FYI.

This story is over 5 years old.

La comunidad judía da el visto bueno a la marihuana terapéutica en Nueva York

La Orthodox Union, que dispensa “el sello de calidad kosher más prestigioso y reconocido del mundo”, ha bendecido cartuchos de vaporizadores, pastillas y aceites de cannabis de una empresa especializada en producción de productos derivados del cannabis.
Immagine di Christopher Thomas
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La Orthodox Union, que presume de ser "la dispensadora del certificado Kosher más prestigioso y reconocido", ha resuelto tras casi un año de deliberación que la marihuana no solo es aceptable bajo la ley judía, sino que emplearla cuando se está enfermo es un mitzvah — el equivalente judío a hacer una buena obra. La nueva resolución significa que, en adelante, los dispensadores neoyorquinos podrán almacenar en sus estanterías la llamada variedad de marihuana conocida como Kosher Kush, una vez se ponga en funcionamiento el programa de divulgación de marihuana con fines terapéuticos.

El pasado mes de febrero el periódico judío The Forward informaba que la agencia de certificación de calidad kosher Orthodox Union está en conversaciones con distintos productores de marihuana terapéutica neoyorquina para evaluar si su producto respeta la ley judía. En el mundo judío aquellas plantas que no han sido procesadas son consideradas kosher de manera automática. Sin embargo, corresponderá a los rabinos determinar qué sucede con otros derivados de la marihuana, ya sea comestibles o en pastilla, para dilucidar si pueden o no ingerirse de acuerdo con la ley judía.

Publicidad

El miércoles pasado Vireo Health New York, un enorme productor de marihuana con fines terapéuticos, anunció que ha sido distinguida con el certificado de calidad de Orthodox Union.

"El judaísmo privilegia la buena forma y alienta al uso de la medicina concebida para mejorar la salud o reducir el dolor", cuenta el rabino Menachem Genack, máximo responsable de la división kosher de Orthodox Union. "El uso de productos medicinales derivados del cannabis no debería de ser considerado ofensivo o pecaminoso. No, al menos, cuando sea prescrito por un facultativo, caso en que tales productos deberían de ser considerados, más bien, como un mitzvah, como un imperativo, o un mandamiento".

En noviembre de 2014, el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo estampó su firma en la última ley para conseguir legalizar en Nueva York el uso de la marihuana con fines medicinales. La ley, bautizada como Ley Compasiva de Atención Médica, especificaba que se concedería el permiso a cinco organizaciones para producir y plantar marihuana para un total de 20 dispensarios repartidos por todo el estado. Vireo Health, una empresa que se autoproclama como líder en el sector de la salud y que está especializada en suministrar las mejores medicaciones de cannabis, es una de las cinco.

Se trata de una apuesta para que el mercado de la marihuana terapéutica kosher arranque cuando la ley sea aprobada. Antes de certificar los productos de la compañía como kosher, la Orthodox Union se entrevistó con su cúpula directiva y envió a varios especialistas en el terreno a visitar los laboratorios y las plantas de cannabis de Vireo, ubicados en el condado de Fulton. Una vez recibida la bendición del sindicato judío y de su proverbial sello de calidad, "OU" — un símbolo de autenticidad kosher — será estampado ahora en los cartuchos de los vaporizadores, los aceites de cannabis y las pastillas de marihuana.

Publicidad

España concede la nacionalidad a descendientes de judíos sefardíes 500 años después. Leer más aquí.

"Recibir el certificado kosher de la OU no solo servirá para colmar las necesidades dietéticas de la mayor comunidad judía de Estados Unidos, sino que servirá, igualmente, para combatir la estigmatización del cannabis", ha proclamado Ari Hoffnug, la presidenta de Vireo Health en Nueva York. El anuncio, añade, "envía un importante mensaje a los neoyorquinos, sin perjuicio de su fe o de su procedencia, que informa que el uso del cannabis para aliviar el dolor y el sufrimiento no tienen nada que ver con abrazar la cultura del fumeteo recreacional. Los pacientes no deberían de sentirse nunca culpables o avergonzados por consumir un producto que les ha recomendado su médico de cabecera".

A pesar de que la Orthodox Union se había negado en el pasado a conceder su certificado de calidad a los cigarrillos y a los pitillos electrónicos, no es ninguna sorpresa que se haya avenido a prestar su bendición para certificar los productos elaborados con marihuana con fines terapéuticos. La marihuana médica es legal en Israel desde 1999, y algunos de los rabinos más prestigiosos del país han suscrito su aprobación de la marihuana como medicina desde hace años.

Hagai Bar Giora, uno de los rabinos más prestigiosos en el rabinato de Israel, concedió una entrevista a la revista israelí Cannabis Magazine en 2013. En la misma, Giora lanzaba un mensaje a los consumidores enfermos de marihuana kosher: "No hay ningún problema por fumársela". Pese a todo, el rabino advertía que era mejor no fumar marihuana durante la Pascua Judía, puesto que desde su punto de vista las semillas del cannabis podrían ser consideradas como legumbres, una sustancia prohibida por la tradición askenazí durante la celebración — curiosamente, algunos botánicos han cuestionado que se pueda clasificar la semilla del cannabis como una legumbre, y por los fumadores, quienes defienden que la marihuana se fuma y no se come.

Publicidad

Si bien el uso de la marihuana con fines terapéuticos es algo ampliamente autorizado por la ley Judía, la marihuana recreativa es mucho más controvertida. El rabino J.David Bleich, un profesor de ética en la universidad de Yeshiva, en Nueva York, aprueba el uso de la marihuana médica, pero se ha manifestado en contra de la idea de fumar marihuana "solo por el placer de fumarla".

El pasado mes de febrero el periódico The Forward consultaba a varios eminentes pensadores judíos sobre cuál consideran que es el estatus de la marihuana en el judaísmo. Las opiniones fueron de lo más variadas. Los rabinos e intelectuales de calado más progresista aprueban generalmente el consumo recreacional cuando este sea moderado. En cambio, los ortodoxos y los intelectuales más conservadores no parecían nada dispuestos a aprobar nada parecido a un uso casual y despreocupado.

Pese a todo, Bleich ya ha admitido que en virtud de lo que dice el mandamiento Mitzvot 613 del judaísmo, el consumo recreativo no se considera una transgresión grave.

"No podría decirte si el mandamiento 614 es no fumarás hierba", concluye.

El pueblo español Castrillo Matajudíos cambió su nombre. Leer más aquí.

Imagen vía Wikimedia Commons

Sigue a Avi Asher-Schapiro en Twitter: @AASchapiro

Sigue a VICE News en Español en Twitter: @VICENewsES