Ilustraciones de AleXsandro Palombo

El arte : una ventana que deja ver otro tipo de belleza

Artistas, fotógrafos, diseñadores y periodistas utilizan su oficio para hacer un llamado sobre la necesidad de generar consciencia alrededor de los ataques con ácido a las mujeres en todo el mundo.

|
mar. 8 2015, 12:51am

Ilustraciones de AleXsandro Palombo


Fotos cortesía de Izabella Demavlys.

Según el ASTI (Acid Survivors Trust International, Fundación Internacional de Sobrevivientes de Ácido), en el mundo, anualmente, se reportan más de mil quinientos casos de ataques con ácido a mujeres en tan solo veinte países del mundo, siendo las zonas de Asia central y del sur los principales lugares afectados. A pesar del clamor de cientos de mujeres, ONGs y mandatarios mundiales los números no parecen descender.

En Colombia, según Medicina Legal, en los últimos diez años se han presentado más de novecientos ataques con ácido, de esa cifra más de quinientas son víctimas mujeres y de esta estadística alrededor de doscientas están entre los 20 y 30 años de edad.

"Decidí cambiar la palabra víctima por sobreviviente", aclara Gina Potes, una mujer que hace más de una década fue agredida con un ácido. En Colombia estas sobrevivientes deben, además de recibir atención psicológica constante, tratar de hacerse un lugar en una sociedad donde la belleza es un valor normativo. Con los ataques con agentes químicos "esos estereotipos en los que encajábamos por ser mujeres se pierden. Toda esa belleza pasa a un segundo plano porque las secuelas que deja la agresión son demasiado fuertes y son marcas imborrables que durarán toda la vida". Para Gina, creadora de Reconstruyendo Rostros (Fundación para las mujeres agredidas con agentes químicos) y para sus integrantes, todas las maneras de visibilizar estos ataques son bienvenidas. "Tenemos que empezar a reencontrarnos de otra manera. Debemos encontrar una belleza que no es física únicamente, es también una belleza emocional, mental".

El arte es una potente herramienta de reflexión, visibilización y representación. A través de sus obras los artistas consiguen criticar, denunciar y evidenciar acontecimientos sociales. Para estas víctimas, el arte resulta ser una herramienta de sanación a través de la cual son representadas y visibilizadas en medio de un sistema que trata de ocultarlas. El arte nos invita a romper y reimaginar los límites de lo bello y hace protagonistas de su significado y representación a otro tipo de mujer.

Proyecto Facing. Placas con ácido. Tomadas de Fabrica.it

Artistas como Erik Ravelo, creativo cubano reconocido por sus trabajos publicitarios para la marca italiana de ropa Benetton, acaba de presentar una obra de arte junto con Karen Oetling que trata de visibilizar usando el mismo agente que les causó daño, —el ácido— a estas mujeres que vieron sus vidas transformadas tras un hecho criminal y fatídico. En su obra, llamada FACING Ravelo y Oetling usan ácido que corroe unas placas metálicas "para crear y no para destruir la belleza". "Este trabajo tiene un doble sentido, celebra a la vez que advierte, además nos pone frente a la pregunta de por qué las mujeres son tan frecuentemente las víctimas de la violencia y no, en cambio, los sujetos de nuestro respeto", advierte Ravelo.

"FACING ACID" Fabrica from Az Kolexion 'E London (AKL) on Vimeo.

Izabella Demavlys, es otra de las artistas que alrededor del mundo ha tratado el tema de los ataques de ácido a las mujeres. Esta fotógrafa de moda sueca viajó a Pakistán para buscarle un nuevo significado a la belleza. En país asiático se encontró con un grupo de mujeres, todas sobrevivientes de ataques con ácido y quienes trabajan en una peluquería de este país. Al estar frente a estas personas encontró el objeto de su búsqueda. Decidió hacerles una sesión fotográfica que expone al mundo lo que está pasando en un país como Pakistán: el lugar con más ataques con agentes químicos en el mundo, cerca de 400 cada año. Tomarle fotos a mujeres pakistaníes que sufrieron estos ataques fue crucial para su carrera y para su vida.

Para AlexSandro Palombo diseñador gráfico italiano, bien conocido por exponer a nuestras caricaturas favoritas en situaciones extremas y crudas de la realidad como Los Simpsons en campos de concentración, ha visibilizado a aquellas mujeres que han sufrido estos ataques por medio de dibujos de princesas (imaginario de la belleza canónica) en los que se presenta a Blanca Nieves y otras monarcas de los dibujos animados con rostros que han sufrido ataques de ácido. El objetivo de Palombo siempre ha sido criticar a la sociedad a través de sus dibujos. Despertarla y sacudirla para que estos ataques y las grandes catástrofes humanas no se repitan.

Y para traer un poco de ese proceso de visibilización a nuestro país, el cual está sufriendo cada vez más con estos actos, Luis Cristóbal Acosta, un periodista y fotógrafo bogotano llevó a cabo un proyecto fotográfico llamado "Mujeres quemadas con ácido muestran sus rostros" una serie de retratos íntimos que ponen de manifiesto cómo la vida se puede transformar para una mujer después de ser víctima de este tipo de actos.

Tratando de poner de manifiesto y de presentar esos proyectos que van por el mundo informando y generando consciencia alrededor del tema, decidimos hablar con algunos de los artistas presentados anteriormente para entender las razones por las cuales llevan a cabo estas obras. Con las mismas tres preguntas para cada uno, definimos el porqué, el cómo y el para qué de dichos proyectos de visibilización y denuncia.

IZABELLA DEMAVLYS

VICE: Cuéntanos un poco la razón por la que decidiste iniciar este proyecto en Pakistán. ¿Qué te motivó crear una sesión fotográfica con estas mujeres?

Izabella: Mi trabajo era tomar fotos de moda y nunca le encontré un significado a la belleza. Necesitaba encontrar algo más profundo, la belleza no puede ser representada solo en fotos de modelos. Durante un viaje a Nueva York vi un documental sobre los ataques de ácido contra las mujeres y dije, "las tengo que conocer". Fue así cuando me fui a Pakistán por dos meses y medio, lo que terminó cambiando mi carrera y mi vida. Al principio fue muy impactante verlas y cuando empecé a trabajar con ellas algo cambió frente a mi perspectiva de la moda.


Cortesía Izabella Demavlys.

¿Cómo fue ese acercamiento con ellas?

Cuando las conocí y decidí fotografiarlas, estaba muy nerviosa. Ellas también. Sobre todo porque no nos podíamos comunicar entre nosotras, entonces necesité un traductor que trabajara conmigo siempre. Cuando él no estaba yo solo tomaba las fotos y ellas me respondían con abrazos y besos. Solo veía mujeres increíblemente amables, hermosas y fuertes. Y de ahí se crearon fuertes lazos entre nosotras. Por eso decidí seguir con este tipo de trabajos. Creé incluso una campaña que se llama The Eternal Flame o 'La Llama eterna', con la que continúo el trabajo que inicié con las víctimas de ácido alrededor del mundo.




Cortesía de Izabella Demavlys.

¿Qué querías probar con tus fotos? ¿Cuál fue el objetivo de este trabajo?

Necesito mostrar este problema de violencia de género. Con mi experiencia en Pakistán quiero mostrar que las agresiones contra las mujeres deben acabarse. Ya no podemos seguir en ese túnel oscuro que no nos muestra la verdad. Con mis fotos las visibilizo, las saco de ese túnel y las llevo hacia la luz para que puedan vivir y para que puedan seguir adelante.

ALEXSANDRO PALOMBO


Cortesía AlexSandro Palombo.


VICE: ¿Por qué decidiste llegar al tema del ácido en tus dibujos?

Alexsandro: El problema de los ataques de ácido contra la mujer es global. Este crimen no solo pasa en India o en Pakistán en donde la violencia contra las mujeres es alta, ahora pasa también en países occidentales. Si no estamos suficientemente sorprendidos y no peleamos contra el machismo, ninguna mujer se podrá sentir segura con los hombres. Ninguno debería ser indiferente a estas atrocidades. La violencia contra la mujer es inaceptable y debemos luchar contra ella siempre.

Desfigurar a una mujer con ácido significa borrar su identidad y propiciarle un dolor interminable. Es un crimen inhumano que no tiene nada que ver con la civilización moderna. Estamos viendo una regresión social horrible que nos está llevando hacia el pasado. En nuestra sociedad, el machismo está creciendo con el tiempo y las mujeres están siendo representadas como objetos de posesión y no como un sujeto autónomo. Si esta relación entre hombre y mujer prevalece, la violencia nunca acabará. Por eso quise exponerlo en mis dibujos.


Cortesía AlexSandro Palombo.

¿Cómo fue el proceso de dibujar estas princesas desfiguradas?

Siempre he estado luchando contra la injusticia y la desigualdad; y siempre utilicé el arte como una herramienta para tratar de generar consciencia. Mi trabajo hace preguntas y crea reflexiones sobre la importancia de los Derechos Humanos. Con esta serie específica, visibilicé la realidad machista, en la que el hombre no es siempre el príncipe azul, sino en muchos casos es un monstruo.

¿Con qué propósito quisiste dibujar estas imágenes?

Los diferentes gobiernos deben crear leyes más fuertes contra estos agresores, sin olvidar que la educación y el hacer consciencia son elementos que nos ayudan a crear una nueva generación más consciente y dispuesta a luchar de manera más contundente contra la desigualdad de género. Lo que creo que es importante es que las personas reaccionen contra la inhumanidad.

Mi trabajo entonces denuncia la desigualdad, quiero sacudir las consciencias. Si eres de los que no reacciona y permanece en silencio frente a estas atrocidades expuestas en mis dibujos, entonces eres uno de esos agresores de actos inhumanos.

LUIS ACOSTA




VICE: ¿Por qué quisiste retratar a estas mujeres?

Luis:
Me pareció increíble que esto pasara en Colombia. Yo ya sabía de estos ataques, pero en países como India o Pakistán, pero acá en Colombia nunca lo había visto. Al ser una noticia tan impactante decidí que quería conocer a estas víctimas, que ya eran varias, para hablar con ellas. Mi idea era mostrar los dos rostros de estas personas: el verdadero, el de antes y el desfigurado por decisión de alguien más.

¿Cuál fue el proceso de creación de tu foto-reportaje?

Fue un trabajo arduo de tres meses en los que me reuní con ellas, en los que conversábamos todos los días sobre las implicaciones que tenía publicar un reportaje como este. Fue complicado al principio pues ellas no se mostraban casi, no salían mucho de sus casas. Por eso, publicar un reportaje a nivel internacional sobre este tema en Colombia era algo delicado para ellas.

Me recibieron en sus casas y en realidad tomarle las fotos fue la parte más fácil. Sin embargo, poder tener ese acercamiento y conocerlas de verdad fue lo que me más me costó. Ellas necesitaban apoyo porque nadie más se los da. Y desde la aparición del reportaje, tienen una fundación en la que muchos se han vinculado para ayudarlas.

¿Qué querías lograr con este trabajo?

Apenas vi las noticias acerca de este tipo de acontecimiento quise visibilizar a esas víctimas que no se mostraban por miedo a la reacción de las personas. La idea fue denunciar estos crímenes y demostrar que estas mujeres son seres humanos normales que pueden trabajar. También quería probar que esa deformación que alguien más les impuso, no les impide tener una vida normal. Acá en Colombia nadie hace nada y esto hay que mostrarlo para que la sociedad cambie, para que las personas que hacen estos desastres en una persona no queden en impunidad.

Sigue a la autora de este artículo en Twitter.

Más VICE
Canales de VICE