Publicidad
Noticias

Robar Lego podría ser el crimen perfecto

"Ladrón de Lego" suena a algo que sólo podría existir en una película financiada por Zach Braff, pero robar estos bloques de colores es un negocio lucrativo.

por Allie Conti
22 Marzo 2016, 8:14pm

Foto vía Flickr. Usuario Pascal

El pasado 3 de marzo la policía de Portland organizó una operación encubierta. El objetivo, Pavel Kuzik, era un criminal experimentado que ya había estado en problemas varias veces por robo y fraude. ¿Pero cuál fue el supuesto crimen que llevó a la policía a sospechar nuevamente del hombre de 25 años? Robar Lego de Fred Meyer y luego venderlo por Internet.

"Ladrón de Lego" suena a algo que sólo podría existir en una película financiada por Zach Braff, pero robar estos bloques de colores es un negocio lucrativo según el sargento de la policía de Portland, Peter Simpson.

"Hay un mercado 'negro' o secundario para todo, especialmente para las cosas valiosas", me dijo. "Los Legos son artículos que se roban por su popularidad y costo relativo en el mercado minorista. Son prácticamente imposibles de rastrear ––no tienen número de serie–– y fáciles de vender".

Las autoridades dicen que las bandas de ladrones se han incrementado en Estados Unidos desde la crisis económica de 2008. Según la Federación Nacional de Minoristas, 30 estados han pasado leyes con respecto al crimen organizado al por menor (ORC, por sus siglas en inglés) desde ese año. Aunque el Lego no es mencionado en el reporte más reciente del grupo, cierta evidencia anecdótica sugiere que es una elección popular entre los ladrones de nivel profesional.

Por ejemplo, el pasado junio, un equipo de cinco personas fue arrestado en San Diego por el presunto robo de más de 15.000 dólares en juguetes, sobre todo Lego. En 2014, la policía de Phoenix detuvo un operativo aún más grande y confiscó 200.000 dólares de Lego ilícito. También está el ejemplo de Gloria Haas, una mujer de Long Island acusada ese mismo año del hurto de 59.000 dólares de Lego en una unidad de almacenamiento. En diciembre, una cámara captó a una persona de 43 años robando una réplica de R2D2 en Lego de 450 dólares en Beaverton, Oregon, y otra persona destruyó la puerta de una tienda en Vancouver, Canadá, para conseguir una sola caja de estos bloques de plástico.

Como lo sugiere la frase "una réplica de R2D2 en Lego de 450 dólares", estos productos pueden ser extremadamente costosos, y no suelen estar vigilados en las tiendas de la misma forma que los productos electrónicos. Según Tommy Williamson, quien maneja la página bricknerd.com, los Legos nunca han sido baratos, pero en los últimos años se han vuelto incluso más costosos. Me explicó que después de una caída económica a finales de los 90, Lego se aferró a las licencias que dieron origen a los sets de La guerra de las galaxias, Harry Potter y Frozen. Normalmente estos son los productos más costosos y por ende los más atractivos para los criminales. Por ejemplo, uno llamado Halcón Milenario edición coleccionista (Ultimate Collector's Millennium Falcon) cuesta casi 4.000 dólares. (Williamson señaló algunos artículos de diciembre que afirmaban que el Lego era más valioso que el oro por el incremento en precio de ese set).

También señaló que otro crimen común relacionado con el Lego consiste en robar piezas individuales y personas de plástico de los sets, y luego devolver los sets a las tiendas. Las partes se venden luego a través de bricklink.com.

"Creemos que esas personas son idiotas", dijo Williamson de los ladrones. "La gente que hace eso suele tener grandes colecciones y tiendas para financiar sus hobbies, pero nos dan una mala reputación. Sabemos que estas personas normalmente son fans, pero también hay fans del lado oscuro".

Cuando contactamos a Lego para que comentara sobre el asunto, ningún representante atendió nuestra solicitud.

Mientras tanto, la policía no ha indicado si cree que Kuzik operaba sólo o como parte de una banda. No habrá detalles nuevos sobre su caso hasta que acabe la investigación, según el portavoz de la oficina fiscal del condado de Multnomah. Sin embargo, los crímenes de Lego parecen ser una extensión natural de su expediente penal, que también incluye robo, suplantación de identidad, y el hurto a una tienda de Target. Para alguien así, robar sets de Lego habría sido una oferta muy lucrativa como para dejarla pasar.

"No diría que tenemos un gran mercado negro de bloques de plástico", dijo Peter Simpson, el policía de Portland. "Pero como en toda gran ciudad, siempre hay gente dispuesta a comprar más barato sin hacer preguntas".