Publicidad
Entrevistas

Larga vida al sagrado hardcore: Una charla con El Sagrado

Hablamos con la banda bogotana antes del lanzamiento de su nuevo álbum.

por Juan Sebastián Barriga Ossa
02 Diciembre 2016, 10:15pm

Fotos por Santiago Mesa.

A veces pasa que el dolor, el desespero y la dureza de la vida es tan fuerte que a uno no le queda más que caer de rodillas, unir las sudorosas manos y gritar una plegaria mirando al cielo ¿A quién va dirigida esa oración de angustia?  ¿A Dios? ¿Al Diablo? ¿Al universo? ¿A la madre tierra? No se sabe. Tal vez a todos, tal vez a ninguno. O simplemente, al que escuche. De ese sentimiento, de esa plegaria sale El Sagrado, un grupo que nació en 2002 por una coincidencia, como una especie de juego que creció y creció hasta convertirse en un tormenta imparable. JJ, vocalista y único miembro que ha estado desde el principio, cuenta que todo empezó en un ensayó al que no llegó ningún miembro de su banda, por suerte, donde había otros músicos y comenzaron ha tocar para ver que salía. El resultado fue El Sagrado Corazón Del Dolor, una mezcla de músicos de Ataque En Contra y Pitbull, dos de los nombres más grandes del hardcore colombiano. Esta fue una banda que nació madura, ya que cargaba sobre sus hombros la experiencia de más de una década de hardcore y que llegó como un golpe de carácter y fuerza que sacudió el underground.

Pero El Sagrado tenía algo particular, algo especial que iba más allá de la potencia de sus presentaciones en vivo y la crudeza de sus letras. Algo en su sonido que dialogaba perfectamente con el metal y el hardcore, que puso a cabecear metaleros y hardcoreros por igual. Tal vez es esa furia hecha música que caracteriza a amabas escenas, o esa esencia callejera que curtió y crió a todos los que aman los sonidos extremos, o ese mensaje de lucha contante de sus letras. Sea lo que sea, creó un coloso que por casi 15 años ha rugido por todo Colombia.    

Después de varios cambios de formación, desde hace unos cinco años, El Sagrado encontró una formación fija con Alice en la guitarra, Pájaro en el bajo, Rulos en la batería y JJ en la garganta. Pero más que un grupo, estos cinco son una familia que emana hardcore por todos sus poros y, mañana 3 de diciembre, lanzará su tercer álbum llamado El consuelo de los caídos.

Este LP fue producido por Juan Burbano y mezclado y masterizado por Tom Taranto en Cool Sound Studios en Argentina, quien ha trabajado con bandas como A.N.I.M.A.L y Los Fabulosos Cadillacs. Son ocho canciones que mantienen la potencia de la banda y esa mística que la envuelve. El primer sencillo se llama "Tribulación" y es una canción que se siente como un torbellino de fuego. Esta tiene un estilo muy metalero y oscuro que se siente desde el arpegio inicial que da paso un explosión. Es como recibir mil golpes en todo el cuerpo, para luego pararse y gritar: ¡DAME MÁS!

Nos juntamos con Alice, Pájaro y JJ en la sala de ensayo 4Cuartos, la casa de la banda, para hablar de radicalismo, la familia y ese motor que nunca para llamado hardcore.

Una de las características de El Sagrado siempre ha sido esa capacidad para unir el metal con el hardcore ¿cómo logran que ambas escenas dialoguen?

JJ: En Colombia la gente es bien sectaria con los géneros. Las personas son o bien punkeras o bien metaleras. Pero desde que nació El Sagrado, ha tenido músicos metaleros y hardcoreros. Lo interesante del metal es que los músicos son dados a hacer muy buena música y el hardcore pone su cuota social. Porque es eso, es la revelación de gente que la pasa mal, que está en una situación difícil y el hardcore lo que hace es darle un aliento al caído. Es una fusión entre la belleza de la música y lo duro de las calles.

Después de tantos años en el underground ustedes han podido vivir las tensiones que existen entre la distintas escenas ¿cómo creen que ha cambiado el radicalismo en Colombia?

JJ: Particularmente a El Sagrado le ocurre que en esta época tiene el agrado de muchas escenas. Nosotros tenemos el aliento de los metaleros y obviamente de los hardcoreros. Nosotros hemos venido cambiando esa mentalidad cerrada y radical de la gente. Creo que el radicalismo es bueno, pero en esa esencia del género y no de las personas. Que una banda de metal sea de metal pero porque se reconoce en su sonido. Ya en la convivencia con las personas no puede seguir existiendo ese radicalismo, eso es una estupidez.

Alice: De entrada el publico colombiano siempre ha sido muy radical, eso es natural. Cuando uno viaja se da cuenta y dice: "¿oiga tan raro por qué en Colombia somos tan así.? Uno como que se encierra en un genero. Pero siento que la música ha ido evolucionando en la manera en que se escucha. Eso ha permitido que ahora el publico sea más amplio en el tema de los géneros. De pronto siento que el radicalismo surge de la carencia de compartir la música, pero ahora todo está al alcance de un mensaje.  

Pájaro: Yo creo que el radicalismo ha cambiado radicalmente. Uno lo ve en todas partes. Eso del hardcorero y el metalero está muy desdibujado. Personalmente creo que esos limites no deben existir. La música es la música y el sentimiento es el sentimiento. Es más lo que uno está diciendo que cómo está sonando.

JJ.

¿De dónde sale toda esa pasión de la banda? ¿Qué le mueve las tripas a El Sagrado?

JJ: Yo siempre hablo mucho de las tripas porque lo menciona Gabriel García Márquez. Hagas lo que hagas tiene que ser con pasión y los que tenemos esa esencia hardcore lo llevamos un poco más allá. Mi excusa es que desde chiquito tuve una vida dura. Vi a mi familia bregar mucho, fui un hombre desde cuando era muy niño. Tuve que empezar a trabajar muy pequeño en cosas muy rudas y eso le fortalece mucho el carácter a uno. Creo que ese carácter siempre ha quedado plasmado en la banda.

Pájaro: Las letras de El Sagrado hablan de eso. De superación, de ir más allá de los problemas y eso no se hace siendo tibio, ni siendo un pendejo. Uno se supera es con las tripas y con la berranquera. No hay otra manera de hacerlo. De ahí sale ese ahínco de la banda.

¿Cuál es la importancia de la familia para El Sagrado?

JJ: Bueno ese es el caballo de batalla que siempre hemos tenido. Para nosotros es fundamental el tema de la familia. Es más somos una familia, la guitarrista es mi señora y el Pájaro ha tenido a su hijo cantando con nosotros. Eso ha involucrado y generado un sentimiento espontáneo. Nos dimos cuenta que teníamos ese elemento implícito, que siempre había estado y dijimos: "queremos mandar este mensaje". Pero hay gente que dirá: "yo no tengo familia". Pero tienen la opción de elegir a su otra familia que son sus amigos. Nosotros siempre hemos dicho que ustedes siempre tienen que elegir bien a sus amigos, porque hay los que lo jalan y lo suben, y hay los que lo joden y lo hunden más.

Alice.

Definan familia.

Pájaro: Esas personas que crean vínculos y laxos en los que hay retroalimentación y que logran que todo lo que se hace juntos es para crecer.

JJ: Nosotros hemos logrado esa segunda familia y es gente súper desconocida que no llevan muchos años con nosotros pero sienten el calor y la pasión de esta banda. Pasa con toda la gente que está a nuestro alrededor y uno siente una tranquilidad muy generosa. Estos es como una invitación a esas bandas que son pedantes con la gente, la subestiman y ese tipo de cosas. Esto lo hablaba con Rocca el rapero, que me decía que no entiende porque la gente se tira pelea entre las escenas si este es un país tropical en todo aspecto. Nosotros vamos en contra cultura y debemos alimentar y hacer cosas buenas.

¿Qué es lo más sagrado para El Sagrado?

Pájaro: Yo creo que la amistad y la lealtad.

Alice: Yo creo que lo que hablábamos de la familia. A mí me mueve ese vínculo. Yo se que hay personas que esperan cosas de mí y no los voy a defraudar. Creo que esa es la fuerza de esta banda.

Durante estos casi 15 años de banda ustedes han tenido que batallar mucho como grupo y como personas ¿Cuáles son las victorias más dulces y las derrotas más amargas?

Pájaro: Una victoria grandísima es estar aquí en pie y tener un hijo que es el nuevo disco. No caer ni dejarnos abatir por la realidad. Como decía JJ, estamos en una contra cultura, realmente estamos contra la corriente y eso quiere decir que siempre debe haber un esfuerzo para mantenernos a flote. Derrotas hay todo el tiempo, pero la intención es que nos hagan mas fuertes. Cada error debe ser una oportunidad, que todo sirva para hacernos mas fuertes.

JJ: Nosotros siempre nos hemos fortalecido mucho. Cuando saqué El Sagrado no fue aceptado ni por el hardcore ni por el metal, sobre todo en el 2002 donde todavía se sentía ese radicalismo. Fue muy duro. Además siempre hemos estado en el ojo de la crítica porque no entienden lo que queremos hacer. El segundo disco lo hicimos y se quedo quieto no se vendió y la banda duro como dos o tres años quieta. Hasta que tengo esta alineación que se para conmigo, que se aprieta el cinturón y empezamos a ganarnos el nombre. Abrimos el camino con un machete y nos paramos en tarima durísimo y hoy tenemos bendiciones y cosas buenas por todo ese trabajo que hemos hecho. La vida es dura. Han habido momentos muy buenos como en el 2012 cuando cerramos una tarima de Rock al Parque con diez mil personas. Pero momentos duros, cuando tocas y hay siete personas. ¿Cuál es al experiencia de eso? Que así estén diez mil o siete vamos a tocar rompiéndonos la madre porque así es el carácter y la madurez que tenemos hoy en día.

Pájaro.

¿Qué es lo más sabroso de pararse en una tarima?

JJ: En algún momento alguien me tomó una foto subiendo a la tarima del Manizales Grita Rock y me gustó tanto que me quedé pensado: "uno por qué hace esto". Y realmente es por 45 minutos de placer, de estar en la tarima para la gente. Yo siento que el resto de mi vida es algo que toca hacer. Pero cuando estoy ahí con esta banda, con estos músicos, es lo más grandioso. Si me pagaran podría vivir de esto fálicamente. Antes de subir está la energía y después es devolver la película. El durante es lo mejor.

Alice: La tarima saca lo mejor de uno. Uno quiere que la gente escuche lo mejor que uno pueda tocar. Uno trabaja tanto en el antes que en ese momento uno tiene tanta adrenalina que solo piensa ojalá eso nunca se acabe. Lo único malo es que dura poquito. Y claro, también la energía de las personas.

Pájaro: Es un estado alterado de conciencia. Es una fracción de tiempo en el que uno no es uno, sino que es el personaje que uno se construyó. Cuando uno esta ahí montado, todo es un estado alterado porque siente el principio y el después, pero el durante es un viaje. Uno se baja, vuelve y atraviesa el portal.

***

Recuerden, El Sagrado estrenará su nuevo disco mañana 3 de diciembre en el Auditorio Lumiere, toda la info por aquí. Para estar en contacto con ellos entren aquí y su nueva página por aquí.  

Tagged:
Music
Hardcore
Noisey
Metal
Bogotá
estrevistas
nuevo disco
El Sagrado
El consuelo de los caídos
Tribulación
4Cuartos