Un carnaval comunista

FYI.

This story is over 5 years old.

Viajes

Un carnaval comunista

Un eslovaco de 24 años decidió descolgar la cortina de hierro que antes cubría a su país y convertirla en una estética de repeticiones, mutilaciones y esquizofrenias; una estética que resulta ser la favorita de la casa de moda Valentino.
5.2.15

Estudié en el extranjero, en Praga, durante la universidad. Después de la emoción de poder fumar en interiores y de las borracheras como menor de edad en la capital checa, comencé a sentirme ansioso. Un amigo me habló sobre un fotógrafo joven que se llamaba Michal Pudelka, que residía en Eslovaquia, el país vecino y que necesitaba ayuda en su "zine" o revista de culto llamada Anonym, que estaba descontinuada. En ese momento cualquier cosa sonaba mejor que seguir arruinando mi hígado. Decidí aprovechar la oportunidad y empecé a editar un poco la sección de arte y de cultura de la revista. Así las entrevistas y las historias fueran geniales, lo que hizo que Anonym se destacara fueron las fotografías de Pudelka.

Su estética era como enfrentarse a una feria diseñada por Guy Bourdin (un reconocido fotógrafo de moda francés), situada en un carnaval oscuro del bloque comunista. Aunque sus fotos están llenas de color y de humor, presentan un trasfondo melancólico con temas de mutilación del cuerpo, decaimiento y surrealismo perteneciente a las pesadillas.

Publicidad

Algunos años han pasado y no fue sorpresa que Pudelka haya estado tomando las fotos de las portadas de revistas como AnOther, haya firmado contrato con la poderosa representante Katy Barker y fuera seleccionado para fotografiar el anuncio de primavera del emblemático Valentino. Aunque reside ahora en Londres y tiene un asistente y un grupo trabajando para él, Pudelka ha permanecido consistente con sus límites creativos y su cautivante estética. Logré que el joven fotógrafo hablara del rápido crecimiento de su carrera.

'Anonym' editorial n°12.

'Anonym' editorial n°13.

VICE: Te conozco ya desde hace algunos años y nunca supe mucho sobre tu trayectoria. ¿Cómo te interesaste por la fotografía? ¿Cómo era la cultura presente en tu ciudad de origen, Bratislava, Eslovaquia?
Michal Pudelka: No es fácil para un chico gay crecer en un país post-comunista en el cual el acceso a la información fue de repente posible, pero en el cual las mentalidades de las personas permanecían cerradas. Fui juzgado por ser diferente hasta donde me acuerdo, así me encerré en mi mundo de creatividad e inspiración. Una de mis mayores musas sigue siendo la arquitectura y el arte comunista –las combinaciones de colores, los materiales, las texturas–. Siempre trabajaba con dibujos y pinturas, esperando por muchos años ser un diseñador de moda. Entonces cuando por fin llegué a Parsons en Paris, me enamoré de la fotografía en mi curso preparatorio. Empecé con autorretratos y para mí tenía sentido mezclarlos con moda, pues siempre tuve una pasión por el arte de vestir.

¿Cómo pasaste de crear Anonym a crear todas estas campañas de moda de alto reconocimiento?
Mi golpe de suerte definitivamente fue conocer a mi representante Katy Barker. Ella [ayudaba] fotógrafos como Terry Richardson y Craig McDean. Entonces, desde el minuto en el que decidí firmar contrato, supe que trabajaría en la alta costura. Ella es una gladiadora y cuando quiere algo, lo consigue sin importar nada más. De hecho, la primera frase que me dijo fue que yo sería perfecto para Valentino, y acá estamos.

Publicidad

¿Cómo describirías tus fotografías a alguien que no las haya visto antes? ¿Cuáles son los temas más importantes que conectan tu trabajo?
Yo las describiría como una mezcla surreal de sentimientos propios y de coincidencias del día a día que me interesan. Me encanta jugar con las combinaciones de colores.

Tus fotos son graciosas e irónicas, pero a veces siento que existe una cierta oscuridad escondida. ¿Intentas de una manera consciente encontrar humor en escenas oscuras?
Me encanta buscar humor en situaciones inusuales. Considero que así es como funciona la vida –esperar lo inesperado–. Mucha gente se confunde cuando piensa que mi trabajo es alegre por todo su color, pero se trata de un camuflaje. Uso mi trabajo para filtrar todo lo negativo fuera de mí y así seguir adelante. El hecho de que a veces mi trabajo se presente en un vestido rosado es claramente su ironía. Siempre estuve interesado en las mutilaciones y en los diferentes estados de la mente. Todavía es algo que me apasiona. Además, mi mamá es doctora. Al crecer, pasé mucho tiempo en hospitales. A mucha gente no le gustan los hospitales, pero de hecho allí me siento como en mi hogar.

Editorial 'Transhumanism'.

¿Podrías hablarme sobre tu interés en los dobles y la repetición, tanto en colores como en personas? Una de las cosas que más me gustan de tu trabajo es que me hace pensar en uno de esos espejos de feria en los cuales ves un millón de versiones de un cuerpo, pero es porque están todas un poco desalineadas.
Mi interés en los dobles y en la repetición empezó con una fascinación con el comportamiento de varios grupos sociales. Me di cuenta de que en grupos distintos, las personas tienden a parecerse mucho, usar la misma ropa, usar las mismas palabras. Para mí, sus integrantes están perdiendo poco a poco su identidad solo para pertenecer a uno de esos grupos.

¿Qué me puedes decir de tu enfoque hacia las mujeres? ¿Existe una razón por la cual las fotografías más que a los hombres?
Creo que en general las mujeres son criaturas más hermosas que los hombres. De esta forma, fotografiar modelos mujeres me da más libertad para realizar mis visiones sin estar fichado como un hombre gay, lo cual usualmente sucede cuando uno es más creativo con modelos hombres.

¿Cuándo te surgen tus mejores ideas para fotografías: durante largos paseos, en la ducha, soñando…?
Eso depende, a veces estoy de ánimo para crear cualquier cosa, entonces me siento y dibujo ideas. A veces algo aparece en mi cabeza mientras veo un episodio de Desperate Housewives o de The Simpsons. Muchas veces sueño que estoy tomando fotografías que no había tomado en la vida real. Entonces al despertarme lo escribo todo.

Editorial de 'AnOther'.

'Anonym' editorial 12.

Sigue a Zach en Twitter.