Publicidad
Patrocinado

Conozcan La Planchonería, una nueva forma de hacer lechona

La lechona poco a poco se vuelve un plato más accesible y menos de navidades y años nuevos.

por VICE Colombia; fotos por Daniela Echeverry
22 Mayo 2017, 9:38pm

Mucha gente considera que comer lechona no es tan saludable o que, si bien delicioso, es un gusto para darse unas dos veces por año y ya. Los lechoneros colombianos decidieron crear todo tipo de lechonas (la famosa light) para que haya un producto para cada tipo de personas.

Y eso de "no comerla mucho" también está pasando de moda. Siguiendo la idea de que la lechona es un plato típico de los festines familiares, asados de grado o navidades, comerla se guardaba para ocasiones especiales. Sin embargo, queriendo cambiar el concepto que tenemos de la lechona tres diseñadores y un ingeniero industrial colombianos quisieron cambiarla un poco: adaptar la receta original para que sea portable, a la plancha y medida.

La Planchonería, un negocio que lleva aproximadamente dos años y medio en el mercado, decidió adaptarse a las principales críticas que oían sobre el plato. De hecho, decidieron hacerla en una planta ya especializada en lechonas, empacarla al vacío, distribuirla y terminar de cocinarla en una plancha hirviendo.

La convirtieron en un producto portátil y casi gourmet. Compran todo lo que quieren que la lechona lleve, la hacen en la planta, la empacan al vacío y la distribuyen por todo Bogotá. En los puntos de venta, con el cliente, sacan el cuero previamente empacado junto con la lechona distribuida, lo ponen todo en una plancha y lo cocinan. Todo termina en una cajita tipo comida china con arepita y todo. Tienen una pequeña cajita de 250 gramos a 12 mil pesos y una un poco más grande de 400 gramos a 14 mil.

"Arrancamos cuatro socios: Daniel Jaramillo, Daniela Quintero, Federico Rocha y yo. Somos todos diseñadores menos uno, que es ingeniero industrial", nos dijo Andrés Gómez, uno de los creadores del negocio, cuando lo visitamos en el punto que tienen de la 99 con 15, en un complejo de foodtrucks. Mientras preparaba las lechonas de los clientes que llegaban sin parar, Andrés nos contó el inicio de una idea que parece que va a crecer cada vez más.

Según él, la idea empezó por la necesidad de cambiar un concepto que tuviera la gente sobre algún producto a través del diseño, pues todos trabajaban con marcas. "Todo nace con renovar la pasión por nuestros productos, los colombianos", afirma.

Querían que la lechona se pudiera comer en el día a día: en la oficina, entre clases, en el colegio, en la calle. Y le dieron un punto extra: el tema de la plancha. Con ella se le puede quitar la mayor cantidad de grasa a la lechona, que hace que mucha gente no la coma con tanta frecuencia. "Le quita la grasa y le pone textura, pues queda tostadita", nos dijo Andrés.

Todo empezó con pruebas piloto y contactos. Ya llevan casi tres años y entre ellos se distribuyen el tema de alianzas y los diferentes puntos que tienen en la ciudad. Andrés se ha especializado en los puntos de venta y ya se considera un experto en utilizar la plancha. Hoy en día ya tienen planchas en diferentes espacios de foodtrucks, tienen concesiones con las bombas de gasolina como la Petrobras y participan en los festivales de la ciudad.

En el futuro ya están planeando abrir su propio restaurante, uno que no tenga el mismo modelo de carrito como ya lo han montado en Bogotá y ver qué pasa. Ya tienen dos locales en Pereira pero falta uno en la capital: "a la gente le ha gustado mucho y el negocio está creciendo", afirma Andrés.

Tagged:
Comida
La Planchonería