dominar el mundo

  • El Frank Underwood de la vida real

    El personaje es un claro ejemplo de la imagen que tenemos de los políticos estadunidenses: despiadados y eficaces, sí, pero corruptos, carentes de escrúpulos y muy, muy raros.

Publicidad