Actualidad

El presidente de El Salvador bromea con ser un dictador, pero quizás sí lo sea...

Después de tuitear sobre el poder militar y la posibilidad de extender su mandato, Nayib Bukele cambió su foto de perfil por una imagen del personaje de Sacha Baron Cohen en la película "El dictador".
4.2.21
El 26 de enero, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de 39 años, cambió brevemente su foto de perfil a una imagen de Sacha Baron Cohen de la película El dictador. Foto de la cuenta de Twitter de Bukele.
El 26 de enero, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de 39 años, cambió su foto de perfil por una imagen de Sacha Baron Cohen de la película El dictador. Foto de la cuenta de Twitter de Bukele.

SAN SALVADOR, El Salvador - Puede ser que Donald Trump esté fuera del gobierno y que lo hayan expulsado de las redes sociales, pero otros líderes mundiales siguen encontrando formas de incendiar el internet.

El 26 de enero, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de 39 años, hizo que Twitter cayera en picada cuando cambió momentáneamente su foto de perfil por una imagen de Sacha Baron Cohen en la película El dictador, donde el actor inglés interpreta, como era de esperar, a un dictador autoritario.

Publicidad

Si bien la broma puede parecer inofensiva para los extranjeros, en el país se produjo tras un feroz debate sobre el abuso de poder de un aliado de Bukele contra una rival política del presidente, y comentarios controvertidos sobre la extensión del mandato presidencial.

No es la primera vez que Bukele bromea en redes sociales sobre ser un tirano: después de despedir a docenas de funcionarios públicos cuando asumió el cargo en 2019, tuiteó la palabra "DRACARYS" que usa una gobernante de Game of Thrones para ordenar a sus dragones quemar todo a su paso. Pero este último tuit fue especialmente preocupante para los espectadores.

El 18 de enero, cuando los medios locales informaron que el gobierno esperaba extender los mandatos presidenciales de cinco a seis años, Bukele recurrió a Twitter para preguntar "¿Solo seis años? Qué poquito…" seguido de un emoji de risa. El Salvador no permite que los presidentes se postulen para la reelección hasta después de 10 años o hasta que hayan pasado dos mandatos, aunque actualmente el vicepresidente del país está liderando una iniciativa para reformar la constitución para permitir la extensión, y después del tuit de Bukele, muchos se preguntaron por cuánto tiempo.

El Salvador celebrará elecciones legislativas y municipales el 28 de febrero que decidirán el parlamento y los funcionarios locales de todo el país, y las encuestas de opinión pública sugieren que el partido de Bukele, Nuevas Ideas, ganará la mayoría. Sin embargo, el exmagistrado de la Sala de lo Constitucional de El Salvador, Rodolfo González, duda que el gobierno pueda extender el mandato de Bukele antes de que deje el cargo.

Publicidad

“En tres años no van a lograr un cambio de órgano judicial, lo digo desde mi experiencia trabajando dentro de él”, dijo González. “Aunque no tengo duda de que quiera hacerlo”.

Y aunque el martes de la semana pasada, Bukele se comparó públicamente con un dictador, González no llegaría tan lejos.

“Aunque no podemos llamarlo dictador, puedo decir que en el presidente Bukele veo actitudes autoritarias”.

El ascenso de Bukele se produjo en medio de un período de populistas externos en toda la región, como el presidente Jair Bolsonaro en Brasil y el expresidente de Estados Unidos, Trump, y del mismo modo, también ha tenido una relación agresiva y tensa con los medios locales. Sin embargo, el ascenso de Bukele fue notable por ser joven y usar las redes sociales, desde Twitter hasta Tik Tok. A menudo ha sido fotografiado con gorras al revés o ropa informal y en 2019 se convirtió en el primer presidente desde la guerra civil de El Salvador en la década de 1980 en ganar una elección fuera de sus dos principales partidos políticos establecidos.

Pero desde que asumió el cargo, su gobierno y su partido se han visto sacudidos por numerosos escándalos, desde supuestamente negociar acuerdos con la MS-13 hasta el mal uso de fondos públicos.

Sin embargo, cambiar su foto por la del almirante general Haffaz Aladeen, del personaje de Baron Cohen, un dictador infantil que divulga una retórica sexista y antisemita, y ordena el asesinato de sus ayudantes y rivales, pareció especialmente de mal gusto. La oficina de Bukele no respondió a las solicitudes de comentarios de VICE World News.

Publicidad

La raíz del último estallido de Twitter fue la suspensión el 26 de enero de la candidatura de un popular funcionario del gobierno que hace poco se unió al partido de Bukele, Walter Araujo. Quería postularse para las elecciones locales programadas para el 28 de febrero. Araujo ha sido acusado de acosar a una política de un partido de oposición, Bertha María Deleón, quien ha criticado abiertamente la presidencia de Bukele.

“Desde julio de 2019 comencé a criticar la imprudencia del presidente Bukele en algunas de sus decisiones y nombramientos de funcionarios. Entonces, empecé a ser el foco de las incesantes burlas de Walter Araujo”, le dijo Deleón a VICE World News. “Me difamó, hizo memes, me denigró, inventó información falsa sobre supuestos escándalos sexuales que me involucraban. En otras palabras, pura violencia de género”.

La reciente decisión judicial de suspender la campaña de Aruajo no le cayó bien a Bukele, quien, según informes, le pidió al Fiscal General del país no procesar a Araujo, quien luego desafió los deseos del presidente y ordenó su suspensión de la próxima votación.

“Esta resolución es una esperanza para las mujeres de El Salvador porque tenemos miedo, incluyéndome”, dijo Deleón. “[Bukele] lo está protegiendo y está cometiendo corrupción porque es una influencia indebida querer que no enjuicien a alguien que cometió un delito. Esto inhibe a las mujeres que son objeto de violencia todos los días”.

Publicidad

Molesto por el fallo de la corte, Bukele recurrió a Twitter. Primero, publicó un emoji de un peón de ajedrez, seguido de una foto sin título de soldados enmascarados sosteniendo armas grandes. Luego, cambió su foto de perfil por la imagen de Baron Cohen de un dictador.

Deleón calificó la reacción de Bukele en Twitter con la foto de hombres armados como "la reacción de una persona inmadura e incapaz".

“Lo cual es lamentable porque también se puede interpretar como una amenaza, sobre todo por la cultura del país en el que vivimos”, dijo Deleón. “Y si está promoviendo este mensaje del uso de las armas, del uso de la fuerza, es bastante preocupante en términos democráticos, recordemos lo que acaba de pasar en Estados Unidos por este tipo de comportamientos abusivos en el discurso del presidente".

Con las próximas elecciones legislativas y municipales, la tensión sigue creciendo en El Salvador.

“Tengo la impresión de que estos mensajes ambiguos que vimos en la cuenta del presidente están tratando de desviar y controlar el rumbo de la conversación hacia un lugar más cómodo para ellos, y lo lograron”, dijo Amparo Marroquín, académica de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) en El Salvador. Considera el episodio del martes de la semana pasada como una estrategia de comunicación que sirve como distracción.

Bukele, en su opinión, está tratando de reforzar un discurso que ya está en marcha, que es que "si va a ser un dictador, no importa porque está trabajando para el pueblo".