Soy parapléjico y solía contrabandear éxtasis en mi silla de ruedas

J. me dijo que estaba pensando en rellenar velas con pastillas y enviarlas por correo a Chicago. Se me ocurrió algo mejor: las transportaría en mi silla de ruedas, porque en el aeropuerto nunca la revisaban.

Advertisement
Advertisement
Advertisement