Waypoint

Retiraron un juego de Steam por la mala administración de Valve

“You Must Be 18 Or Older To Enter” es un juego serio sobre el porno sin pornografía, ¿por qué lo quitaron?
Imagen 

El 10 de diciembre, James Earl Cox III escribió una nota para Gamasutra titulada “Se acabó la diversión, hay que ponernos serios con los juegos”. En ella, explica qué pasó con su juego You Must Be 18 Or Older To Enter, un juego que hasta hace poco estaba disponible de manera gratuita en Steam. El juego, que Cox describe como un “juego de horror no tradicional” que se deshace de los clichés violentos y los estigmas del género, fue retirado discretamente de Steam sin que él se enterara. Este artículo se vuelve como una investigación. ¿Qué le pasó al juego? ¿Por qué lo quitaron?

Publicidad

Para no hacer el cuento largo, lo quitaron por ser pornográfico. Después de todo, es un juego sobre tratar de ver porno en una pantalla ASCII en algún momento antes del nacimiento del internet moderno. Es un juego sobre la tensión que sientes al hacer algo malo, pero Cox enfatiza que You Must Be 18 Or Older To Enter no es porno explícitamente. Por virtud de su tema, evoca el sentimiento de páginas pornográficas, pero toda la desnudez está censurada y el contenido adulto es implícito.

La nota de Cox usa el ejemplo específico de que quitaron su juego para hacer una crítica contra la cultura de juegos. Además alude a una lista larga de lo que es y no es aceptable en Steam para demostrar la hipocresía de cómo Valve decide lo que incluyen y excluyen de la plataforma, y termina pidiéndonos a todos que exploremos juegos más allá de las fantasías violentas que continuamente promovemos:

Tenemos que dejar de crear en los mismos canales cortos, y tenemos que promover y apoyar a los jugadores, las plataformas, y a todos los demás para que expandan su propia tolerancia cuando se trata de juegos honestos, serios, y experimentales, para que podamos ampliar colectivamente nuestro entendimiento de lo que puede ser un juego.

Cox está familiarizado con el desarrollo de juegos raros. Me enteré de su existencia hace un par de años cuando los dos estábamos haciendo juegos breves y experimentales y los subíamos a internet para ver quien tenía un sentido de humor similar. Él tenía #CloneJam, en el que yo era una de las personas clonadas, y hasta creó un juego que duró tres años. Recientemente, su proyecto, “100 juegos en 5 años,” fue descrito por Patrick Klepek aquí en Waypoint. Él está, sin duda alguna, muy adentrado en una cultura de juegos que está dedicada a estirar los límites que la “cultura de juegos” ha creado para sí misma.

Publicidad

Captura de pantalla de 'Rust', cortesía de Facepunch

Sin embargo, la velocidad con la que Cox cambia su argumento a uno sobre “nosotros” falla en señalar el grado en el que esto cae directamente en los dueños de las plataformas. Los operadores de Steam están tomando una decisión sobre qué “cuenta” como pornografía y lo que no, y la forma en aplican esa regla (es la número dos, para que sepan) es importante para entender cómo es nuestra cultura de videojuegos.


Relacionados: Nos hacen falta juegos que tomen riesgos con franquicias conocidas


Los argumentos de Cox no serán sorprendentes para los que han seguido el trabajo de otros críticos vocales en la cultura de juegos contemporánea como Liz Ryerson o Lana Polansky, quienes son incisivas en sus críticas y el contexto en el que existen, o el trabajo de thecatemites, quien a menudo compara los diseños de juegos contemporáneos contra ellos mismos para demostrar la diferencia entre lo que esperamos de los juegos y lo que pueden hacer.

Entonces Cox tiene razón en decir que “nosotros” somos responsables por la cultura de juegos que creamos. Tú y yo, los temas que decidimos discutir, promover y criticar, tiene un efecto material en el mundo. Pero lo que “nosotros” no tenemos es la habilidad de sacar un juego de órbita y obstruir su acceso a (más o menos) 67 millones de jugadores activos. Cuando Valve decide qué se queda y qué no, literalmente mueve el marco de referencia de lo que la cultura de juegos PC entiende como aceptable e inaceptable.

Publicidad

Captura de pantalla de 'The Tearoom' cortesía de Robert Yang

La historia de cómo quitaron You Must Be 18 Or Older To Enter de Steam es un marcador importante de dónde está la cultura de juegos hoy en día, como Cox sugiere; pero también es otro momento donde una plataforma con una cantidad inmensa de poder está haciendo que un desarrollador se apegue a un estándar arbitrario que claramente no se aplica en todos los sectores. Esto se trata aún menos de la pornografía y lo que “nosotros” consideramos como aceptable, y más sobre el hecho de que “nosotros”, ya sea un YouTuber con millones de suscriptores o un creador de juegos independiente, casi no tenemos ningún poder significativo cuando se trata de aplicar las políticas y procedimientos de Steam aparentemente arbitrarios.


Relacionados: Los efectos de sonido en 'Super Mario Odyssey' también son una genialidad


Nos podemos meter a un tag de Steam como “Nudity” (desnudez) y encontrar decenas de juegos que claramente violan la regla contra la pornografía y aunque señalar esta hipocresía puede ser benéfico, creo que será mejor decir que Valve es caprichoso con la forma en que interactúa con el contenido en su plataforma. Como Motherboard reportó en Octubre, Steam está lleno de nazis y supremacistas blancos. Valve no se mete con Steam hasta que en verdad lo hace y no hay una forma predecible de que un desarrollador sepa cuándo será castigado por los dioses. [Nota: contactamos a Valve para pedir un comentario pero no hemos recibido respuesta].

Nos podemos meter a un tag de Steam como “Nudity” (desnudez) y encontrar decenas de juegos que claramente violan la regla contra la pornografía y aunque señalar esta hipocresía puede ser benéfico, creo que será mejor decir que Valve es caprichoso con la forma en que interactúa con el contenido en su plataforma. Como Motherboard reportó en Octubre, Steam está lleno de nazis y supremacistas blancos. Valve no se mete con Steam hasta que en verdad lo hace y no hay una forma predecible de que un desarrollador sepa cuándo será castigado por los dioses. [Nota: contactamos a Valve para pedir un comentario pero no hemos recibido respuesta].

Como Cox, yo creo que la cultura de videojuegos debería tener prioridades diferentes cuando se trata de entender asuntos “adultos” como la violencia y el sexo. También creo firmemente que esto no puede pasar sin que las plataformas reconozcan, y tomen enserio, su papel en establecer estándares sobre lo que es aceptable dentro de su plataforma y luego ser consistentes en su aplicación. Si las compañías siguen jugando y evaluando cada caso de manera individual, entonces todo puede incluirse o excluirse dependiendo del humor de quien esté viendo la pantalla del administrador en cualquier momento. Valve tiene que reconocer que es un administrador de la cultura, no sólo un facilitador y hasta que eso suceda veremos más casos como este.