guerras y conflictos

Obama visitará Hiroshima pero no quiere disculparse por el lanzamiento de la bomba atómica

La bomba fue arrojada por un avión de guerra de EEUU sobre la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, y mató instantáneamente a entre 60.000 y 80.000 personas. Otras 192.000 murieron después, a causa de las heridas y la radiación.
10.5.16
Imagen vía Wikimedia Commons.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El presidente estadounidense, Barack Obama, va a visitar Hiroshima a finales de este mes. Es la primera vez que lo hace un mandatario de Estados Unidos. No obstante, no va a ofrecer disculpas por la bomba atómica que el gobierno estadounidense lanzó durante la Segunda Guerra Mundial, señaló la Casa Blanca este martes.

La bomba fue arrojada por un avión de guerra de Estados Unidos sobre la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945, y mató instantáneamente a entre 60.000 y 80.000 personas. Asimismo, otras 192.020 murieron después a causa de las heridas y la radiación. La de Hiroshima fue la primera bomba atómica que se utilizó en una guerra. El bombardeo de la ciudad de Nagasaki, realizado tres días después, mató a entre 38.000 y 80.000 personas, la mitad murió el primer día. Japón se rindió seis días después.

'El presidente Obama está tomando una decisión política muy delicada al venir a Hiroshima'.

La visita de Obama del próximo 27 de mayo es un intento por "realzar su compromiso para buscar la paz y la seguridad en un mundo sin armas nucleares", dijo la Casa Blanca en un comunicado. Va a visitar la ciudad junto a Shinzo Abe, primer ministro de Japón.

"No volverá a examinar la decisión del uso de la bomba atómica al final de la Segunda Guerra Mundial, sino que va a ofrecer una visión centrada en un futuro compartido", escribió en un blog Ben Rhodes, diputado del Consejo Nacional de Seguridad Nacional.

Estos son los riesgos de reabrir una central nuclear en España. Leer más aquí.

Una disculpa presidencial sería controversial en los Estados Unidos, donde muchos ven el lanzamiento de las bombas en Hiroshima y Nagasaki como una justificación para terminar la guerra y salvar vidas estadounidenses.

Sin embargo, la mayoría de los japoneses piensan que el uso de las bombas fue injustificado.

Publicidad

"Si el presidente viniera y viera lo que realmente pasó aquí, y eso significara un paso en el camino para la abolición del armamento nuclear en el futuro, no creo que necesite disculparse", señaló a Reuters Takeshi Masuda, un maestro de 91 años de edad. "Esto ha sido muy difícil para aquellos que perdieron a miembros de su familia. Pero si exigimos disculpas, eso no va a hacer que regresen", dijo.

'El sol se está cayendo'.

La madre de Masuda falleció unas semanas después de haber estado atrapada en el ataque nuclear. En las escuelas en las que dio clases después de la Segunda Guerra Mundial, los estudiantes quedaron huérfanos, y otros severamente quemados.

Miki Tsukishita, de 75 años, recuerda algo brillante cayendo del cielo de Hiroshima en esa mañana de agosto de 1945. Él corrió hacia su casa gritando: "El sol se está cayendo".

Tsukishita estaba entre los que colocaron un anuncio en el Washington Post en 1983, instando al presidente Ronald Reagan para visitar Hiroshima.

En ese sentido, quiere que Obama — el presidente que recibió el Premio Nobel de la Paz, en parte, por su empuje para el desarme nuclear — use su influencia y persuada a los líderes de otros países en donde se desarrollan armas nucleares para que también visiten Hiroshima, y puedan entender así la inhumanidad de las armas atómicas.

En imágenes: la vida salvaje ha vuelto a Chernobyl de forma increíble. Leer más aquí.

"Lo que realmente importa no es la repetición de la tragedia. Yo quiero que [Obama] diga a otros estados nucleares que ha venido a Hiroshima, y que ellos también deberían hacerlo", dijo.

Hiroshi Harada, un ex jefe del Museo de la Bomba Atómica que el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, visitó el mes pasado, tenía seis años cuando cayó la bomba.

"En ese momento, vimos personas quemadas, con su piel derretida o las extremidades separadas. No sería probable que los supervivientes estuvieran en un ambiente alegre y acogedor", dijo Harada. "Pero el presidente Obama está tomando una decisión política muy delicada al venir a Hiroshima. Quiero aceptar su visita con la esperanza de que conduzca a la acción siguiente [de abolir de las armas nucleares]."

La visita de Obama a Hiroshima está programada para finales de este mes, y coincidirá con la Cumbre del G-7, a la que también asistirá. También visitará Vietnam por décima vez durante su presidencia.

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs_