FYI.

This story is over 5 years old.

Este es el único médico en el mundo autorizado para tratar con LSD a sus pacientes

No es muy difícil conseguir ácido en 2015, pero sólo hay un hombre en el mundo con autorización legal para ofrecer un tratamiento a base de LSD.
Todas las fotos por el autor, a no ser que se especifique lo contrario.

No es muy difícil conseguir ácido en 2015. Mucha gente lo vende y mucha gente lo consume. Pero sólo hay un hombre en el mundo con autorización legal para ofrecer un tratamiento a base de dietilamida de ácido lisérgico.

Estamos hablando del Dr. Peter Gasser, el psiquiatra suizo que ha pasado casi una década dedicado a la investigación de sustancias psicodélicas, retomando el trabajo de Albert Hofmann, quien fue el primero en sintetizar e ingerir LSD, en 1966, año en que esta sustancia fue declarada ilegal y en el que prácticamente se abandonó toda investigación sobre ella. Hofmann se reunió con Gasser en varias ocasiones para dar su beneplácito a la incursión de este en el campo de la terapia experimental asistida con sustancias psicoactivas.

Publicidad

Gasser ha mostrado interés por los fármacos psicodélicos a partir de un enfoque médico desde que probó el LSD, hace casi 25 años. En 1988, la Oficina Federal de Salud Pública suiza concedió un permiso especial a varios psiquiatras para iniciar una investigación de la sustancia, pese a la prohibición mundial que había sobre ella. Él fue uno de los cinco médicos suizos autorizados para utilizar MDMA y LSD en sus estudios y para probar el tratamiento psicoactivo él mismo, hasta que, en 1993, Suiza volvió a establecer una prohibición sobre el LSD.

Pero el Dr. Gasser no tenía intención de dejar de usar el ácido en sus investigaciones. "La existencia de estas sustancias es una realidad, por lo que yo veo más útil investigar sobre sus posibles riesgos y beneficios que impedir que se haga", escribió en un boletín para la Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS, por su acrónimo inglés) en 1994. "Ignorar las sustancias prohibidas no evitará que sigan utilizándose con resultados destructivos de forma clandestina".

En 2007, el Ministerio de Salud suizo aprobó un estudio piloto de Gasser en el que se analizaban los efectos del ácido administrado a pacientes que sufrían de cáncer y otras enfermedades terminales y que contaba con el patrocinio de MAPS. Cada sujeto se sometió a dos sesiones de terapia con fármacos, con una interrupción entre ambas terapias. Después de siete años de investigación, el estudio se publicó finalmente el año pasado bajo el título "LSD-assisted psychotherapy for anxiety associated with a life-threatening disease: A qualitative study of acute and sustained subjective effects" (Psicoterapia asistida con LSD para el tratamiento de la ansiedad asociada a enfermedades potencialmente mortales: un estudio cualitativo de los efectos subjetivos agudos y sostenidos). Este ensayo fue el primero que se realizó de forma controlada en el siglo XXI.

Publicidad

"Varios sujetos murieron en el año posterior al ensayo, no sin antes vivir una aventura mental que pareció aliviar la penumbra existencial de sus últimos días", escribió el New York Times.

Gasser fue uno de los ponentes de la conferencia Horizons: Perspectives in Psychedelic Research, que tuvo lugar el año pasado en Nueva York. Tras presentar los datos de su estudio piloto, Gasser anunció que había logrado formalizar una petición al Gobierno suizo para que se aprobara el "uso compasivo"del LSD en terapia. Hoy continúa administrando la sustancia a sus pacientes, tanto de forma individual como colectiva. Actualmente tiene a su cargo a siete pacientes sometidos a tratamiento con LSD, tres de los cuales realizarán una sesión de diez horas este mismo mes.

El consultorio del Dr. Gasser se encuentra en una tranquila calle de Solothurn, un pueblo del noroeste del país helvético. Su aspecto recuerda al consultorio de cualquier otro profesional, con un sencillo cartel en la puerta y una sala de espera completamente blanca decorada con librerías, cuadros y flores. Lo único que podría resultar remotamente psicodélico es la propia sala de terapia, equipada con cómodos sofás y cojines en el suelo, una estatua de Buda y un equipo de música que le pone la banda sonora a los viajes guiados de Gasser.

Recientemente lo visité en su consultorio para hablar sobre su trabajo.

VICE: Eres la única persona del mundo que tiene autorización para administrar LSD en tratamientos terapéuticos, ¿verdad?

Publicidad

Peter Gasser: Sí, correcto. Curiosamente, mi amigo, el Dr. Peter Oehen, que vive cerca de aquí, hace lo mismo con MDMA. A él le concedieron un permiso para hacer un uso compasivo de MDMA en los tratamientos. Y el Dr. Torsten Passie [psiquiatra residente en Alemania] está tratando de obtener permiso para usar Bromo-LSD para el tratamiento de la cefalea en racimo, aunque por el momento no lo ha conseguido.

¿Qué crees que aporta el LSD a tu terapia y que no podías conseguir antes?

Estoy convencido de que el LSD aporta un beneficio extra a muchos pacientes. Lo experimenté yo mismo de joven cuando tuve la oportunidad. También lo he comprobado en el estudio que realicé y con los pacientes a los que he tratado con LSD. Creo que aporta otro elemento que no se logra con la terapia oral, Gestalt, terapias del comportamiento o cualquier otra. Esto no quiere decir que piense que es el único tratamiento, el verdadero o el mejor, sino que creo que debería tener su lugar entre los otros métodos existentes. Para muchas personas resulta muy útil entrar en un estado mental alterado y vivir, quizás, experiencias espirituales, experiencias importantes, algo que no se puede lograr con terapia normal.

¿Cuál es el perfil del paciente que recibe este tipo de terapia?

En el estudio con LSD trabajamos únicamente con pacientes con cáncer. Partíamos de la premisa de que una persona con una enfermedad potencialmente mortal se enfrenta a problemas existenciales, que a su vez pueden causar ansiedad. Tener un encuentro con uno mismo —que es en lo que puede convertirse una experiencia con LSD— puede ayudar a un paciente a lidiar con estas cuestiones vitales. Existen más posibilidades de estar relajado y receptivo, de forma que se reduce el nivel de ansiedad cuando se trata el tema de la muerte. Ahora estoy intentando explorar el potencial del LSD en pacientes con otros problemas.

Publicidad

Por supuesto, el caso de pacientes con cáncer es una situación especial, pero existen otros ejemplos en la vida en los que nos debemos enfrentar a cuestiones profundas y de gran importancia y en los que creo que el LSD puede ser de mucha utilidad. Lo difícil es decidir si debería ser un tratamiento exclusivo para pacientes o si también podría emplearse en personas saludables. Mucha gente sana toma esta sustancia cada fin de semana, claro está, y tiene experiencias positivas y significativas. Pero yo debo preguntarme a mí mismo qué afecciones médicas pueden mejorar con el uso del LSD y cuáles no.

Lo bueno del uso compasivo es que no sólo estoy limitado a usarlo en pacientes con cáncer, sino que puedo aplicarlo en pacientes con cualquier tipo de dolencia siempre que disponga de una buena teoría sobre los beneficios que aporta y una forma de justificarlo. Si el Gobierno de Suiza está de acuerdo, entonces tengo vía libre para usarla.

¿Ya tenías una relación profesional previa con los pacientes a los que propusiste someterse a este tratamiento? ¿o el uso compasivo te incitó a buscar y tratar nuevos pacientes que en tu opinión podrían beneficiarse de la terapia experimental?

De hecho, fue una mezcla de la dos cosas. El primer permiso que me concedieron fue para una paciente que llevaba mucho tiempo en tratamiento. Durante su infancia había sufrido abusos sexuales muy graves y hoy sufre de un trastorno de disociación. Pensé que podría ayudarla con LSD porque esta sustancia también es disociativa, de alguna forma, pero cuando se hace en un entorno seguro. Esta sustancia podía ayudarla a tener más control sobre su trastorno. Hablé del tema con el Gobierno suizo y me dieron permiso. Yo diría que está funcionando y que ella se ha beneficiado de la terapia. Ya lleva dos tratamientos con LSD y está muy contenta. Hay gente que me dice que ha probado varios tratamientos y que cree que el LSD podría ayudarle a dar un paso adelante.

Publicidad

¿Tienes cierta flexibilidad en la forma de administrar LSD a tus pacientes?

Sí, por supuesto, porque el uso compasivo no deja de ser una forma de tratamiento. Realmente estoy administrando el tratamiento que el paciente necesita. Puede que una persona se someta a una sesión con LSD y otra necesite ocho sesiones. Se trata de encontrar lo que sea apropiado para cada uno. En los ensayos había que administrar la misma dosis a cada paciente, pero esto es distinto.

¿Cómo decides las dosis y la frecuencia?

Tengo permiso para administrar hasta 200 microgramos en una sesión —fue el límite que solicité—, ya que es la misma dosis que utilizamos en el estudio. De todas formas, cuando es la primera vez que un paciente lo toma, solo administro 100 microgramos porque creo que es suficiente y en realidad es mejor. Si la dosis es muy alta, el paciente puede asustarse o puede ponerse tenso en lugar de relajarse. Depende de la situación y de lo que sea más apropiado para el paciente desde el punto de vista médico. Podría solicitar permiso para administrar dosis mayores, pero debería justificarlo. Lo mismo ocurre con la frecuencia del tratamiento.

¿Alguno de tus pacientes ha tratado de consumir alucinógenos después de haber hecho una sesión de tratamiento contigo?

Los sujetos del estudio dijeron que, para ellos, el aspecto más interesante no era la droga misma, sino la combinación de esta con la música y la orientación, el tratamiento en su conjunto. Esa es la gran diferencia. Ten en cuenta que prácticamente todos los pacientes a los que he tratado están en la segunda mitad de sus vidas. Si quisieran consumir drogas ya lo habrían hecho antes. Basta con salir de fiesta un fin de semana.

Publicidad

Cuando tomas LSD, no siempre es bueno todo. Puedes tener malas experiencias y quizás necesites un terapeuta o un orientador que te ayude a integrar o a aceptar esas vivencias complicadas.

¿Me podrías hablar de algún otro paciente que estés tratando? ¿Qué los llevó a este tipo de tratamiento y cómo decidiste que la terapia con LSD les resultaría beneficiosa?

Había un paciente muy interesante, un chico joven que está haciendo un doctorado en Filosofía y sufre un trastorno de ansiedad grave. Padece estrés debilitante cuando tiene que hacer actividades en grupo o hablar en un seminario. Ya ha hecho un tratamiento largo con terapia médica, psicológica y psicoanálisis jungiano. Le agrada su terapeuta, pero dice que sólo le ayuda hasta cierto punto, porque no es capaz de lidiar con su ansiedad social en un entorno tan controlado.

Acudió a mí y le dije que debería intentar participar en alguna de las sesiones de terapia en grupos pequeños que he estado organizando. No fue fácil convencer al Gobierno de que la terapia grupal era tan beneficiosa como la individual, pero hace poco también conseguí la aprobación. Supongo que el paciente esperaba que la terapia fuera individual e inicialmente le espantó la idea. En la sala sólo éramos tres pacientes y yo, pero para él fue un reto superar eso. Cuando salió me aseguró que había sido una experiencia fantástica. Dijo que había sido la primera vez en su vida que no se sentía amenazado en un entorno de grupo. Yo interpreté eso como un avance. Ahora va a intentar aplicar esa experiencia a su vida diaria y al entorno de trabajo. Lo curioso es que me aseguró que no sentía la necesidad de repetir una sesión de este tipo al menos por un tiempo. Primero prefiere trabajar el aspecto de la integración y volver a intentarlo en primavera.

Publicidad

¿Alguna vez has tenido una mala experiencia con un paciente?

Una vez tuve a una mujer de unos 74 años en una de las sesiones de grupo. Había sufrido migrañas desde joven, es decir, desde hacía más de 50 años. Se puso en contacto conmigo y me preguntó si mi terapia podría ser útil para tratar sus migrañas. Existen informes anecdóticos que aseguraban que sí era posible, así que pedí permiso al Gobierno para tratarla y me lo concedieron. Lo probamos y tuvo una muy mala experiencia. No confiaba demasiado en la situación o tal vez era demasiado pronto para ella, no lo sé. Estaba muy disgustada y estuvo enajenada durante toda la experiencia. Tuve que tener una charla intensa con ella para traerla de vuelta de su paranoia.

Finalmente logró calmarse y estuvo bien el resto del día, aunque dijo que la experiencia no la había ayudado con la migraña. Sin embargo, después desarrolló una perspectiva muy existencial de lo que había experimentado y creo que llegó a entender por qué había sentido esa alienación. Su sentimiento se produjo al darse cuenta de que estaba envejeciendo y de que su vida estaba lentamente llegando a su fin. Se le presentó con total claridad la soledad que uno puede experimentar en el ocaso de su vida. No fue fácil para ella. Cuando tomas LSD, no siempre es bueno todo. Puedes tener malas experiencias y quizás necesites un terapeuta o un orientador que te ayude a integrar o a aceptar esas vivencias complicadas.

Una carta de autorización emitida por el Ministerio de Salud suizo en la que se concede permiso al Dr. Gasser para tratar a un paciente con sesiones de LSD por un año. Lo más parecido a una receta médica que tiene el Dr. Gasser.

¿Por qué otros médicos o profesionales no han probado esta terapia? ¿Por qué tú? ¿Qué te hace especial?

¿Qué me hace especial? Creo que es el hecho de que llevo mucho tiempo interesado en estas sustancias. Pero también fue suerte obtener el permiso para llevar a cabo mi primer estudio sobre LSD, lo que me hizo ganar popularidad como investigador. Si el comité ético hubiera dicho que no, la cosa podía haberse quedado ahí. Pero los tiempos cambian y creo que ahora es más fácil obtener permisos y meterte en estas cosas. Creo que mucha gente no intenta tanto este tipo de cosas por el dinero. No te pagan y es algo que consume mucho tiempo. Por otra parte, para mí es muy gratificante. La gente acude a mí y se interesa por mi trabajo. Yo lo veo como una forma de abrirme al mundo.

Kevin Franciotti es un periodista independiente de Boston cuya anterior contribución sobre la investigación de sustancias psicodélicas apareció en la revista New Scientist y en Reason.com. Síguelo en Twitter.