Publicidad
El número en llamas

2015 fue el año de Nintendo

La casa de Mario se llevó a sus competidores por delante, y no precisamente porque hubiera tenido los títulos más esperados del año.

por Mike Diver
28 Febrero 2016, 11:00pm

Satoru Iwata flanked by a couple of familiar faces

Esta historia hace parte de la edición de febrero de VICE.

Los videojuegos de consola están siendo dominados por un duopolio, tal y como sucedió al principio de los años noventa, cuando SEGA y Nintendo establecieron la supremacía de los 16 bits. Hoy, sin embargo, este último gigante japonés ya no es la fuerza que solía ser. La consola actual de Nintendo, la Wii U, ha vendido diez millones de unidades en el mundo desde finales de 2012. Suena impresionante, pero es un tercio de lo que ha logrado la PlayStation 4. Las ventas de la Xbox One no están claras porque Windows ha sido muy cauteloso con los números, pero a pesar del fracaso de la consola en Japón, se sabe que está superando a la Wii U en todo el mundo.

Ninguno de los tres lanzamientos de juegos más esperados de 2015 —FIFA 16, Call of Duty: Black Ops III y Fallout 4— están disponibles para la Wii U. En comparación con sus compañeros de generación, es un sistema que tiene una inferioridad considerable en poder de procesamiento. Además, la decisión de Nintendo de crear videojuegos amigables para toda la familia difícilmente hace de esta consola de casa un prospecto atractivo para adolescentes que sólo esperan encontrar baños de sangre, o adultos que desean aventuras interactivas inmersas en la realidad. Los 54 millones de unidades de Nintendo 3DS vendidas demuestran que continúa siendo el líder en el mercado de consolas portátiles, pero su relevancia en el hogar se ha desvanecido. Algunos analistas de la industria sugieren que la siguiente consola de la compañía —llamada provisionalmente NX— no puede llegar lo suficientemente rápido.

Sin embargo, si miramos lo que fue 2015, tampoco creo que el año le haya "pertenecido" a Sony o a Microsoft. Ambos pelearon por tener títulos exclusivos y los seguidores leales a sus consolas (aquellos tontos enceguecidos) se involucraron en discusiones sin sentido, en las que debatían acerca de la velocidad de cuadros por segundo y comparaban la resolución de imagen. La Xbox One tiene su cuota de juegos memorables, al igual que la PlayStation 4. Yo he jugado varios de esos títulos. Cuando analizo estas compañías en un nivel más humano, y pienso cómo me siento con respecto a su comportamiento, sus productos y sus personalidades, llego de inmediato a una conclusión: Nintendo mandó la parada en 2015.

Parte de esta percepción proviene de cómo la compañía se levantó a raíz de una tragedia. En julio, el presidente de Nintendo, Satoru Iwata, murió a causa de complicaciones derivadas de un tumor hepático a los 55 años. Por mucho tiempo, no sólo había sido la cara pública de la casa de Mario, sino una fuerza increíble tras bambalinas; un empleado con alto poder que nunca se olvidó de ver el panorama completo. Cuando las ventas se redujeron luego del lanzamiento de la Wii U, Iwata ajustó su remuneración. Voluntariamente redujo su salario a la mitad en 2011 y 2014, y con esto logró que trabajadores que hubieran perdido sus trabajos los mantuvieran. Y en 2015 Nintendo volvió a tener ganancias, después de estar tres años en números rojos.

Cuando analizo estas compañías en un nivel más humano, y pienso cómo me siento con respecto a su comportamiento, sus productos y sus personalidades, llego de inmediato a una conclusión: Nintendo mandó la parada en 2015.

Iwata fue la persona que llevó a cabo el desarrollo de la Wii y la DS original (de cada una se han vendido más de 100 millones de unidades). Fue él quien concibió inicialmente el increíble éxito de las figuras Amiibo de Nintendo (seis millones de unidades vendidas en tan sólo el primer mes) y orientó la compañía hacia el mercado de teléfonos móviles al cual había estado reacio a entrar. Fue un disidente en una compañía que siempre había innovado, y un personaje especial cuyas apariciones en Nintendo Direct siempre fueron grabadas con un humor único. A pesar de que los videojuegos son un negocio muy serio, Iwata siempre dio la impresión de que él también entendía que eran máquinas para jugar, productos creados exclusivamente para divertirse. Él se divirtió. Y tras su muerte todo el mundo hubiera estado dispuesto a perdonar a la compañía si desaceleraba su rendimiento.

Pero de todas maneras eso no sucedió. Desde junio, Nintendo ha estado en una muy buena racha, lanzando y apoyando títulos que se han convertido en éxitos entre la crítica y mejorando su reputación al prestar atención a las quejas de su audiencia. Una pregunta que siempre se le ha hecho a la compañía es por qué Link, el "héroe del tiempo" de The Legend of Zelda, siempre debe ser masculino. No existe nada en la serie que indique que no se permite que haya chicas, y muchas mujeres aman los juegos de Zelda, así que, ¿por qué no tener un personaje principal que sea, en esencia, un Link femenino? En la primera presentación de Nintendo Direct sin Iwata, en noviembre, se confirmó que este personaje sería una realidad: Linkle, que portará un arco, será introducida en 2016 en el juego Hyrule Warriors Legends, para la 3DS.

Algunos han dicho que no es suficiente, y que el personaje sólo refuerza que Link debería ser un chico: "El tierno nombre y la apariencia de Linkle dejaron claro que ella no es una versión femenina de Link, sino un personaje femenino distinto, modelado a partir de Link", escribió en Twitter Anita Sarkeesian, de Feminist Frequency. "Como es absolutamente distinta a Link, Linkle sólo sirve para reforzar la noción de 'masculino por defecto'". Yo estoy de acuerdo con que es un personaje distinto, pero estoy totalmente en desacuerdo con la reacción negativa que ha generado. Nintendo siempre ha sido vanguardista en cuestiones de hardware (sólo ellos hubieran logrado crear la pantalla doble de la Wii U) y unas mecánicas de juego atractivas. Pero a pesar de que puede contar a Samus Aran, de Metroid, como la primera heroína de acción verdadera, no es una compañía que haya hecho mucho por la igualdad de género en los últimos años. Linkle es un paso considerable hacia algo que para ellos es desconocido, y yo espero que ella sea una opción con la que se pueda jugar en el próximo juego "oficial" de Zelda, que está sonando para un lanzamiento en la Wii U en 2016.

Un nuevo Zelda va a impulsar los prospectos y el legado de la Wii U, pero 2015 vio cómo la consola fue bendecida por varios juegos verdaderamente sobresalientes, algunos incluso más especiales que los grandes éxitos de las otras consolas. Splatoon es diferente a cualquier Call of Duty que hayas podido jugar alguna vez; no se trata de contar las muertes sino de cubrir la mayoría del territorio con tinta brillante. Super Mario Maker permite al usuario crear un número infinito de niveles de Mario. Kirby and the Rainbow Curse es una obra maestra de diseño visual en animación en plastilina, y Xenoblade Chronicles X es un RPG de ciencia ficción con un mundo más grande que el de Fallout 4 y The Witcher 3: Wild Hunt (mi juego del año) combinados. Simplemente sorprendente. Nintendo enfrentará un difícil 2016, con o sin la NX, pero ya ha superado algunos de sus años más oscuros para recibir el futuro inmediato con mucho optimismo. Let's-a-go!