FYI.

This story is over 5 years old.

Europa podría llegar a utilizar drones y buques de guerra contra los traficantes de inmigrantes libios

Los ministros de Defensa y de Asuntos Exteriores de la UE acuerdan desplegar una misión naval contra los traficantes de inmigrantes libios. El plan, en cualquier caso, dependerá de la aprobación de la ONU.
Imagen por Antonio Calanni/AP

Funcionarios de alto rango aprobaron ayer la ofensiva dirigida a destruir los barcos de los traficantes de inmigrantes libios en lo que constituye una operación militar sin precedentes.

Los ministros de Defensa y de Asuntos Exteriores de la Unión Europea se han estado reuniendo en Bruselas para ultimar los flecos de una estrategia que pretende desplegar buques de guerra, drones y aviones de reconocimiento en las aguas cercanas a Libia y, posiblemente, también en la costa del país.

Publicidad

El lunes los funcionarios acordaron arrancar una ofensiva naval contra los traficantes. La misión, sin embargo, dependerá también de la aprobación de Naciones Unidas. "No haremos nada hasta que tengamos la orden de Naciones Unidas", declaró a Reuters Gerald Klug, ministro de Defensa austríaco.

La operación ha sido programada para el mes que viene, arrancará en Roma y dispondrá de tres fases: el espionaje de los traficantes, la inspección y detección de las embarcaciones y la destrucción de las mismas.

Entre los países que ya han prometido desplegar buques de guerra se encuentran Alemania, Gran Bretaña, Francia, España e Italia.

Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, dijo que parte de la vocación del encuentro del lunes consistía en empujar a Naciones Unidas a que actuara: "Hoy, lo más importante será tomar la decisión para establecer la operación marítima de la UE destinada a desmantelar las redes de traficantes de personas en el Mediterráneo" dijo. "Creo que después de que hayamos tomado la decisión de hoy es más que probable que el Consejo de Seguridad emita una resolución".

Al principio de la sesión, Mogherini dijo que esta era la oportunidad para los ministros reunidos para diseñar una "respuesta concreta" a los problemas de inmigración a los que se estaban enfrentando. También expresó que están intentando asociarse con las autoridades libias.

Publicidad

Cualquier operación que pueda desplegarse en territorio libio exigirá recibir una resolución basada en el capítulo VII de la Carta de la ONU, algo en lo que, según Mogherini, estaban trabajando para afianzar su base legal. Al mismo tiempo, Ibrahim Dabbashi, embajador libio en la ONU, declaró a la BBC que las propuestas le parecían preocupantes.

"El gobierno libio no ha sido consultado por la Unión Europea" dijo. "No nos han contado cuáles son sus intenciones ni qué clase de acciones militares van a ejecutar en nuestras aguas territoriales, lo cual es extremadamente preocupante".

Por primera vez, un barco de rescate privado transfiere migrantes a un buque de guerra del Reino Unido. Leer más aquí.

Más de 1.800 personas se han ahogado en aguas del Mediterráneo en lo que va de año. Para muchos, el trayecto en barco es solo una pequeño episodio en su viaje entero — algunos emigrados viajan durante meses antes de alcanzar Libia, en un plan desesperado por llegar a Europa.

En una entrevista concedida al Times de Polonia, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que la Unión Europea sería incapaz de asumir que todos los inmigrantes pretendiesen viajar hasta sus dominios, y que tendría que desarrollar una nueva política para decidir cómo negociar con ellos.

"Soy realista y pienso que lo primero que necesitamos es elaborar una nueva política de retorno; lo que sería un sistema de devolución".

Publicidad

Y añadió: "desde un punto de vista responsable solo podemos hablar de acoger a un grupo definido de inmigrantes… Aquellos que proclaman que abramos la puerta completamente están siendo unos cínicos porque saben que eso no es posible".

En febrero de este año el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), informó que había más de 18.700 entre refugiados y solicitantes de asilo sirios, en Libia, además de más de 4.600 eritreos, 5.300 palestinos y casi 2.400 somalíes.

Samer Haddadin, responsable de la misión de ACNUR en Libia, respondió al anuncio de las nuevas medidas diciendo que "todo lo que consista en facilitar protección o soluciones para los refugiados es bienvenido". En cualquier caso, Haddadin declaró a VICE News que "cualquier medida que dificulte la existencia de cualquier persona que necesita la protección internacional, deberá de ser evitada".

Si la nueva misión sigue adelante, Haddadin dijo que cree que tantos los refugiados como aquellos que buscan asilo tendrán que ser ayudados a través de otras medidas como "permitirles que se reúnan con sus familias, conseguirles visados humanitarios, aumentando el número de iniciativas para que puedan acceder a esos países, además de tratar la raíz de sus problemas", según declaró Haddadin. "La gente tiene que disponer de más soluciones legales para poder estar a salvo", añadió con énfasis.

Haddadin dijo que él no es un experto técnicamente, pero no cree que destruir los barcos vaya a ser demasiado efectivo y, en última instancia, solo será una solución temporal.

Publicidad

Luego añadió que no existe ninguna posibilidad de que ninguna acción europea desplegada en la costa pueda llegar a frenar realmente el flujo constante de emigrados en Libia. "Una persona que deja atrás cualquiera de los países subsaharianos pensando que él o ella será capaz de cruzar el mar… ¿Creen realmente que a esa persona le importan las medidas de seguridad una vez los traficantes le aseguran que todo irá bien? ¿Qué va a pensar esa persona si ya está en Libia después de haber atravesado varios países?

El antiguo almirante jefe de la armada británica Alan West declaró a la BBC que cree que el plan es "viable" y que "no entraña riesgos demasiado elevados". West continuó: "Creo que podríamos detener el flujo de toda esta gente intentando llegar al Mediterráneo" — que eso salvaría vidas y que cortaría en seco los ingresos de esos horribles traficantes, y creo que en cuestión de semanas estarán buscando otras formas de conseguirlo".

En cualquier caso, también consideró que la medida bien pueda no solucionar el problema de fondo.

En abril, un traficante de personas libio que se hizo llamar Hajj habló con el periódico británico Guardian sobre la procedencia de los barcos empleados por los traficantes — muchos de los cuales eran simples pesqueros adquiridos específicamente para esos desplazamientos.

"Una de las razones por las que el pescado [libio] es caro es la ausencia de pesqueros que salgan al mar a pescar. Están siendo usados todos por los traficantes", dijo.

Respecto a la posibilidad de una posible intervención de la UE, señaló que: "No me siento amenazado. Hace años que sucede, que hacen promesas y que nos amenazan. Harán otras cosas. ¿O qué van a hacer? ¿Plantar dos fragatas aquí? ¿En aguas libias? Eso es una invasión".

En cualquier caso, el contrabandista si reprendió a aquellos que rescatan a los inmigrantes pero que siguen dejando las embarcaciones a la deriva. ¿Por qué dejan los botes intactos?, se pregunta Hajj. "Eso nos ayuda porque todo lo que tenemos que hacer es salir de nuevo a la mar y remolcarlos hasta la orilla".

Sigue a Sally Hayden en Twitter: @sallyhayd