¿Atrapado aún por Joy Division, The Cure o Throbbing Gristle?

La cosa post punk y el minimal-wave causaron estragos que seguimos escuchando -y disfrutando- en todas estas bandas completamente actuales.
ScreenShot de

S.A.D

El post punk ha sido complicado de definir, por no decir imposible. Hay bandas que entrarían en la etiqueta surgidas incluso antes del boom punk inglés. Y para abreviar, podemos decir que el término involucra diversos sonidos que incluyen al deathrock, el gótico, el coldwave y el darkwave. Éstos últimos dos estilos nacientes gracias a la tecnología de los sintetizadores y las cajas de ritmos hicieron que el árbol del post punk tuviera muchas más ramas hacia los años ochenta. Pero las guitarras atmosféricas, melancólicas y las líneas de bajo contundentes, han sido y siguen siendo la base de este tipo de música. En el plano social y cultural, el post punk ha estado alimentado por la insatisfacción personal y las dificultades que implican las relaciones interpersonales.

Publicidad

Treinta años después, el espíritu del post punk conserva estas mismas bases, pero musicalmente se ha diversificado aún más. La escena actual ofrece una mezcla de sonidos tan variada, que a pesar de la nostalgia e intensidad de sentimientos que transmite, se siente más viva que nunca. Echa oreja a estas propuestas de post punk nuevas, que tienen entre dos y seis años de edad y disfruta de los maravillosos estados de ánimo que te provocarán -si es que lo tuyo es un poco de ansiedad.

Sextile, Los Ángeles

Sextile toma su nombre de un término astrológico que está relacionado a la armonía y la necesidad de expresión de dos elementos en conflicto. Su primer disco, A Thousand hands, presenta una forma única de post punk algo ruidosa, que logran fusionando punk, surf, industrial y ambient. Las guitarras suenan amenazantes y completamente enérgicas, mientras los sintes retumban y las percusiones toman un camino militaroide, al estilo de la banda británica de culto Death in June. Tienen un disco nuevo en camino, titulado Albeit Living y que lanzarán en el sello Felte. La banda describe esta nueva producción como "un disco introspectivo con canciones que hablan de política y observaciones sobre el caos del mundo actual".

Kælan Mikla, Reikiavik

Lo de Kælan Mikla es el minimalismo. Se trata de una banda muy joven que decidió llevar sus creaciones al plano formal tras haber ganado un slam de poesía en una escuela preparatoria que destaca por atraer a alumnos con orientaciones artísticas. La banda está conformada por Sólveig Matthildur Kristjánsdóttir en la batería, Margrét Rósa Dóru- Harrydóttir al bajo y Laufey Soffía Þórsdóttir, en la voz, que más que cantar hace spoken word. Con letras sobre el vacío, el insomnio y pesadillas en las que eres tragado por un abismo congelado, la música de Kælan Mikla es melancólica y está construida sobre sólidas líneas de bajo. Recientemente la disquera griega Fabrika Records les ofreció un contrato, así que pronto tendrán listo su disco debut, en el que podremos escuchar cómo su sonido se ha vuelto más interesante y atmosférico, gracias a que la baterista cambió su instrumento por varios sintetizadores.

Publicidad

Boy Harsher, Massachusetts

Boy Harsher es un dúo de post punk electrónico que produce beats oscuros con vocales etéreas: un sonido intenso pero completamente bailable. August Muller desarrolla la base de las canciones con ritmos minimalistas y machacosos sonidos sintéticos, mientras que Jae Matthews suspira, grita y canta. Ambos estudiaron cine y esto les dio una aproximación cinematográfica a la música. Comenzaron en el 2013, con el nombre de Teen Dreamz, y se trataba de Jae leyendo cuentos cortos, August los musicalizaba en vivo. El proyecto fue madurando, la instrumentación se volvió más orientada al baile y la composiciones más dinámicas y espontáneas . A veces son catalogados como EBM (Electronic Body Music, género que proviene de la fusión de industrial y post punk, con ritmos bailables), pero ellos piensan que su música no admite etiquetas. Soltaron su disco debut el año pasado en DKA Records con el título de Yr Body is Nothing, y previo a éste editaron el EP, Lesser Man, que fue hecho con una pequeña colección de viejos sintetizadores. Han nombrado a los siguientes proyectos y vocalistas como sus influencias: Sleep Chamber, Suicide, Chelsea Wolfe, Zola Jesus y Cosey Fanni Tutti de Throbbing Gristle.

Soft Kill, Portland

Soft Kill tiene tres discos: su debut del 2011, An Open Door; Heresy del 2015, y Choke, del 2016. Desde sus inicios han sido una joya moderna del post punk en su expresión más pura, y aunque definitivamente sus influencias se asoman en sus canciones -siempre de forma mesurada- , tienen un estilo único. Su sonido es oscuro y romántico con un perfecto equilibrio entre densidad y melodía, presentando una complejidad de estados de ánimo. Sus bandas favoritas son The Cure, Asylum Party, Sad Lovers and Giants, y también aman el Krautrock. Su más reciente producción incorpora algunos elementos de dream pop, y esto es porque mientras lo grabaron estuvieron escuchando a Spacemen 3 y Cocteau Twins. Este disco tiene maestría en solemnidad, se titula Choke e incluye una colaboración de Mark Burgess de The Chameleons, otra de sus grandes influencias.

Publicidad

Second Still, Los Ángeles

Second Still es una banda de tres piezas que genera un sonido extraño pero muy atrayente, basado en percusiones sintéticas, líneas de guitarra muy originales y extrañas melodías vocales. El bajista, Alex Hughes, y el guitarrista Ryan Walker eran amigos desde el 2007 y pasaron años escuchando discos de música ochentera underground pero no formaron la banda hasta el 2014 cuando se mudaron a Nueva York y conocieron a Suki San, violinista con estudios de música clásica. En el 2016 lanzaron un EP en casete con las maquetas de lo que sería su disco debut, que salió en el 2017, en el sello Manic Depression Records. Éste fue grabado en Los Ángeles, pero tiene un alto contenido de las frustraciones, ansiedad y sentimientos de alienación que experimentaron durante su estancia en la Gran Mazana. Es una producción que le da un aire nuevo y sofisticado al post punk.

VOWWS, Australia-Los Ángeles

Al igual que la mayoría de los proyectos con los que hemos estado formando esta lista, la música de VOWWS no permite que se le denomine con un sólo género. Son canciones de punk industrial, con muchas atmósferas de sintetizadores y percusiones dinámicas y pegajosas. El dúo de Matt y Rizz, lanzaron su segundo disco Under the World, en su propia disquera Anti-Language Records. Como su antecesor, esta nueva producción, The Great Sun, explora diversos estilos en conjunto, como el dark wave, el post punk, el industrial, un poco de garage, y hasta incorporan sonidos de guitarra estilo western, todo con un sello propio, único y una vibra cinematográfica. Han declarado abiertamente que su más grande influencia es la banda de surf The Shadows.

Publicidad

S.A.D (Sudden Axis Disorder), Londres

S.A.D es una banda recién salida del horno. Su música es un post punk oscuro con melodías irresistibles, a partir de sonidos sintéticos ultra procesados y ritmos empalagosos. La canción que se encuentra aquí arriba es parte de su primera entrega, un EP titulado She´s Gone, del que están disponibles únicamente 300 copias en vinilo. No tienen un sitio web oficial por lo que habrá que seguirles la pista para poder conocer más de ellos próximamente.

Ssleeping Desiress, Portland

Su primer disco, homónimo, es del 2015 y salió en OnderStroom Records; el segundo se titula Les Fleurs, del 2016, y fue lanzado de manera independiente. Ssleeping Desiress es el proyecto de un productor que se llama Gabriel Ramos, y comenzó cuando vivía en Portland, inspirado por espíritu DIY que envuelve a esta ciudad. Su fascinación por músicos como Suicide o Arthur Russell, han sido también influencia para el proyecto. Las creaciones de esta banda son rolas de post punk, adornadas con sonidos sintéticos oscuros, ritmos que se repiten, voz procesada, intensas notas de guitarra, melodías ochenteras y hasta momentos estilo Krautrock. Respecto a su proceso creativo comenta que "me gusta experimentar siempre con diferentes instrumentos, y cada vez que voy a iniciar una canción nueva, lo que quiero es hacer un homenaje al punk de los 70, pero siempre teniendo en mente la repetición y atmósferas del krautrock".

The Agnes Circle, Londres

Por acá tenemos a otro dúo de post punk, formado en el 2015 por el guitarrista y vocalista Florian Voytek y la vocalista Rachael Redfern, quienes se conocieron a través de su interés en el cine y la literatura. Ellos manufacturan su sonido con elementos de cold wave francés y post punk inglés. Completan la propuesta guitarras etéreas y líneas de bajo intensas y contundentes, así como percusiones sintéticas de estilo militar. El EP con el que debutaron se llama Modern Idea, y está en End Result Productions, únicamente en cassette; y la versión vinil puede ser encontrada en el sello francés Manic Depression Records.