Publicidad
Television

La cuarta temporada de 'Black Mirror' es la más esperanzadora hasta ahora

La serie de ciencia ficción de Charlie Brooker toma un camino diferente esta vez.

por Corey Atad
03 Enero 2018, 2:45pm

Imagen de Jonathan Prime vía Netflix

¿Cómo se ve la esperanza en el más sombrío de los futuros? Cuando uno mira hacia lo desconocido, donde todo podría salir mal —o está saliendo mal— hay una tendencia a imaginar solo lo peor. El creador de Black Mirror, Charlie Brooker, ha sido frecuentemente acusado de mostrar solo los peores escenarios en su serie antológica de ciencia ficción y ha habido cierta sensación de agotamiento ante la idea de tener más desolación con la cuarta temporada del programa, que se estrenó el 29 de diciembre en Netflix— especialmente por el estado actual del mundo. Pero, hay una sensación de esperanza introduciéndose en Black Mirror...finalmente.

El primer atisbo de positividad vino el año pasado con el celebrado "San Junipero", que trata de dos mujeres que se encuentran a través del tiempo y luego pasan el resto de la eternidad juntas en un 'cielo' virtual. No sin sus propios momentos de oscuridad y desolación, "San Junipero", a pesar de esto, ofreció una visión de lo qué la tecnología podría ofrecer a la humanidad, que no fue tan molesta.

Impulsado sin duda por la reacción positiva que tuvo "San Junipero" —pero quizás también como una reacción al mundo en el que estamos viviendo hoy en día— Brooker parece haber interiorizado las lecciones de luchar en contra de la desolación total. Mientras que casi la totalidad de Black Mirror se ha definido preguntándose cuáles serían los peores aspectos posibles de la humanidad debido a la tecnología, la cuarta temporada de la serie agrega un elemento más: la resistencia.

De estos seis nuevos episodios, cuatro tienen finales que podrían calificarse como optimistas, lo que no significa que sean definitivamente finales felices. Esto sigue siendo Black Mirror, después de todo. Pero el más oscuro de ellos, "Arkangel", cuenta la historia de una madre que implanta a su hija un rastreador interno, y con este, la capacidad de ver a través de sus ojos y pixelar cualquier cosa ofensiva en su vida. Eventualmente [la madre] es testigo de los momentos adolescentes más privados de su hija, razón por la cual, empieza a meterse en su vida. En la escena final, la hija descubre lo qué su madre hizo y huye, mientras que la tablet—la unica vía que tiene para encontrar a su hija— queda destruída.

Pero tomado de otro ángulo, el episodio imagina un claro punto de quiebre frente al mal uso de dicha tecnología, así como a la abrumadora sobreprotección de la paternidad en general. Solo podemos llegar hasta cierto punto antes que, como humanos, resistamos y exijamos algo mejor de nosotros mismos.

Los episodios "USS Callister" y "Black Museum" examinan cómo los hombres usan la tecnología para reproducir sus fantasías más oscuras, tratando las vidas de las personas a su al rededor como un juego. Ambos episodios también terminan con protagonistas femeninas traspasando y derrotando a sus opresores masculinos; "USS Callister" termina específicamente con un grupo de copias de inteligencia artificial de seres humanos, que viven dentro de un universo de un juego parecido a Star Trek, libres para explorar un universo infinito. Mientras tanto, "Black Museum" termina en un acto de venganza; es innegablemente satisfactorio ver a una mujer darle la vuelta al asunto de un científico malévolo que torturó a su padre durante décadas.

Black Mirror sugiere que hay sentido en la voluntad de no estar sujeto a los impulsos más asquerosos de otros humanos. A veces, el programa incluso admite que la tecnología también puede ser positiva, como en el episodio más divertido de la temporada, "Hang the DJ". El episodio se centra en un hombre y una mujer que usan una aplicación de citas única que ofrece a las parejas la capacidad de ver exactamente cuánto durará la relación. Una vez que se acabe el tiempo, deben separarse. La idea es que el sistema aprenda lo suficiente sobre cada participante para emparejarlo con su alma gemela, pero en realidad estamos presenciando una simulación de inteligencia artificial (el recurso narrativo favorito de Brooker últimamente) ejecutado una y otra vez, diseñado para bloquear 'matches' (o las compatibilidades con otras personas dentro de la aplicación) con el objetivo de ver qué tan probable es que estén juntos a pesar de las imposibilidades.

Y hay una euforia real ligada al final de "Hang the DJ", incluso si el episodio contiene áreas grises sociales propias. Sin embargo, en la mayor parte de su nueva temporada, Black Mirror encuentra esperanza en la propuesta de que más allá de las probabilidades y nuestros propios impulsos autodestructivos, todavía hay algo de resistencia y lucha en nosotros.

Sigue a Corey Atad en Twitter.