Me chingué la rodilla

De la cantera al periodismo: mi paso por el futbol mexicano

Descubrí que si mi sueño de vivir del futbol no se cumplía estando dentro de una cancha, se cumpliría fuera de ella.
2.8.18

A los 15 años decidí que quería ser futbolista profesional. De eso a que en realidad suceda hay un camino larguísimo. En un país en donde quizás diez millones de mexicanos juegan a lo mismo, a tratar de ser futbolistas profesionales, pocos son los que lo logran. No fue mi caso.

Mis padres me llevaron en muchas ocasiones a los entrenamientos, aún cuando una distancia de una hora y media separaba mi casa de la cancha, en Ciudad Universitaria. Mi madre en muchas ocasiones me esperaba dos horas en el coche mientras yo recibía indicaciones de entrenadores como Domingo De La Mora, Salvador Ruíz, y hasta “La Cobra” Muñante, todos ex futbolistas.

Publicidad

Regresando un día del entrenamiento, durante la comida, le conté a mi papá que un tal Muñante nos entrenaba técnica los miércoles. Su reacción fue de sorpresa, y ese día me enseñó que era una leyenda. Es considerado uno de los tres mejores extremos durante el mundial de México 1970, época en la que los clubes y selecciones tenían en general un futbolista habilidoso pegado a la banda. Ese era “La Cobra”, escurridizo, hábil, encarador que defendía los colores de su país, Perú.

Ir al estadio y escuchar el himno universitario siempre ha sido para mí un orgullo. Los Pumas son un equipo que significa mucho en mi vida. Me hicieron descubrir que si mi sueño de vivir del futbol no se cumplía estando dentro de una cancha, se cumpliría fuera de ella.

Finalmente, después de tres años de no ver mayor claridad decidí colgar los botines. Me fui a estudiar periodismo, carrera que me abrió las puertas al mundo de la televisión. Es algo muy parecido con ser jugador profesional, donde lo difícil no es llegar, sino mantenerse.

Este año cumplo 14 años trabajando para diferentes medios, uno de ellos me llevó a estar de cerca nuevamente con los Pumas. En mi primera temporada cubriendo cómo periodista al equipo comenzó siendo líder general en las primeras seis fechas del campeonato. La nostalgia siempre vivía en mí cuando cruzaba el largo túnel que dividía a Cantera del resto del mundo. Hacer una entrevista o cubrir una conferencia de prensa siempre me traía unas ganas inmensas de regresar el tiempo, hacer algunas cosas distintas para haber logrado ese sueño de ser una figura en el futbol.

Apenas van dos fechas desde que arrancó la Liga en México y Pumas está en la cima. Es muy temprano para vaticinar si será una temporada extraordinaria o si pasarán a la mediocridad como en años anteriores, pero al menos se ve un equipo que ya no depende de un solo jugador. Trajeron refuerzos que podrán dar resultados. Escuchar el himno, ir a Ciudad Universitaria un domingo, bajo los rayos del sol y mientras te tomas una cerveza tibia, es una experiencia que nadie debería de dejar pasar.