Publicidad
Notícias

Lo que debes saber de la visita de halcones peregrinos a Bogotá

¿Por qué están aquí? ¿Es un plan del gobierno para controlar la invasión de palomas? ¿De verdad?

por Daniela Vargas
27 Febrero 2018, 10:30pm

Ilustración: Juan Ruiz | VICE Colombia

Durante los últimos días de este mes los usuarios de redes sociales, Facebook entre ellas, han puesto de cuando en cuando fotos o videos de halcones volando por la ciudad. Halcones peregrinos: del tamaño de un cuervo, posados en el alféizar de un edificio, emitiendo sonidos para las cámaras que los graban en edificios de Bogotá. Para algunos, es raro verlos en un contexto urbano, y por ello han surgido preguntas: ¿por qué vinieron? ¿Piensan quedarse?

La especie que nos visita por esta época es la de halcón peregrino (Falco peregrinus), que, según el Grupo de Ornitología de la Universidad Nacional de Colombia (GOUN), "se puede observar de forma natural en todos los continentes, puntualmente en el americano". Tiene poblaciones migratorias y otras no migratorias, como puede verse en este mapa. Además, está considerara como el ave (y animal) mas rápida del mundo, logrando una velocidad de más de 320 kilómetros por hora cuando caza en picada.

Cuando vienen, su dieta se basa principalmente en el consumo de otras aves (patos y palomas), pero como dice Pedro Camargo, el presidente de la Asociación Bogotana de Ornitología. "Es importante aclarar que los depredadores, a pesar de su accionar natural de cazadores, no representan un riesgo de presencia o permanencia de las especies cazadas. Esto, siempre y cuando no alteren las poblaciones. Si no hay depredadores es un problema, si no hay presas es un problema. En ese sentido, la presencia de ambos es importante e imprescindible para ellos mismos".

Foto: Angela Liceth Biancha Tórrez | Vía Twitter.

Su visita no es nueva, los halcones peregrinos han migrado desde hace millones de años. "Vienen con el propósito de pasar la temporada de invierno (norteño). Durante esta época, muchas de las presas que ellos cazan allá no están disponibles, ya sea porque también migraron o están dormidas invernando, entonces tienen que volar a latitudes más tropicales, donde haya alimento disponible", explica la GOUN.

Aunque en años anteriores ya se había notado su presencia por el mes de marzo, no se han adelantado. Llegan aproximadamente en octubre y regresan al norte en abril o mayo. Y a pesar de que su especie no se encuentre en actual peligro de extinción, su viaje hasta la ciudad (que es también normal) no es para nada fácil: los edificios, las redes eléctricas y otras estructuras, junto con las reacciones violentas que las personas puedan tener hacia ellas, son trampas mortales, no solo para esta especie, sino para otras aves migratorias.

Entonces, si llega a ver un halcón peregrino rondando por ahí, no lo espante, ni le grite, ni le lance nada. Lo mejor que puede hacer es disfrutar de la vista, y contribuir para que no se sume una especie más al Libro Rojo de Aves. Tenga en cuenta que cuando el invierno de su hábitat termine, regresarán a sus lugares de origen y usted seguirá en su rutina de siempre.


Puede encontrar más información sobre aves de Bogotá y Colombia puede consultar la Asociación Colombiana de Ornitología, la Asociación Bogotana de Ornitología y el Grupo de Ornitología de la Universidad Nacional de Colombia.