Arcade Fire aún rifa, y es una lástima que 'Everything Now' no
Todas las fotos cortesía de Apple Music

Arcade Fire aún rifa, y es una lástima que 'Everything Now' no

Ver el increíble show en vivo de la banda de Montreal en NYC es poner en perspectiva su actual bache creativo.

Cuando HBO anunció recientemente Confederate, una serie de televisión que imagina un Estados Unidos en donde los Estados del sur hubieran ganado la Guerra Civil, la reacción generalizada fue poner los ojos en blanco de disgusto. Se podría argumentar que este programa, al igual que el "revolucionario" comercial de Pepsi de Kendall Jenner, es un ejemplo de cómo los grandes medios de comunicación no entienden lo que la gente encuentra fascinante o necesario de ver en un mundo en flujo. Nadie quiere entretenerse con fantasías fascistas si están a su alrededor. Necesitas construcción para contrarrestar la desintegración de la humanidad. Eso o escapar. Arcade Fire se especializaba en el arte que atraía de ambos: música ornamentada con arreglos para subir el ánimo, al servicio de la inocencia infantil y la esperanza. Que M. O. haya fracasado como la satírica campaña de promoción de el nuevo álbum de la banda Everything Now, podría ser calificado como algo confuso en el mejor de los casos, o como repulsivo en el peor de ellos. El álbum es hasta ahora el peor recibido en una discografía que, después de años de alabanza y adulación, en realidad sigue vigente, sobretodo en un set en vivo.

Publicidad

Esa encrucijada fue capturada en el show de Arcade Fire del 27 de julio en el Grand Prospect Theatre de Brooklyn, un evento que fue producido y transmitido por Apple Music (La verdad completa: Apple me invitó al concierto y sin pagar ni un solo peso). Banners de compañías falsas nombradas por canciones de Everything Now colgadas alrededor del lugar, aunque más allá del sarcástico grito de Win Butler de "Química… sólo son una gran compañía", y la destrucción repetida de cajas de cereales Creature Comfort (algunos Cheerios al final), el chiste quedó en los anuncios falsos a la entrada del venue. Se veían profesionales y comprometidos con la música, como si nada hubiera cambiado desde The Suburbs. Para hacer una comparación cansada pero eficaz, no era como el U2 de los 90 que estaba en la cumbre de su carrera, con ironía y suntuosidad pura. La música, que provenía esencialmente de sus álbumes más viejos, fue tocada con una fuerza verdadera y sin tanto mame, retomando el trabajo de una banda que surgió como un híbrido extraño y vertiginoso de Neutral Milk Hotel y Godspeed You! Black Emperor años atrás. Pero el intento desenfocado de sátira a través del diseño escénico sólo amplificó el problema principal de Everything Now como un todo; regurgita la distopía en ciernes de 2017 sobre su audiencia, sin comentarios, ideas o soluciones – al menos no importantes.

En efecto hubo soluciones en el pasado; descabelladas, pero soluciones al fin y al cabo. La tesis de Funeral era que la humanidad no llegará a ninguna parte a menos que hagamos algo al respecto: "ponla en… tus… ¡MANOS!" y "dormir es darse por vencido / sin importar el tiempo que sea" sirviendo este par de frases como las ideas más sintéticas de lo antes mencionado. Eran canciones sobre el movimiento y la imaginación, respondiendo a la pregunta de "¿qué hacemos ahora?" con un salvaje "no sé, ¡pero hay que hacer que las cosas SUCEDAN!". En otro momento, The Suburbs proveía poca esperanza a sus hijos perdidos, aunque esas experiencias les dieron romance y validación, convirtiendo historias particulares en universales. Esta empatía ha sido reemplazada por la insidiosa burla de "Creature Comfort" y la molestía de "Signs of Life", al igual que la plana "Chemistry". Esta bancarrota espiritual no es, sin embargo, veneno para los logros anteriores de la banda. Francamente, es difícil pensar en la muerte del alma humana cuando su catálogo es así de compreso.

Publicidad

Un concierto de Arcade Fire en su máxima potencia es, simple y llanamente, lo pinches mejor del mundo. El espacio tan pequeño que es el Grand Prospect Theatre, además de un diseño de escenario in-the-round que hizo énfasis en el clásico cambio de instrumentos de la banda, dio al set cierto sentido rudimentario y de caos sorpresivo. Clásicos antiguos como "Rebellion (Lies)" y "Ready to Start" fueron tocados con una ferocidad controlada y bondadosa, y "Sprawl II" (tal vez el que es aún el logro más grande de la banda) brilló como siempre debió hacerlo. Incluso los cortes de Reflektor sonaban ahora como parte de la familia; la canción homónima del disco impulsó la energía dance floor del álbum, pasando cuidadosamente a una climática interpretación de "Power Out" de Funeral. Al haber visto a esta banda tocar en vivo anteriormente, escuchar y ver estas canciones chocar con una audiencia de carne y hueso confirma que siguen teniendo ese efecto de "hora mágica". Sabes que es cursi admitirlo, pero te sientes afortunado de haber sido parte de ello.

Esta es la razón por la que la era de Everything Now socava a Arcade Fire. Sobresalen en la transformación de lo íntimo y, posiblemente, de lo vergonzoso a lo grandioso y positivo de la vida. Tratar de asumir los males centrales de este mundo es mucho más difícil cuando uno sólo puede concentrarse y extraer lo malo del ruido circundante, en lugar de buscar lo bueno dentro de él. Las batallas contra el capitalismo actual, los neonazis en el poder y la peligrosa desinformación son dignas de ser combatidas, pero no a través de ser ignoradas. Después de todo, este año hemos aprendido que consumir corrupción no paga dividendos, y que enfocarse en uno mismo es el mejor primer paso para hacer cambios verdaderos. Es frustrante desde cualquier ángulo.

Publicidad

El concierto en Brooklyn terminó con el habitual final de "Wake Up", pero hubo un encore que consistió en la profecía pseudo-apocalíptica de "Neon Bible" ("no hay muchas posibilidades de sobrevivir") y un repentino reprise de "Everything Now" cantada sobre la voz al unísono de la gente que se sentía ya en una atmósfera festiva. Casi al principio del concierto, Butler, después de anunciar la solidaridad con la comunidad transgénero, expresó su rechazo ante el maltrato del régimen de Trump a su país de origen. "Por favor, díganos si hay algo que podamos hacer para ayudar", suspiró. Tal vez ya no son el hombre o la banda que suenan como si quisieran resolver los males del mundo con simples propósitos y secciones de cuerdas. En cambio, están cansados y rotos, obligados a decir algo, pero vacíos. A veces necesitas descansar. A veces las respuestas simplemente no están allí. Tómatelo con calma y prueba otro día.

Todavía amo a esta banda, y el concierto en Brooklyn no hizo mas que reafirmar esa sensación. No tuvieron éxito esta vez, pero ya lo han hecho muchas otras veces. Un tropiezo no es una caída. Aún puedes levantarte.

Escucha Everything Now abajo:

Sigue a Noisey en Facebook.