FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

PÍldoras BrasileÑas

Si un día un brasileño te pasa medicamentos, no hagas preguntas. Trágatelas inmediatamente. Son versiones más potentes de las que me ofrecen en los Estados Unidos, os lo puedo asegurar. Y os juro que no soy uno de esos turistas que se pegan viajecitos...
1.12.09

POR LIZ ARMSTRONG Si un día un brasileño te pasa medicamentos, no hagas preguntas. Trágatelas inmediatamente. Son versiones más potentes de las que me ofrecen en los Estados Unidos, os lo puedo asegurar. Y os juro que no soy uno de esos turistas que se pegan viajecitos sólo para pillar en algún sitio un colocón legal. Más bien soy de esas hippies terribles que prefieren meditar hasta sentirse bien a tomar cualquier veneno que los farsantes de la FDA [Food and Drug Administration] quieran venderme como tratamiento infalible para recobrar la salud. Estos medicamentos brasileños conseguidos de estrangis en los bajos fondos son la leche. Sería mejor que te los recetara un médico local, pero aunque no fuese así, estas pastillitas son milagrosas. Ahora bien, no dejes nunca de tener en cuenta los probables efectos secundarios de ingerir una, dos o tres pastillas que no tienes ni idea de para qué son exactamente. Aquí os presento una breve descripción de las cosas que me pasaron tras tomar cada una de estas medicinas. (Aviso obligatorio: esta investigación se ha realizado con fines “lúdicos”. NO las compréis. NO las toméis. Que NO. ¿Me estáis escuchando? ¡HE DICHO QUE NO! Select each number for a description of the pills.

Publicidad