El crudo sonido de Las Sombras
Foto: Santi Sombra, cortesía de la banda

El crudo sonido de Las Sombras

Conversamos con Julián Pico, bajista de la banda, para conocer la historia de una de las revelaciones argentinas del año.

Santa Rosa es la capital de la provincia de La Pampa, una zona muy húmeda y netamente rural rodeada de campo, abundante vegetación, mucha siembra y muchas vacas. En ese entorno donde la cultura gaucha y el folklore dominan, nacieron los integrantes de Las Sombras, una banda que ha conquistado los escenarios de toda la Argentina con una propuesta que en su Bandcamp definen como "rock de raíz argentina, con aires poéticos, pero de dientes apretados".

Publicidad

Mucho se ha hablado del momento “federalista” que vive la escena argentina, una época en la que Buenos Aires, Rosario y La Plata dejaron de ser los semilleros exclusivos para los nuevos proyectos musicales dando lugar a bandas y artistas provenientes de otras ciudades y provincias. En este sentido, pocos casos son más representativos que el de Las Sombras, el grupo integrado por Mauro López en la batería, Manuel Fernandez en voz y guitarra, Julián Pico en voz y bajo, y Nicolas Lippoli en voz y guitarra, quienes después de dejar su Santa Rosa natal cuando eran adolescentes para irse a estudiar a otras ciudades, se reencontraron en el 2013 en La Plata para formar el grupo que acaba de publicar su increíble segundo álbum titulado Crudo, editado por Queruza.

Crudo son siete canciones con sonido potente, intenso, oscuro y un olor a humo que bebe de las aguas del rock argentino de los 60 y 70 sin perder modernidad. Un disco mucho más elaborado que el debut de la banda, sin dejar de ser fiel al sonido que tantas puertas les ha abierto. Nos juntamos al pie del Obelisco en Buenos Aires con el bajista Julián Pico para que nos contara todo lo que tenemos que saber sobre Las Sombras y su nuevo álbum. Escucha abajo Crudo y lee después lo que nos dijo.

NOISEY: ¿Cómo se conocieron?
Julián: Nos conocimos en Santa Rosa, una ciudad muy chica en la que medio que conoces las caras de todos y que hace quien. Mauro, Manuel y Nicolás son amigos del colegio y del barrio, y yo iba a jugar basket con Mauro el baterista. Cuando los conocí, yo estaba por egresar del colegio y estaba por irme a estudiar a Córdoba. Un día fui a ver una banda con mi hermana menor y cuando vi a los pibes tocar que ya tenían una banda de post punk y new wave no lo podía creer ¡La rompieron! ¡Tocaban increíble! Me pegó mucho haberlos vistos. Ellos tenían 15 años y yo tenía 18, les fui a hablar y no me dieron bola. Yo siempre tocaba en mi casa, tenía un grupo con el que tocamos pocas veces y cuando los vi a ellos tocar fue cuando dije, “Che, yo quiero tocar, puedo tocar con ellos”.

Publicidad

El grupo se llamaba New Dots, y la verdad es que si bien hoy Las Sombras hace otra cosa, lo que ellos hacían con esa banda tiene mucho que ver en la raíz del grupo. Porque si bien yo toco la guitarra desde que tenía 9 años, ellos tocan y curtieron escenario desde muy chicos y eso nos dio en nuestro primer disco una solidez grande para una banda debutante pero que ya recorrió mucho escenario y que tiene mucha gira.

Supongo que en La Pampa debe haber mucha influencia de los gauchos y el folklore.
Muchísimo, porque es lo que se vive todos los días. Vos caminas por Santa Rosa y te cruzás personajes que son paisanos de verdad, no hay ninguna careteada. Folklore hay mucho, pero sinceramente hay mucho rock en Santa Rosa, hay muchísimas bandas de metal, rock n' roll, punk… Es raro el ambiente de Santa Rosa.

En el sonido de Las Sombras se siente una influencia brutal del rock argentino de los 60 y 70, ¿qué bandas y artistas los influyeron?
Las Sombras es una banda que, si bien tiene algo de ese estilo, por encima de todo son canciones, y ahí es donde ganó riqueza. Cuando nos conocimos estábamos escuchando mucho ese rock argentino de raíz. Nos gustaba mucho Los Gatos, Litto Nebbia, Color Humano, Pescado Rabioso, Manal, Color Humano, Pappo, una banda uruguaya que se llama El Kinto con Eduardo Mateo y Rubén Rada. Mauro y Nico tienen otra banda que se llama Knei, que es de ese estilo setentoso, progresivo; yo traía más el lado de la canción; y Manu es mucho más ochentoso, le gusta mucho la canción más oscura, el post punk, Morrisey, Los Smiths. Entonces confluimos en eso. Ellos tenían una base como rockera setentosa y nosotros veníamos haciendo canciones hace rato.

Publicidad

Si bien se conocieron en Santa Rosa, se agruparon como Las Sombras años después en La Plata, ¿cómo fue ese comienzo?
Cuando nos fuimos de La Pampa no fue por razones musicales porque La Pampa funciona un poco así: llegás a los 18 años y la gran mayoría, el que puede y tiene la posibilidad, se va a estudiar a Córdoba, La Plata o se viene acá a Buenos Aires. Y así fue, los chicos se fueron a La Plata y a Capital, yo me había ido a Córdoba y estuve 3 años estudiando allá y caí en 2013 acá en Buenos Aires. Mauro y Nicolás se fueron a La Plata y tenían un estudio con su banda Knei, que se llamaba Las Puertas del Sol; tenían dos salas de ensayo muy buenas y ahí grabamos nuestro primer disco. A fines del 2013 yo empiezo a ensayar con ellos, y más o menos en 2015 grabamos el disco. Nos agrupamos en La Plata como Las Sombras; íbamos todos los sábados a ensayar a La Plata y estaba bueno pero era muy corto: ir un fin de semana, ensayar, volver. De hecho, yo en ese momento tenía novia y me iba todos los fines de semana a La Plata y era un problema por eso; hasta que en el 2015 los chicos se vinieron a Capital y ya tenemos sede acá, sala propia y ahí cambió bastante todo.

¿Y qué diferencias encontraron entre Santa Rosa y La Plata?
La Plata es una de las grandes capitales musicales de la Argentina, hay muchos circuitos y muchísimas bandas de muchos estilos. En Santa Rosa hay mucha movida y muy buen nivel, todas las bandas suenan bien, pero es raro encontrar mucha cantidad de bandas que tengan originalidad, o cantantes realmente artísticos de esos que vos decís, “Este tipo realmente es un artista”. Yo creo que en La Plata hay muchas bandas malas también, pero hay mucha cantidad de bandas buenas. Para nosotros fue como un choque decir, “Uy, de golpe estamos tocando en La Plata de donde salieron Virus, Los Redonditos de Ricotta o Él Mató a un Policía Motorizado”, yo eso lo sentí muy fuerte, estábamos siempre en La Plata y yo sentía, “Acá está pasando algo importante”. También tiene La Plata que es un lugar donde confluye mucha gente de muchas ciudades, un lugar universitario, hay muchos estudiantes y entonces es como que está el arte a flor de piel constantemente.

Publicidad

¿Por qué decidieron venirse a Buenos Aires?
Porque empezaron a aparecer toques en Capital, Manu y yo ya vivíamos acá, y de repente como que nos empezó a ir bien acá y dijimos, “Che, vamos a empezar a tocar en capital, me parece que es la posta”. Hoy en día si bien somos pampeanos, tenemos sede acá en capital y movemos gente acá. Hoy está instaurado que vivimos acá y nos gusta.

¿Qué diferencias hay entre su disco debut del 2016 y Crudo (2018)?
Yo creo que el primer disco tiene mucho espíritu porque está muy vomitado. Si bien nosotros manejábamos esa influencia de las bandas que oíamos no sabíamos bien que estábamos haciendo. Teníamos las canciones y las vomitábamos, componíamos, en seguida salían los arreglos y salía la canción, y más o menos en tres semanas hicimos todo, además lo mezclamos nosotros. Fue bastante conciso todo y bastante rápido. Nuestro método de laburo nació ahí y es el mismo que mantenemos hoy pero nosotros no éramos conscientes que eso era así. Ahora sí entendemos como funciona y somos un poco más metódicos. Yo creo que ese primer disco tiene mucho espíritu pero está un poco menos cuidado el ensamble, tiene mucha garra pero está un poco más desproslijo. En Crudo ya tenemos un poco más de madurez y buscamos un ensamble un poco más fino. Tiene más matices, el primero es un poco más bruto para mí.

Para hacer Crudo contaron con la ayuda del histórico ingeniero de sonido productor Mario Breuer, ¿cómo se dio la relación con él?
Él nos vio tocando en el Festival Music Wins, le encantó la banda y nos escribió. Es un tipo que grabó con todo el mundo y la tiene mega atada, grabó con el Flaco Spinetta, con Charly, con Soda, Virus, Los Redondos, Los Cadillacs, ¡con miles! A él le gustó mucho la banda y nos dijo que quería laburar con nosotros y él nos metió un poco la idea de llegar a grabar al estudio muy afilados, con los arreglos listos y grabar el disco todo en vivo. El primer disco está grabado todo en capas, y en canales separados. En cambio Crudo está grabado con tomas de nosotros tocando en vivo con todos los equipos en el mismo lugar; entonces vos no podés editar una guitarra porque si la sacás entra por los micrófonos de la batería, es como se grababa en los 70 y entonces tiene mucho aire y mucho espíritu de lo que es la toma, quedó así y listo, no se toca. Entonces había que llegar muy afilado y muy ensayado a grabar y por suerte se logró. Estamos muy conformes con como quedó el disco.

Publicidad

También contaron con la participación de Banda de Turistas en el disco.
Nos dieron una mano. Estuvo Bruno Albano, el bajista, y Tomás Prutuele “el Tucán”, ayudando con las voces y la verdad que eso estuvo muy bueno porque nos pudimos desligar un poco de eso. Si bien se respetó muchísimo lo que nosotros ya estábamos haciendo está bueno que alguien te guíe o te tire una nueva, te abre un poco el espectro que uno tiene sobre las cosas y eso también lo enriquece, porque si bien somos una banda rockera y hacemos canciones, también hay como un lado medio pop dando vueltas. Está bueno porque en el toque y en la música es una banda rockera si querés, no es específica de culto y de tradición de los setenta sino que tiene una vuelta de rosca actual, pero de pronto las voces tienen como un enfoque más pop y eso creo que enriquece al disco en su totalidad.

Han afirmado que en Las Sombras no hay líderes, en ese sentido, ¿Cómo es su proceso de creación?
Somos muy de meter la mano en lo que hace el otro y creo que ahí está la magia, si bien no hay líderes y nosotros siempre remarcamos eso, nosotros somos muy de encontrar que en un momento surja un momento mágico en la sala en el que todos entendemos que tenemos que hacer sin que el otro lo diga o que es lo que pide la canción. A veces es mágico y funciona, a veces es muy caótico y estamos un rato sin que pase. Creemos que hay algo muy lindo y muy romántico en eso, surge mágicamente o nos baja la data a todos en el mismo momento sin que nadie lo diga.

Publicidad

¿Y a nivel de las letras? Me llama la atención que son super cortas.
Nosotros por lo general trabajamos con una idea que trae uno y enseguida se trabaja sobre eso y quizás no se respeta el espíritu original que tenía pero cambia o muta para otro lado, y de pronto yo tengo otra parte y la meto, y de golpe el tema no es mío, ni tuyo sino de todos y somos muy collage: canta uno una parte y de golpe entra otro en la voz y como que lo hace un poco teatral, tiene algo medio dramático.

¿Han tocado fuera de Argentina?
Fuimos cuatro veces a Chile y ahora vamos por quinta vez, también hemos tocado en Uruguay y después hicimos mucha gira acá en Argentina, tocamos en todos lados.

¿Cómo ven la escena actual argentina y toda esta movida del rock federal?
Es como que se movieron los pilares. Veo el panorama muy rico, hay muchas buenas bandas, muchas buenas que me gustan. Creo que hay algo que tiene que ver con una cuestión generacional de que todos se dieron cuenta que lo pueden hacer. Es indiscutible estos liderazgos de Charly, Fito, Spinetta, por más que se hayan quemado, estén viejos, o hayan muerto, eran realmente unos genios, y eso no hay que discutirlo, pero creo que lo que pasa ahora es que Internet y un montón de cuestiones le dieron herramientas a la gente y a los jóvenes para darse cuenta que ellos mismos pueden ser sus propios productores y que el foco está en otro lado, quizás hoy no está en vender 500.000 copias en CD sino en generar un lugar con gente a la que realmente le guste la música y se cope con eso.

Hay muchas bandas muy buenas en este momento, la movida de Mendoza me parece una gran movida, me parece que hay bandas muy buenas, hay bandas en Córdoba muy buenas, tenemos bandas de La Pampa como Los Siberianos. Estoy muy contento con lo que está pasando, creo que la gente se empezó a dar cuenta que tiene el poder de decisión y ya no respeta tanto cuestiones masivas o cuestiones comerciales, y ya la gente no escucha discos enteros o es fan de un estilo, ahora la gente escucha playlists y le gustan temas de todos los estilos.

Ha sido importando para Las Sombras la relación con Banda de Turistas y el sello Queruza creado por su guitarrista Luis Balcarce y su hermano Tomás. ¿Cómo se dio esa relación?
Es un poco loca la relación con Queruza y Banda de Turistas porque nosotros fuimos muy fanáticos de ellos cuando vivíamos en La Pampa, cuando todavía no éramos Las Sombras siempre fue una banda que nos gustó mucho, los dos primeros discos sobre todo. Llegamos acá y empezamos a tocar y tocamos en todos lados y en un momento Luis nos vió y en seguida linkeo, le encantó la banda y nos vino a hablar y como que hubo una relación. Fue un poco romántico en el sentido de que hablábamos el mismo idioma sin conocernos, nos gustaba mucho su banda, a ellos la nuestra y es como que éramos amigos antes de ser amigos. Se nos acercaron Luis y su hermano Tomás, que ellos estaban haciendo ciclos Queruza pero no existía el sello como tal y nos propusieron editarnos el primer disco y la verdad es que antes había venido gente a ofrecernos managearnos o cosas así y nosotros éramos un poco desconfiados de que era lo que nos podían ofrecer y fue realmente importante porque confiamos enseguida en él, era alguien que tenía espalda para decirnos lo que teníamos que hacer porque nos gustaba lo que hacía y desde el primer momento fueron muy cuidadosos con nosotros. Es muy familiar el sello Queruza, muy amistoso, no sé si podemos compararlo con otro sello que por ahí tiene otro tipo de reglas, es como que nos acompañan mucho, nos guían con experiencias propias, de todo, y por suerte está creciendo cada vez más. Hay bandas muy buenas en el sello como Los Siberianos, Sombrero o La Liga Matriz, Queruza editó nuestros dos primeros discos y espero que muchos más.

Conéctate con Las Sombras en Facebook.