Conoce al artista detrás de tus portadas psicodélicas favoritas

Tame Impala y Flaming Lips están dentro de sus clientes más recientes.

|
22 Febrero 2017, 11:52pm

Este artículo apareció originalmente en Thump, el canal de música electrónica de Vice.

La historia de Robert Beatty empieza con ruido. Mucho antes de que diseñara las portadas de discos para bandas de rock como Tame Impala y Flaming Lips, e incluso antes de hacer el diseño de arte para los discos de sus amigos, el artista y diseñador de Kentucky estaba desarmando juguetes y haciendo collages de cintas desde la habitación de su infancia. Apretando cualquier sonido desagradable de todo aparato electrónico que estuviera a su alcance– y pasando sus años de adolescente buscando en las secciones más raras del catálogo de Warp– desarrolló un gusto por lo absurdo.


En algún momento Beatty conoció a Trevor Tremaine, un hombre de Nicholasville con gustos similares. Los dos se mudaron a Lexington después de terminar la preparatoria, y realizaron un show para la estación de radio de la Universidad de Kentucky. A través de la estación conocieron a todos los de la comunidad universitaria que habitaba en la zona en la que ellos estaban. Empezaron a realizar conciertos con ruido, utilizando diferentes nombres y actuando con personas diferentes, sin alguna preparación previa. Uno de los nombres que les gustó fue Hair Police, que Beatty y Tremaine convirtieron en un trío con Mike Connelly (después de Wolf Eyes). Desde la perspectiva de Beatty, tuvieron "mucha popularidad como cualquier banda que tocara su tipo de música podía tener", creando una reputación como uno de los actos de la escena noise de mitades de los 2000 mejor posicionados, e incluso realizando un tour como teloneros de Sonic Youth.

Desde el comienzo de Hair Police en 2001, Beatty utilizó sus intereses de la infancia: el dibujo y el diseño gráfico, en diseñar el arte para los discos– para Hair Police y su proyecto solista Three Legged Race– y para los posters de los conciertos. Con el paso del tiempo, sus amigos se dieron cuenta de su surrealismo y lo contrataron para realizar la portada de sus discos. Después de haber trabajado para Burning Star Core, empezó a colaborar con aristas underground como Oneohtrix Point Never, Peaking Lights y Wooden Wand, entre otros. El año pasado, colaboró con las ya mencionadas bandas Tame Impala y Flaming Lips, también lanzó su primer libro de arte, Floodgate Companion.

Han pasado poco más de tres años desde que Hair Police lanzó un disco, pero su trabajo surreal hecho a mano aún influye en cada cosa que hace, incluyendo una extraña colaboración con Giphy. El autoproclamado como "la mejor manera de buscar, compartir, y descubrir GIFs en internet" contactó a Beatty para que colaborará con una serie de piezas hechas a mano, las que tomó como una oportunidad para poner un poco de absurdez al servicio. Son ochos piezas, que puedes pillar abajo, así como una entrevista con Beatty sobre sus orígenes en la escena noise del Medio Oeste y sobre la pronunciación correcta de gif.

Antes de que empecemos, ¿se pronuncia "jiff o giff"?

Robert Beatty: Depende del contexto lo digo de manera diferente. Si digo solo la palabra es "jiff", pero si es animado, digo "gif". Sé que hay una respuesta definitiva porque el hombre que lo creo así lo dijo. Pero no puedo recordar cuál es. (Nota editorial: Contrario de lo que él cree, Beatty procedió a decir "giff" por el resto de la conversación)


Desde hace tiempo has sido conocido por tu arte visual y auditivo, ¿cuál es tu experiencia en ambos?

He hecho arte desde que era niño. Siempre he dibujado y hecho cosas. Y me adentré profundamente en la música cuando era adolescente. Empecé a experimentar con sonidos más que nada, hacía collages de cintas, exploraba aparatos electrónicos, viendo que sonidos podría sacar de los juguetes. Es algo que mucha gente hace, pero yo no lo sabía. Sólo estaba experimentando. Empecé a tocar música noise a través de eso. Es por eso que estoy aquí haciendo algo, porque Hair Police empezó a sacar una buena cantidad de discos y empezamos a salir de gira. Eso se convirtió en mi entrada al arte.

Entonces, ¿nunca perseguiste al arte formalmente?

Siempre esperé ser capaz de hacer arte para vivir, pero no sabía si iba a pasar o no porque no estaba creando una estructura tradicional para que pasara. No fui a una escuela de arte y tampoco estaba haciendo algo que me hubiera dado resultados. No vengo de una familia con mucho dinero. Ni siquiera mis papás fueron a la universidad. Después de salirme de la preparatoria, trabaje en una gasolinera como conserje. Mientras hacía eso, Hair Police empezaba a hacer tours varios meses al año. Empecé ahí. No sé de que manera la escuela de arte me hubiera beneficiando. Y supongo que nunca lo sabré.

¿Empezaste haciendo portadas para tus amigos?

Mucho de lo que empecé a hacer fue para proyectos en los que estaba involucrado directamente. Una de los primero trabajos que realicé para alguien más fue para una banda con la que a veces tocábamos, Burning Star Core. Fue un disco llamado Challenger. Después hice una de las primeras portadas para Oneohtrix Point Never, Russian Mind. Pero Hair Police empezó a sacar discos en 2001 y no empecé a trabajar con otra gente hasta el 2006 o 2007. Entonces estuvo bien que mis amigos para los que trabajé fueron populares.

¿En qué momento te diste cuenta que podía hacer esto de una manera seria?

Definitivamente creo que haber hecho R Plus 7, de Oneohtrix Point Never. Que haya estado en Warp fue increíble. Mientras crecía escuchaba a Aphex Twin y Squarepusher y Autechre. Esa era mi música favorita durante mi adolescencia, sentado en una cafetería con mis audífonos, solo en una mesa. Haber hecho una portada para un disco que salía en Warp, fue un gran momento para mi, hacer algo que estaba conectado con lo que me había influenciado.

Cuéntame sobre estas nuevas animaciones. Sé que has hecho videos antes pero esto parece ser un conjunto único de limitaciones ¿Cómo hiciste para aplicar lo digital a tus procesos?

Fue un reto genial. Hago un buen número de videos para mi y también he hecho videos musicales. Pero hacer éstos últimos es un poco frustrante, terminas poniendo mucho esfuerzo en algo que la gente va a ver sólo una vez, probablemente. El aspecto de circuito de los gifs es agradable. Te puedes enfocar en algo que quieres que pase y eso es lo que la gente verá.

Todos estos gifs que hice los saque de un video. Estaba haciendo una animación en la computadora y después la procese en un vídeo análogo y después lo redigitalicé y lo corte en loops.

¿Tienes alguna idea de lo que hace a un gif satisfactorio?

Muchos de los gifs que hice están enfocados en caras. SI haces algo que es muy extraño y psicodélico y la gente lo verá por un par de segundos, tener una cara que puedan rescatar de todo el desastre lo hace un poco más interesante.

Es un buen proyecto, incluso es muy optimista hacer este tipo de trabajos en la era del internet.

Es genial porque sólo existe en este formato. Es raro porque tal vez parece que las cosas vuelven a la realidad. Estuve sorprendido con la respuesta del libro que acabo de hacer. Estamos en una época donde la gente está acostumbrada a que cualquier trabajo audiovisual se ve en pantalla, y fueron a la tienda a comprar mi libro. Pero un libro no es como un disco. No puede digitalizar un libro sin perder cierta experiencia. Con un disco puede tener lo mismo usando YouTube o Spotify.

Y ves una miniatura del arte en la pantalla

Tal vez es porque he crecido en una época en la que la miniatura es muy importante, pero la mayor parte del trabajo que hago es muy directa y simple, y eso me ha funcionado. Cuando hice Challenger, antes de que iTunes fuera algo muy prominente, la imagen todavía era reconocida en cualquier tamaño. La portada del disco de Tame Impala es un buen ejemplo. Podrías ver 16 x 16 pixeles en una pantalla y saber que es. Eso ha influenciado mucho la manera en la que trabajo, pero también es la razón por la que he hecho muchas portadas.

Si quieres ver más obras de Robert Beatty, visita su sitio.