Cultură

La propaganda mexicana de la Segunda Guerra Mundial

La guerra visual librada en tierras mexicanas.
Detalle. "El saber corrompería a mis juventudes - Adolfo Hitler", por Santos Balmori. Secretaría de Educación Pública. Vía Imgur

Artículo publicado por VICE México.

El papel de México en la Segunda Guerra Mundial es uno del que se habla poco. La tardía declaración de guerra el 22 de mayo de 1943 debido al hundimiento de los barcos petroleros Potrero del Llano y Faja de Oro por un submarino alemán, marcó que México participaría como miembro de los Aliados solamente durante los últimos dos años de la guerra. A manera de apoyo, el ejército mexicano mandó oficialmente al Escuadrón 201 a las Filipinas para combatir al ejército japonés. No obstante, el gobierno mexicano había actuado como una neutralidad simulada, pues decididamente ya había condenado las acciones de la aún incipiente fuerza del Eje, cuando Italia anexó Etiopía en 1935 y posteriormente la anexión de Austria a Alemania en 1938, siendo de los pocos países que reclamó la soberanía austriaca. Dando apoyo obrero y agrícola a los países Aliados, antes de la declaración, también se calcula que alrededor de 250 mil mexicanos participaron como soldados en otras naciones, en particular de Estados Unidos.

Publicidad

Ilustración de la izquierda mexicana en contra de los medios masivos en México, tildados como pro-nazistas por sus inclinaciones derechistas. En los monos se puede leer el nombre de medios de la época. Cortesía de José Luis Ortíz Garza.

Los medios de comunicación mexicanos, artistas independientes y caricaturistas tampoco se mantuvieron alejados del conflicto y no dudaron en hacer conocidas —en medida que fuera posible— las atrocidades de la guerra. Como resultado, una vez declarada la guerra, se concibieron obras propagandísticas que atacaban directamente a las fuerzas del Eje y el impacto mundial que éstas tenían. La Secretaría de Educación Pública lanzó una serie de carteles y posters para apoyar la decisión del presidente Manuel Ávila Camacho de entrar a la guerra. El imaginario visual generado muestra una adepta formalización de símbolos de la guerra como la “V de Victoria” de Winston Churchill, desprecio a la esvástica, el apoyo al ejército estadounidense y símbolos nacionales prehispánicos y contemporáneos. Artistas de renombre como Santos Balmori, el exiliado español Josep Renau, ayudaron en la producción oficial, mientras que artistas como Leopoldo Méndez, Alberto Beltrán, Alberto Franco e Ignacio Aguirre y Pablo O’Higgins lo hicieron a través del Taller de Gráfica Popular, conocido por hacer reclamos hacia las políticas salvajes de la era revolucionaria y post-revolucionaria mexicana.

Esta es una galería de 17 carteles mexicanos de la Segunda Guerra Mundial.

El íntimo sentimiento nacionalista y antifascista se puede ver una y otra vez en los carteles, a su vez que reiteradamente se habla del apoyo a Estados Unidos, que aún era considerado popularmente como un enemigo de México. No infundadamente, pues periódicos estadounidenses, como señala el Dr. José Luis Ortíz Garza en su libro Mexico en Guerra, a partir de 1938 a 1940 tildaban a México como pro-nazi o fáciles víctimas de la influencia de las fuerzas del eje. Aunque es digno recordar no todos los mexicanos estaban en contra del régimen Nazi, como lo fue José Vasconcelos, acorde a su revista Timón.

Publicidad

El imaginario visual producido, finalmente se terminó por orientar prácticamente en su totalidad en contra de Alemania, Japón e Italia, principales potencias del Eje. Mostrando su talante íntimamente mexicana, sarcástica, curiosa y atrevida, los carteles y caricaturas muestran indiscutiblemente una pauta sobre el futuro de la propaganda visual que seguiría produciéndose años después en campañas políticas nacionales. Emulando el efecto positivo que llegaron a tener en México dichas muestras de nacionalismo, se puede ver una reflexión visual que apunta a una fórmula mediática para aproximarse a las creencias de los ciudadanos.

El 8 de mayo de 1933 el Ministro de Propaganda del Tercer Reich, Joseph Goebbels, declaró: “La esencia de la propaganda consiste en convencer a la gente sobre una idea tan sinceramente, tan vitalmente, que al final sucumban ante ella y nunca puedan escaparle”. La propia temporalidad de la frase, que se permanece vigente como hace 85 años y un día, lo que refleja no es sólo el pensamiento del Partido Nacional Socialista, sino de toda una filosofía encaminada hacia el futuro de la comunicación en el mundo. Si bien el pasado Nazi suena como uno lejano, sus ideas, desgraciadamente, aún se pueden notar en el mundo y aún se tiene que pelear por hacer una escapatoria definitiva de ellas. La contra-propaganda parece la única respuesta.

Caricatura por Gabriel Fernández Ledesma. Cortesía de José Luis Ortíz Garza.

Si quieres conocer más posters, carteles, caricaturas e información sobre el papel de México en la Segunda Guerra Mundial, visita el sitio de México en Guerra del Dr. José Luis Ortíz Garza y sigue su Facebook.