999, porque sino dejarían fuera el 2000 y les parece un año importante. "Conmigo comienza el siglo XX", dijo Jack El Destripador.

Her

La razón final de esta lista es que el año pasado preguntaron a críticos por las mejores películas americanas de la historia, y casi no encontraron títulos recientes, tan solo 20 estaban incluidas en el 'top 100'. Eso les puso en marcha para ver cuáles eran las mejores de las dos últimas décadas. Bueno, nos vale. Ahora nos imaginamos a un tipo como el crítico gastronómico de Ratatouille (que está presente en la lista) recopilando los datos y frotándose la manos ante la enorme cosecha de títulos de culto que han recopilado. "Creemos que los nuevos clásicos de esta lista están destinados a convertirse en viejos clásicos. Sea así o no, en última instancia, eso depende de ustedes, de los aficionados al cine. Pero una cosa es cierta: el cine no se está muriendo, está evolucionando". Estamos muy de acuerdo.

Vamos con algunas cosas que nos han llamado la atención de las votaciones de estos 177 de los cinco continentes.

Publicidad

Todos queremos que Lynch deje de meditar, pero ya: porque es el triunfador absoluto. Aunque no sabemos qué distancia le ha sacado a Deseando amar, de Wong Kar-Wai, y Pozos de ambicion, de PT Anderson, que son las que completan el podium, porque no hay número de votos. El caso es que Mulholland Drive es la película ganadora. El Club Silencio vuelve a abrir sus puertas (¿acaso las ha cerrado alguna vez?) para recordarnos una de las películas más perturbadoras y perfectas de Lynch. Que en su caso es mucho decir. Ya se sabía cuando se estrenó, pero ahora ha quedado claro, semejante tronada cinéfila (tanto ruido industrial de fondo) nacía sin fecha de caducidad. Tres conclusiones: es una obra maestra indiscutible, Lynch debe dejar ya la meditación y queremos ver ya Twin Peaks.

Todo comenzó en Asía: los ingleses de la BBC le dan mucha importancia al cine asiático en este siglo XXI. Por eso arrancaron en el 2000, para poder meter algunos títulos que, de otra forma, se les hubieran quedado fuera. Por ejemplo Yi-Yi, de Edward Yang no estaría seleccionada y ahí tenemos que dar la razón a los impulsores de la lista: sería un error imperdonable. Esta impresionante saga familiar es de lo poco que nos dejó su fallecido director, pero justifica su presencia entre los grandes títulos, es una película de esas que se dice que son más grandes que la vida. Porque, en fin, no habla más que de la propia vida. Nos alegramos de la recuperación de un cineasta tan cafre y libre como Kim Ki-Duk ( Primavera, otoño, verano… ), aunque ahora ande desnortado, y, por supuesto, de la presencia del maestro Miyazaki y de sus criaturas animadas que parecen reales, de Park Chan-Wook (Old Boy) o de Hou Hsiao-hsien, con su reciente The Assassin. Viva el cine asiático.

Deseando amar

Pixar no es una cosa de niños: eso lo tenemos ya muy claro. En la lista se han colado varias joyas de la era pre-Disney como Wall-E o Buscando a Nemo. Quizá la de más potencial creativo e imaginación desbordante de la factoría que dirige con mano más que firme John Lasseter. Podían haber metido casi todas las películas de esa fábrica de crear joyas, llegando hasta la reciente Del revés. Pero las genialidades de la compañía del flexo que da saltitos queda bastante bien representada.

El equipo de los indies nunca se rinde: Están Wes Anderson (Moonrise Kingdom ), y Sofia Coppola (Lost in Translation ). Pero lo que más nos alegra, lo que más nos pone, es ver cómo asoman por ahí Darren Aronofsky ( Requiem for a Dream) Harmony Korine ( Spring Breakers). Es verdad que el primero es un juguete roto en manos de la industria, o que él mismo se ha dejado romper o corromper. Pero Korine representa ese espíritu indie de verdad que sigue basando su cine en hacer 'lo que le sale de los huevos en cada momento', como lo ha hecho siempre uno de sus maestros, Werner Herzog, al que echamos de menos entre los elegidos. De Anderson y Coppola está casi todo dicho, sí, hacen un cine indie y muy bonito, a veces, incluso, entregan películas que valen mucho la pena. Bien por la presencia de Todd Haynes, que en plan clásico se lo sigue montando de independiente con Carol y Lejos del cielo.

Publicidad

Los señalados por el dedo del 'tio Oscar': Katrin Bygelow, Christopher Nolan, Baz Luhrmann, David Fincher, Martin Scorsese, Spielberg, George Miller, Ang Lee o los hermanos Coen. Es decir, todos los que son (y eran) y que van a estar parece que sin fecha de jubilación pactada con el Diablo. La grandes productoras continúan confiando su pasta en ellos y ellos responden con una de cal y otra de arena, pero cuentan con la complicidad de la taquilla En cuanto al cine 'made in USA', el que más nos gusta, están Tarantino ( Malditos bastardos), Richard Linkater (Antes del atardecer), Jim Jarmush ( Solo los amantes sobreviven), Terrence Malick (Un nuevo mundo ) o PT Anderson (con la citada Pozos de Ambición y Puro Vicio) . Spike Jonze (con Her) podía estar también en esta categoría o en la de indie. O, directamente, en las dos.

Los 'cortarollos' gustan a los críticos: Nos referimos a gente como Lars Von Trier, Michael Haneke, Andrey Zvyagintsev, Steve McQueen, Jacques Audiard, Leos Carax o David Cronenberg. Maestros en eso de buscar los pliegues más chungos de la condición humana y sacarlos a la luz para nuestro festejo cinéfilo. Especialistas en crear atmósferas turbias y desasosegantes. No podían faltar. Son algunos de nuestros directores de cabecera.

Los nombres impronunciables, que hay que aprender: Nuri Bilge Ceylan, Abderrahmane Sissako, Apichatpong Weerasethakul, Asghar Farhadi, Ousmane Sembene, Christian Mungiu, Bela Tarr, etc… lo que los críticos 'old school' llamaban representantes del cine periférico, es decir, el que se hace fuera de América y Europa. Y lo llamaban así de una manera equivocada y algo soberbia, porque de periférico, nada de nada. Solo que trabajan lejos de las grandes industrias y que sus historias transcurren (felizmente) muy lejos de nuestra área de confort. Otras formas de narrar, nuevos ritmos, propuestas audaces y atrevidas, una ruptura constante con los cánones… esto es lo que las puede clasificar. Si no te atreves a pronunciar estos nombres, corta y pega en el navegador y busca ya sus películas.

Qué íbamos a hacer sin Pedro: Solo Almódovar, con la magistral Hablé con ella, aparece en la lista. Podía haberse colado algún título más del manchego, varios, incluso, pero esta película representa muy bien esta última etapa de su filmografía. Del resto del cine nacional, ni rastro. Desde América Latina aparecen Lucrecia Martel ( La mujer sin cabeza, producida por El Deseo), Juan José Campanella (El secreto de sus ojos ) y Fernando Meirelles (Ciudad de Dios). Poco, para lo mucho que se está haciendo durante el siglo XXI al otro lado del Atlántico.

Ey, ¿dónde está Xavier Dolan?: Está Godard, del que han repescado Adiós al lenguaje, pero no aparece él. Cosa que le debe haber fastidiado, y mucho. Al nuevo 'enfant terrible' del cine canadiense (y mundial) se lo rifan en todos los festivales, todo el mundo le ríe las gracias, le festeja (con mucha razón) las películas y le adora. Porque es casi perfecto. Pero, para su desgracia, tendrá que seguir acumulando películas como hasta ahora -a razón de casi una por año- para conseguir entrar en el Olimpo de los elegidos por la BBC y sus críticos.