FYI.

This story is over 5 years old.

peru

Perú permite a su Fuerza Aérea derribar aviones sospechosos de tráfico de droga

Perú es el mayor productor de cocaína del mundo, gran parte de la cual se traslada a Bolivia en pequeños aviones para, finalmente, llegar a los Estados Unidos.
24.8.15
Imagen por Carlos Mandujano/AFP/Getty Images

Perú se ha convertido en el último país de América del Sur en permitir que sus fuerzas militares puedan derribar aviones sospechosos de contrabando de drogas.

En un esfuerzo por reducir el desenfrenado tráfico de drogas, la semana pasada los legisladores peruanos dieron luz verde a los militares para derribar aviones sospechosos de transportar drogas ilegales. Perú es el mayor productor de cocaína del mundo, gran parte de la cual se traslada a Bolivia en pequeños aviones para, finalmente, llegar a los Estados Unidos.

Publicidad

La política del Perú no es única en la región. Colombia, Brasil, Venezuela, Honduras y Bolivia también tienen leyes que les permiten derribar presuntos vuelos de contrabando de drogas, a menudo ayudados por la inteligencia de los EEUU.

Sobre cómo Bolivia convenció a los campesinos más pobres de cultivar menos hoja de coca. Leer más aquí.

Pero la política conocida como la interdicción aérea no está exenta de controversia. Los países que permiten a sus militares derribar aviones están sujetos a estrictas regulaciones. Brasil, por ejemplo, aprobó una ley en 1998 que permite a sus militares apuntar hacia vuelos sospechosos de drogas, pero impone fuertes protocolos de seguridad para asegurar la exactitud y la ubicación antes de permitir a los militares abrir fuego contra los aviones.

Perú solía emplear esta práctica, pero se detuvo después de un incidente en 2001 cuando se mató a un misionero norteamericano y a su hijo. La Fuerza Aérea del Perú, con la ayuda de la CIA, identificó por error el avión del misionero como un avión de contrabando de drogas. Los EEUU se oponen a la reciente decisión de Perú de restablecer esta práctica, según Associated Press.

En 2012, los militares hondureños, con la ayuda de la inteligencia de los EEUU, derribaron dos aviones civiles sospechosos de transportar drogas ilícitas. Los aviones fueron derribados en el mar y no se recuperaron los cuerpos. Nunca se supo quién iba a bordo y si realmente estaban traficando con drogas.

Sendero Luminoso: la agónica lucha de la guerrilla peruana por su supervivencia. Leer más aquí.

Esta política ha sido criticada por su violación del acuerdo entre los EEUU y Honduras que prohíbe el derribo de aeronaves civiles. La operación de 2012 provocó la indignación en Honduras y llevó a suspender brevemente el apoyo de los EEUU para futuras operaciones antidrogas en el país. El senador Patrick Leahy, quien presidió la audiencia de supervisión de la Administración para el Control de Drogas [DEA por sus siglas en inglés] dijo al New York Times que la operación de 2012 "falló en su concepción, en su implementación y en sus consecuencias".

Se espera que el presidente de Perú, Ollanta Humala, firme para convertir el proyecto en ley. Humala prometió hacer de la lucha contra el tráfico de drogas una prioridad cuando llegó a la presidencia en 2011, y si bien su gobierno ha destruido un número récord de cultivos de coca, según la BBC, ha también sido criticado por no hacer lo suficiente para interrumpir las rutas aéreas a Bolivia.

Imagen vía Flickr