Noticias

Veinte años de orgullo: lo del domingo fue un memorable Gay Pride para Bogotá

Ahora que el amor ganó, aprovechamos para celebrarlo con fotos.

por Andy VC Texto por Julio C. Londoño Á.
29 Junio 2015, 3:37am

Muchas cosas han cambiado en el mundo desde ese primer grito de gay power en la madrugada del 28 de junio de 1969 en el pub Stonewall Inn de Nueva York. Entre otras, que en el mismo país en el cual hace cuarenta años por política estatal se perseguía a los homosexuales, hoy es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que podría significar un viro hacia el reconocimiento de derechos en otros países del mundo.

Pero sería miope decir que la lucha está ganada y que hemos alcanzado ese we shall overcomeque gritaba la muchedumbre neoyorquína de los sesenta, más aún si tenemos en cuenta que la historia de los movimientos sociales de los sectores LGBT en Colombia comenzó hace menos de treinta años.

Luchas hay muchas y muy variadas: la que dio León Zuleta en los 90 cuando se enfrentó a la JUCO por ser marica y comunista, la que dio Wanda Fox cuando decidió denunciar los abusos contra las mujeres trans y las amenazas en su contra, la que día a día enfrentan las familias homoparentales porque sean reconocidas como tales. Si bien la lucha es por la igualdad, también es por el reconocimiento de la diferencia como parte esencial de una sociedad que se precia de ser multicultural.

Este 28 de junio, bajo el lema "Colombia libre de prejuicios", tuvo lugar en Bogotá la XX marcha por la ciudadanía plena LGBT, que partió desde el Parque Nacional con destino a la Plaza de Bolívar.

A pesar de la lluvia y el cansacio sobre tacones, aquí les dejamos los mejores momentos capturados por Andy VC.

“Orgullo no, dignidad. Más que orgullo dignidad por maricas, por areperas, por que se nos respeten nuestros derechos”.

“Orgullo de nada. ¿El heterosexual se sentirá orgulloso de ser heterosexual?”

"Orgullo de lo que somos, de lo que elegimos ser"

"Ni orgullo ni dignidad. Revolución y transgresión. Recordemos que la marcha era una lucha en contra del Estado y la violencia policial. Si hablamos de personas trans, la violencia policial es uno de los problemas más grandes. Más que orgullo y dignidad, creo que se trata de transgredir y de cómo en una marcha podemos ver las políticas del placer cotidianas, cómo el placer y las manifestaciones y expresiones artísticas se convierten en política".