FYI.

This story is over 5 years old.

Estados Unidos

Sobreviven a 'La Bestia', pero terminan detenidos por la policía fronteriza de EEUU

Varios activistas migratorios hondureños resultaron heridos tras viajar en el peligroso tren conocido como 'La Bestia' y que circula por el norte de México. Han viajado con la esperanza de contarle a Barack Obama lo duro que es el trayecto a EEUU.
6.8.15
Des migrants originaires d’Amérique centrale utilisent des sacs-poubelles et des cartons pour se protéger de la pluie. Ils patientent sur le toit du Train de la Mort au milieu du Mexique, le 20 juin 2014. (Photo Rebecca Blackwell/AP Photo)

"Ha sido un viaje largo", explicaba gesticulando José Luis Hernández. Intentaba describir el viaje de casi 5.000 kilómetros entre Honduras y Washington DC. La manga de su camiseta aleteaba en el hueco donde debería de estar su brazo derecho.

Hernández es el presidente de la Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad (AMIREDIS), una organización comunitaria fundada en su ciudad natal, El Progreso, en Honduras. Los más de 50 miembros de la asociación fueron mutilados mientras se desplazaban en el tren de mercancías que recorre el norte de México y que es conocido como El tren de la Muerte o La Bestia.

Publicidad

Muchos de ellos fueron sometidos a tratamientos extensivos, a menudo a vida o muerte, en México, antes de ser deportados de nuevo a Honduras. Ahora el grupo suministra apoyo a otros que resultaron heridos y regresaron a El Progreso, y están involucrado en el activismo en todo lo que concierna a los migrantes y a los discapacitados.

A pesar del fracaso de sus anteriores tentativas por alcanzar Estados Unidos — aparte de los obvios peligros del trayecto —, el pasado 26 de febrero, Hernández y otros 16 activistas de AMIREDIS salieron de Honduras en una caravana rumbo a Washington DC, con la intención de acometer una campaña de concienciación sobre las circunstancias que llevan a mucha gente a embarcarse en el peligrosísimo periplo.

"Nos fuimos indocumentados, de la misma manera de la que nos fuimos cuando todavía estábamos físicamente bien", relata Hernández. "Conseguimos llevarnos las sillas de ruedas de algunos de nuestros amigos y meterlas en las balsas para cruzar los ríos. Mientras cruzábamos el río íbamos contando lo injusto que era hacerlo y cómo los seres humanos han convertido la existencia en una injusticia para mucha gente".

José Naín Gutiérrez muestra el dorso de la camiseta de AMIREDIS en la que se puede leer el número de contacto del grupo. (Foto de Angélika Albaladejo).

El objetivo fundamental de AMIREDIS — aunque improbable — es reunirse con Barack Obama para contarle y defender por qué Estados Unidos debería de detener su suministro de equipamiento militar y sus programas de entrenamiento en Centroamérica y México. A su juicio tales decisiones "solo han llevado a más violencia y más muertes". En lugar de más policía, AMIREDIS defiende que lo que necesitan estos países son "más trabajos, mejores salarios y mejores condiciones de trabajo".

Los activistas también están pidiendo a Estados Unidos que detengan sus deportaciones de migrantes indocumentados. AMIREIDS cree que las deportaciones solo contribuyen a aumentar los futuros ciclos de inmigración y a debilitar a los países de origen, debido a su fuerte dependencia de las devoluciones del extranjero.

Publicidad

Los miembros de AMIREDIS también quieren contarle a Obama que alrededor de 700 hondureños han sido mutilados en los últimos cuatro años mientras viajaban a bordo de La Bestia. Pese a todo, es probable que la cifra total sea mucho más elevada, puesto que se estima que medio millón de migrantes centroamericanos hacen uso del peligroso sistema de transporte cada años.

Los rápidos y aparatosos trenes son solo uno de los muchos peligros a los que se enfrentan los cientos de miles centroamericanos que huyen de la violencia, la depresión económica y de la persecución política de la que son víctimas en sus países de origen. Muchas mujeres y niñas son violadas mientras se dirigen a Estados Unidos y la extorsión y los abusos perpetrados por delincuentes, organizaciones criminales y fuerzas de seguridad corruptas, están a la orden del día de manera perturbadora.

Ha pasado más de un mes desde que los miembros de AMIREDIS pidieran audiencia en la Casa Blanca. Y todavía esperan que se les responda.

La UE está convirtiendo la inmigración y la seguridad fronteriza en un negocio privado. Leer más aquí. 

Después de viajar a través de Guatemala y de México, 13 miembros de la caravana de AMIREDIS alcanzaron el cruce fronterizo de Estados Unidos con México a través de Eagle Pass, Texas. Lo consiguieron el 19 de marzo. Sin embargo, en lugar de permitir que continuaran hasta Washington, las autoridades estadounidenses procedieron a arrestar al grupo y a enviarles al centro de retención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE en sus siglas inglesas) en Pearsall, Texas.

Publicidad

"Nos desplazamos hasta la frontera para que nos dieran permiso para ir a Washington", explicó Hernández. "Pero cuando llegamos al otro lado nos dijeron que no existía ningún permiso parecido… Y que lo único que nos quedaba por hacer era pedir asilo".

Los abogados para la Educación y los Servicios Legales para los Refugiados en Centros de Inmigrantes (RAICES), un grupo de asistencia humanitaria que se hizo cargo del caso de AMIREDIS, declaró que a los activistas detenidos no se les suministró el cuidado médico adecuado que requerían sus prótesis mientras estuvieron encarcelados. Además, algunos de ellos estuvieron sometidos a un trato "degradante, inhumano y peligroso".

José Naín Gutiérrez (al frente) y Freddy Vega Ardón participaron en una reunión en el centro de recursos centroamericanos (CARECEN) el pasado 18 de junio, justo el día después de haber llegado a Washington DC. (Foto de Angélika Albaladejo)

Hernández — que perdió su brazo derecho, su pierna derecha y la mayor parte de su mano izquierda a bordo de La Bestia, en 2005 — declaró que fue esposado confinado en una celda de aislamiento sin que mediara ninguna explicación. También contó que el personal del centro les trataba "como a delincuentes" y que les recordaban todo el tiempo que el centro de reclusión "no es un hotel".

El ICE emitió un comunicado en respuesta al requerimiento de que se manifestara sobre la situación. En el mismo, decía que, en parte, la agencia "está dedicada a asegurarse de que los individuos alojados en sus instalaciones reciben asistencia médica puntual y apropiada y que se ofrecen alojamientos razonables para los discapacitados".

Los miembros de AMIREDIS también señalaron que antes de ayudar a la organización, el gobierno hondureño intento disuadirles. AMIREDIS asegura que algunos de sus miembros fueron obligados a aceptar sus propias deportaciones después de recibir la visita, a finales de marzo, de funcionarios del consulado hondureño en Houston.

Publicidad

El portavoz de RAICES, Mohammed Abdollahi ratificó la versión y explicó que los funcionarios del Consulado se dedicaron "fundamentalmente a amenazar a los hombres" y "a tratar de eludir el proceso a seguir", con la complicidad de las autoridades de inmigración de Estados Unidos. Los múltiples intentos por conseguir que el consulado hondureño se manifestara al respecto, terminaron fracasando. Por su parte, la embajada de Honduras en Washington aseguró "no tener registro" de tales alegaciones.

Esclavas domésticas en España: las víctimas invisibles de la trata de seres humanos. Leer más aquí. 

Después de pasarse más de un mes en el centro de reclusión, los 11 activistas fueron liberados bajo palabra y empezaron a perseguir sus solicitudes de asilo en Estados Unidos. 8 miembros de la caravana siguieron consagrados a su misión y lograron llegar a Washington el pasado 17 de junio.

Desde entonces, los ocho discapacitados hondureños han celebrado encuentros comunitarios, ruedas de prensa y entrevistas a los medios de comunicación, y se han reunido con varios congresistas para expresar sus reservas ante la política de inmigración de Estados Unidos y su asistencia extranjera en Centroamérica.

Pero AMIREDIS asegura que la Casa Blanca todavía no ha respondido ninguna de sus peticiones por reunirse con Obama. La Casa Blanca tampoco contestó a las preguntas de VICE News.

Mientras el sentimiento en contra de la inmigración sigue siendo muy fuerte tanto en Estados Unidos como en casi todas partes, la mayoría de los miembros del grupo están esperanzados con que los legisladores de todos los países escucharán su mensaje y las voces de otros migrantes.

Publicidad

"No estamos aquí para señalar a nadie", dijo Hernández. "Pero estamos aquí, en el país más poderoso del mundo y creemos que podría ser muy importante para nuestro país prevenir esta clase de tragedia".

Migrantes han hecho 3.500 intentos para entrar en el Eurotúnel en las últimas 48 horas. Leer más aquí. 

En 2008, el año en que AMIREDIS fue fundada, el Banco Mundial estimó que casi uno de cada siete hondureños vive con menos de 1,25 dólares al día. Y, mientras tanto, su tasa de asesinatos, situada en 61 de cada 100.000 habitantes, le sitúa como uno de los países más peligrosos del mundo.

Sin embargo, las cosas se han complicado todavía más desde que el golpe de estado de 2009 derrocara al presidente de izquierdas Manuel Zelaya. En 2012, Honduras, un país en que viven 8 millones de habitantes, había alcanzado ya la tasa de asesinatos más alta del mundo, con un astronómica cifra de 90 muertes por cada 100.000 ciudadanos.

 Miembros de AMIREDIS posan para una foto junto al personal de CARECEN en Washington. (Foto de Angélika Albladejo)

Muchos expertos han vinculado el deterioro de la economía del país y el incremento de la violencia, al afilado aumento de migrantes, especialmente mujeres y niños, que intentan dejar Honduras por Estados Unidos.

Estados Unidos ha facilitado ya más de 1.000 millones de ayuda a Centroamérica en los últimos años y la administración Obama ha exigido recientemente otros 1.000 millones para ayudar a contener el incremento en el flujo de migrantes.

Los miembros de AMIREDIS dicen que el aumento de la inversión de Estados Unidos en Centroamérica podría ayudar, pero otros se preguntan cómo será distribuido el dinero. Tal es una preocupación que también comparte Roberta Jackson, la jefa de la diplomacia del departamento de Estado para Latinoamérica, quien recientemente había expresado que le preocupa que el congreso "solo vaya autorizar la parte de seguridad" de toda la ayuda propuesta.

"La única manera en la que se va a detener la migración es atacando su raíz. Se trata de ofrecer trabajos, de crear oportunidades, de asegurarse de que los niños puedan ir a la escuela", matizó Efraín Vásquez. "Nada quiere migrar de su país, sin embargo, son las condiciones de vida las que obligan a la gente a dejar su tierra y enfrentarse a la peor pesadilla de sus vidas".

"Nuestra lucha no es solo para los que han sido mutilados" añadió Hernández. "También lo es para los miles de migrantes que están pensando en hacer el viaje y también para los millones de ellos que viven aquí ahora".

Relacionado: Mira el tráiler del nuevo documental de VICE News: "Salvando las vidas de los migrantes en el mar".

España rechaza reubicar a 4.288 refugiados propuestos por la UE y acogerá a 1.300. Leer más aquí.