Publicidad
Siria

La ONU dice que hay que evacuar a 400 sirios que sufren por inanición en la ciudad de Madaya

Un día después de la entrega de alimentos y suministros en Madaya, el coordinador humanitario de la ONU para Siria relata el escenario de "esqueletos que apenas se mueven y gente extremadamente delgada" que deambulan por la ciudad.

por Samuel Oakford and Avi Asher-Schapiro
13 Enero 2016, 3:45pm

Una niña siria con su familia en la ciudad sitiada de Madaya. (Imagen por Omar Sanadiki/Reuters)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un día después de la anhelada entrega de alimentos y suministros en la sitiada ciudad siria de Madaya, la ONU presiona para que se evacuen a unos 400 residentes que, según la organización, podrían morir de inanición si no reciben atención médica inmediata.

En declaraciones a los periodistas, Yacoub El Hillo, coordinador humanitario de la ONU para Siria, aseguró que 44 camiones llegaron el lunes a Madaya, ubicada a unos 25 kilómetros al noreste de Damasco. Al mismo tiempo, 21 camiones en convoyes separados han entregado alimentos y suministros a las ciudades principalmente chiítas de Kefraya y Al Fua, en la provincia de Idlib.

40.000 residentes de Madaya han sido sitiados por las fuerzas del régimen y sus aliados desde julio del año pasado. Según Médicos Sin Fronteras (MSF), al menos 28 pacientes en un hospital gestionado por esta organización en la ciudad han muerto de hambre desde el 1 de diciembre de 2015.

La ciudad siria de Madaya recibe la ayuda humanitaria de la ONU para combatir la hambruna. Leer más aquí.

Activistas acusaron al presidente sirio, Bashar al-Assad, y a Hezbollah, el grupo militante chiíta con sede en el Líbano que apoya al régimen, de cortar el acceso a los agentes humanitarios y de utilizar el hambre como arma de guerra y como medio de influencia política. Al Fua y Kefraya han permanecido bajo el asedio de las fuerzas que se oponen al régimen de Assad y los envíos de ayuda a cada una de estas zonas fueron parte de un acuerdo negociado.

"Personal médico y activistas han estado trabajando toda la noche", dijo el Dr. Ammar Ghanem, miembro del consejo de la Sociedad Médica Americana Siria que trabaja con los médicos para dispensar la ayuda en Madaya. "Cuando sale el sol, se acercaron miembros de todas las familia, vienen para recoger la parte correspondiente para alimentar a los suyos".

Según un informe de vídeo publicado por Reuters, al menos un residente que habló en un puesto de control en las afueras de Madaya afirmó que los rebeldes mantienen parte de la comida para sí mismos o las venden a precios exorbitados — aunque no estaba claro si era una referencia a la ayuda del cargamento que llegó el lunes o si era una alusión a incidentes previos.

El martes, los trabajadores médicos locales afirmaron que los soldados del gobierno habían extendido los rumores de que los residentes podían salir por ese puesto de control. Mohammad Darwish, un dentista en Madaya afiliado a la Sociedad Médica Americana Siria, dijo que cuando las personas llegaron al puesto de control "el régimen comenzó a filmarlos y los obligó a decir que los combatientes estaban privando a los civiles de los alimentos". En algunas de las imágenes se pueden observar hombres uniformados.

"Así, como los insurgentes están asediados y rodeados, no tienen ningún recurso. La ayuda alimentaria es escasa y no hay posibilidad de almacenamiento", dice Darwish en un mensaje de WhatsApp. "El único recurso alimenticio en Madaya son los puestos de control del régimen, donde venden la comida a precios inimaginables. Un kilo de arroz en Madaya cuesta un promedio de 250 dólares".

'Los niños están comiendo hojas de los árboles': el nuevo infierno sirio se llama Madaya. Leer más aquí.

El Hillo se negó a revelar actores específicos, y dijo que él no pidió afiliaciones a los combatientes en los puestos de control entre Damasco y Madaya, solamente los describió como "personal militar". Pero afirmó que el sufrimiento de la gente de Madaya es una realidad.

"Vimos personas que están gravemente desnutridas, especialmente niños, vimos gente extremadamente delgada, esqueletos que apenas se mueven", afirmó El Hillo. "Vimos un pueblo desesperado, un pueblo frío, un pueblo que tiene hambre".

Citando al personal médico local, El Hillo estima que alrededor de 400 personas — y tal vez más — necesitan atención urgente y deben ser evacuadas. Contó que una niña de cinco años de edad había sido trasladada a un hospital en Damasco el martes, junto con su madre. En caso de que permitan la evacuación de los cientos de personas más que se encuentran en estado de gravedad, éstos serían trasladaos con toda probabilidad probablemente a Damasco.

'Vimos gente extremadamente delgada, esqueletos que apenas se mueven'.

Se espera que la ONU regrese a Madaya y a la vecina Zabadani el jueves, donde terminará la entrega de los suministros de alimentos, incluyendo harina, que no estaba incluida en el convoy del lunes. Aunque la ONU estima que los suministros en Madaya podrían durar un mes completo, los lugareños dicen que podrían agotarse en tan sólo dos semanas, dejando una vez más en manos de los grupos armados la negociación del acceso.

El Consejo de Seguridad ha exigido un acceso humanitario sin obstáculos en Siria y existe el riesgo de que el acuerdo de Madaya, Al Fua y Kefraya siente un precedente para el uso del hambre como arma de negociación.

La ciudad siria de Madaya recibe la ayuda humanitaria de la ONU para combatir la hambruna. Leer más aquí.

"Como todo el mundo dice, esto tiene que ser sólo el comienzo, no puede ser una ayuda puntual", afirmó el embajador de Nueva Zelanda en la ONU, Gerard van Bohemen, después de que el Consejo de Seguridad escuchara su testimonio el lunes por la noche en Madaya. "Permitir la ayuda humanitaria es una obligación que impone el derecho internacional humanitario. Así que estamos pidiendo a todos los interesados que faciliten el acceso humanitario a lo largo de Siria, es absolutamente esencial".

Al otro lado de Siria, unas 400.000 personas viven en una zona sitiada, incluyendo 200.000 rodeados por Estado Islámico en la ciudad al sureste de Deir Az-Zor. "Es un hecho muy claro que el asedio está siendo utilizado por todas las partes en este conflicto", dijo el Hillo.

Mientras tanto, los residentes en Madaya siguen preocupados por los envíos futuros. "Tenemos que romper el sitio", expresa Load, un estudiante de 26 años de Madaya en conversación telefónica con VICE Noticias. "Esto es lo realmente importante".

Sigue a Samuel Oakford (@samueloakford) y a Avi Asher-Schapiro (@AASchapiro) en Twitter

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
BASHAR AL-ASSAD
msf
hambre
Estado Islámico
ayuda humanitaria
Naciones Unidas
Hezbollah
Madaya
ONU
oriente medio
Médicos Sin Fronteras
guerras y conflictos
kefraya
al fua
asedio a madaya
inanición