FYI.

This story is over 5 years old.

Estados Unidos

Salarios o reforma migratoria: ¿qué priorizan los latinos a la hora de votar en EEUU?

El candidato demócrata, Bernie Sanders, parece seducir a los votantes latinos con su plan económico. Martin O'Malley, que había centrado su campaña en los derechos para los inmigrantes, no consiguió ni el 1 por ciento y declinó su candidatura.
2.2.16
Imagen vía VICE News
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Angélica Serrano todavía llora cuando recuerda su caminata de dos días por el desierto de México para entrar ilegalmente a EEUU junto con otras 20 personas, incluyendo a su bebé de un año pegado a su pecho. Ella llegó a Arizona hace 23 años, y desde entonces ha creado un hogar en Des Moines, Iowa, donde participó por primera vez en los caucus la noche del lunes. Su hijo, que ahora tiene 24, le hizo de traductor para ayudarla a entender el complicado proceso de votación. Ella apoya al candidato socialista Bernie Sanders, en la elección Demócrata.

"Un montón de gente de mi comunidad lo apoya", dice. "Nunca había votado, pero siento que [Sanders] necesita mi apoyo".

Publicidad

La población de Iowa es mayoritariamente blanca, pero los inmigrantes como Serrano — incluyendo latinos, asiáticos y otros — representan una proporción cada vez mayor [4,8 por ciento] de los 3,1 millones de residentes del estado, de acuerdo con la Oficina del Censo de Estados Unidos. Más de un tercio de los inmigrantes son ciudadanos nacionalizados estadounidenses, lo que significa que pueden votar.

Por el Partido Demócrata, la principal candidata Hillary Clinton obtuvo el 49,9 por ciento de los votos y su principal competidor Sanders obtuvo el 49,5 por ciento. Martin O'Malley, quien había adoptado un fuerte discurso para una reforma migratoria, retiró su candidatura presidencial tras no alcanzar ni un solo punto porcentual.

O'Malley había manifestado durante su campaña su intención de abogar en nombre de los inmigrantes indocumentados, ya que estos no pueden votar.

Todo lo que debes saber sobre los caucus de Iowa, inicio de la carrera presidencial en EEUU. Leer más aquí.

"Si no fuera por él, no habría debate sobre la inmigración en el Partido Demócrata", se leía en un artículo de opinión de Gaby Pacheco, una eminente activista por los derechos de los inmigrantes, publicado en Univision y BuzzFeed. Pacheco es también una "dreamer" [soñadora], término adoptado para referirse a los jóvenes indocumentados que llegaron al país siendo niños.

En contraposición, Hillary Clinton había dicho el verano pasado que los menores no acompañados procedentes de Centroamérica y que cruzan ilegalmente la frontera hacia los EEUU "deben ser enviados de vuelta". Clinton hizo esta declaración en junio de 2014 en una entrevista con la CNN, pero luego agregó que también pensaba que los niños, que a menudo huyen de la violencia en su país de origen, deben reunirse con sus familias.

Publicidad

'Niños en fuga', el drama de la travesía de miles de menores centroamericanos hacía EEUU. Leer más aquí.

Sanders anunció su plan de reforma migratoria el pasado verano, y expuso la necesidad de dar estatus legal a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados que residen en EEUU. Pero al mismo tiempo, el senador de Vermont expresó su preocupación ante una hipotética apertura de las fronteras, la cual aumentaría el desempleo y bajaría los salarios.

Serrano, quien trabaja de cocinera en McDonalds y ha criado a tres hijos con un salario de 9,90 dólares por hora, dice que apoya a Sanders más por su plataforma de reforma económica y postura respecto a los sindicatos que por su posición en materia de inmigración.

Sobreviven a 'La Bestia', pero terminan detenidos por la policía fronteriza de EEUU. Leer más aquí.

Su salario en la cadena de comida rápida se ha mantenido igual en los últimos 17 años. El jueves pasado se manifestó junto a 11 compañeros de trabajo y unos 1.000 trabajadores que se unieron para reclamar un salario mínimo de 15 dólares por hora y una mejora en las condiciones de trabajo.

Tanto Sanders como O'Malley habían apoyado los 15 dólares por hora de salario mínimo, mientras que Clinton defendió un mínimo de 12 dólares por hora.

"Fue muy duro criar niños con ese salario y también estresante porque si pagaba una factura luego ya no podía pagar otra", cuenta Serrano. "Todavía estoy pagando mis deudas por el dinero que pedí prestado para vivir".

Sigue a Liz Fields en Twitter: @lianzifields

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs