diez preguntas

Diez preguntas que siempre has querido hacer a un multimillonario

“Yo solo me hago amigo de otros ricos”.
11 Octubre 2017, 4:00am

Christian Jagodzinski no puede decirme exactamente cuál es su patrimonio, pero calcula que alrededor de unos 55 millones de dólares (47 millones de euros). En términos económicos, Christian está lo que diríamos forrado. Jagodzinski se convirtió en millonario a los 29 años, cuando vendió su tienda de libros online a Amazon. En la actualidad, su imperio incluye propiedades que vende, por lo general, a otros ricos.

Solo la casa de Christian en Miami vale unos 25 millones de dólares. El inmueble incluye un jacuzzi con terraza, una casa de invitados, una casa con piscina y un cine, en cuyo techo se proyecta un cielo estrellado.

"Muchos amigos se han casado con personas que solo buscaban hacerse ricas rápidamente. Si te soy sincero, la mayoría de mis amigos lo sabían antes de casarse"

Cuando al alemán de 48 años le dan ganas de irse de vacaciones, le basta con subir a su jet privado rumbo a Miconos, y cuando quiere irse de fiesta con sus amigos gasta 10.000 dólares en una noche —la mayoría en champán— sin ningún tipo de remordimiento.
Hablé con Christian para averiguar si de verdad la vida es más increíble cuando se es extremadamente rico.

Además de confirmarme que sí lo es, Christian me comentó por qué todos sus amigos son millonarios también, me explico por qué algunas personas jamás serán tan ricas como él, y me habló de los muchos millones que espera ganar todavía.

VICE: ¿Cómo ha afectado a tu personalidad tener tanto dinero?
Christian Jagodzinski: Intento que el dinero no me corrompa. Se te puede subir a la cabeza. Por ejemplo, muchos hombres ricos no cuidan su salud ni se preocupan por su peso, creen que no importa si tienen un poco de barriga porque de todas formas las mujeres se interesarán por ellos. Puede ser cierto, pero yo siempre intento estar en forma.

Debes tener cuidado con la gente que solo se interesa por tu dinero y no por ti como persona. Sé que suena mal, pero esto ha cambiado la forma en que organizo mi vida social. En realidad solo hago amigos con otras personas ricas.

Christian Jagodzinski multimillonario entrevista dinero negocios

Foto cortesía de Christian Jagodzinski

¿Quieres decir que las mujeres coquetean contigo por ser rico?
Estoy felizmente casado con dos hijos, y por esa misma razón ya no salgo. Pero muchos amigos se han casado con personas que solo buscaban hacerse ricas rápidamente. Si te soy sincero, la mayoría de mis amigos lo sabían antes de casarse, pero no les preocupó porque disfrutaban con la atención que la pareja les prestaba.

¿Crees que es algo muy triste?
No me gustaría estar en una relación así, pero yo soy bastante atractivo, a diferencia de algunos de mis amigos. Conozco a un tipo que siempre suelta que tiene cientos de millones de dólares en los primeros cinco minutos de conversación con una mujer.

"Tengo 48 años, soy bastante joven para ser millonario"

¿Has estado en una relación con alguien más rico que tú?
No. Sería difícil encontrar a alguien así, porque solamente hay 200.000 personas verdaderamente ricas en el mundo, y la mayoría son hombres y mucho más grandes que yo. Tengo 48 años, soy bastante joven para ser millonario.


MIRA: Un día con un millonario ruso

¿Tienes envidia de la gente que tiene más dinero que tú?
La verdad es que no porque no necesito más dinero. Claro, si tuviera 100 millones en lugar de 50 podría comprar un yate o un jet privado en lugar de alquilarlos. Pero no estoy seguro de si eso me haría más feliz. He llegado a la conclusión de que si tienes más de 30 millones, en realidad no necesitas más dinero.

¿Te preocupa perder tu dinero?
Sería una gran putada perder todo mi dinero. Creo que solo podría perderlo en inversiones bastante malas, pero nunca por mi estilo de vida. En 2008, durante la crisis inmobiliaria, mis acciones bajaron de 50 a 40 millones. Esto no afectó a mi estilo de vida diario, pero me decepcioné porque sentí que no había hecho mi trabajo correctamente.

¿Alguna vez has sobornado a alguien?
No, pero aunque quisiera hacerlo, vivo en Estados Unidos y aquí las cosas no funcionan así, no hay necesidad. Puedo contratar un buen abogado y obtener lo que quiero por la vía legal. Sin embargo, cuando quiero una mesa específica en un restaurante y todas están ocupadas, a veces suelto unos 100 o 200 dólares para conseguir una buena mesa.

"Cuando tenía 20 años, dije que quería ganar, mínimo, un millón para cuando cumpliera 30 años, así que organicé mi vida con ese propósito en mente"

¿Pagas impuestos?
Sí. Los Estados Unidos es un lugar emocionante desde la perspectiva fiscal, sobre todo para los inversores inmobiliarios. Me fui de Alemania porque mi carga fiscal estaba por encima del 50 por ciento. Si aquí quieren quitarme más de la mitad de mis ganancias, no dudaré en mudarme.

Las autoridades alemanas tienen esa mentalidad extraña de Robin Hood, creen que simplemente pueden coger el dinero de los ricos y dárselo a los pobres. Y, sinceramente, yo creo que solo a alguien sin un duro se le podría ocurrir tal idea. Considero que a una persona rica que está pagando el 30 por ciento en impuestos le duele tanto como a alguien con poco dinero que paga el mismo porcentaje.

¿Por qué crees que no todo el mundo está tan forrado como tú?
Creo que la mayoría de las personas no tienen la determinación suficiente, quieren más dinero pero con el menor esfuerzo posible. Y esto no funciona así. Cuando estás empezando en un negocio debes estar completamente comprometido. Imaginar que hay una olla de oro al final del arcoíris debería ser la motivación de todos los días. Cuando tenía 20 años, dije que quería ganar, mínimo, un millón para cuando cumpliera 30 años, así que organicé mi vida con ese propósito en mente.

Cuando ves a un vagabundo por la calle, ¿cuánto dinero le das?
Es una pregunta difícil. Si le doy 20 dólares creo que se los gastaría en una botella de whisky, y eso ¿qué le aportaría? En una ocasión en Miami le di trabajo a un indigente, y hasta ahora sigue trabajando ahí. Creo que eso es mucho mejor que darles dinero. Da igual cuánto les des, en un mes se lo habrán gastado.