Kitty Combos: qué pasa cuando combinas la Ketamina con otras drogas
el universo de las drogas

Kitty Combos: qué pasa cuando combinas la Ketamina con otras drogas

Marihuana, alcohol, MDMA, LSD, cocaína y benzos.
05 Junio 2018, 9:23pm

Inicialmente la ketamina se utilizaba durante intervenciones quirúrgicas por sus propiedades analgésicas, sedantes y anestésicas de corto plazo. Sin embargo, el primer uso recreativo de la ketamina registrado en la historia data de 1965 por el académico y farmacólogo Edward Domino. El investigador describe la sustancia como un potente ‘psiquedélico’, lo que le permitió conocer mejor sus efectos y acuñar un nuevo término: anestésicos disociativos.

Para finales del siglo XX, el uso recreativo de la keta, Special K, K, o Vitamina K aumentó especialmente en el contexto de raves y festivales. sin embargo, en México el uso de la ketamina de forma recreativa no es tan común como en otros países, en particular por dos razones: la primera es la dificultad para conseguirla, ya que es un medicamento controlado dentro de la lista II (medicamentos psicotrópicos), y se necesita una receta. El segundo motivo es el precio, un vial con la sustancia líquida puede costar entre 600 hasta 900 pesos; y un gramo de polvo puede costar de 800 hasta 1,500 pesos.

Su vía de administración más común es la esnifada (nasal) que en dosis bajas, de 10 a 30 mg, tiene efectos estimulantes en cinco minutos. Con estas dosis el uso que se le da es similar al que se le da a la cocaína. Sin embargo, si la dosis se aumenta el doble pueden aparecer efectos no deseados como la incapacidad de socializar o sufrir ataques de ansiedad, lo que puede potencializarse si se mezcla con otras sustancias.

Por otra parte, utilizando dosis altas por vía oral o dosis bajas por vía intramuscular se logra alcanzar efectos más potentes conocidos como K-Hole (hoyo-K). Este estado puede durar hasta 90 minutos y su principal característica es un sentimiento de disociación y semi conciencia. Es decir, la persona usuaria está despierta pero pierde la noción del tiempo y del espacio en donde se encuentra. Dicho de otra manera, está desconectada de su cuerpo, atravesando una experiencia introspectiva muy fuerte, por lo que no tiene la capacidad de moverse y tiene una gran dificultad para hablar.

Este artículo tiene la finalidad de informar qué ocurre con las mezclas de ketamina y otras sustancias psicoactvias. No pretende promover el uso de alguna, ni el poliuso de sustancias. De hecho, el consumir más de una droga durante una sesión aumenta los riesgos a la salud. Sin embargo, la realidad es que el policonsumo existe y ofrecer información permite generar una percepción adecuada del riesgo, reducir estas prácticas y saber cómo reaccionar en caso de presentar un problema asociado con esto.

Ketamina y marihuana

Si primero se fuma marihuana, se tendrán los efectos normales del cannabis, los cuales irán desapareciendo dependiendo la dosis que se utilice de ketamina. Es decir, con bajas dosis de keta disminuirá el efecto depresor o relajante y será sustituido por la estimulación. Sin embargo, los compuestos del cannabis no se eliminarán del cuerpo, ni dejarán de interactuar con el mismo y se podrán percibir ligeramente algunos efectos psicológicos del cannabis. Aumentando la dosis de ketamina, los efectos disociativos iniciarán y serán los únicos que sentirá la persona. Con estas sustancias no hay una mezcla de efectos.

MDMA y ketamina

Esta mezcla de sustancias puede producir una sinergia en los efectos estimulantes a dosis bajas; esto es, se puede potencializar los efectos de excitación y euforia. Al aumentar la dosis de ketamina, los pensamientos introspectivos pueden estar acompañados de sensaciones ocasionadas por el ‘rush’ que produce el MDMA, por lo que puede ser una experiencia muy placentera. Sin embargo, se debe cuidar las dosis para evitar un shock calórico o algún problema cardiovascular. Una vez más, si se toma una dosis más alta de keta se perderán los efectos del éxtasis y sólo se tendrán los efectos disociativos.

Alcohol con ketamina

Esta es una de las mezclas más riesgosas que existen al usar ketamina, pero también una de las más comunes. A dosis bajas de alcohol (una o dos bebidas) y dosis bajas de keta se tiene un efecto de euforia potente, ya que ambas sustancias hacen sinergia, en esas cantidades, para producir desinhibición, lo que se percibe como excitación en el cuerpo. Cuando se aumenta la dosis de cualquiera inician los efectos depresores fuertes, la falta de coordinación y la inhibición en la personalidad. Si se usa más ketamina que alcohol, los efectos disociativos aparecerán de una manera distorsionada y no se tendrán pensamientos introspectivos claros, ni visuales definidos.

Coca con keta

Este Kitty Combo es el más utilizado por las personas en fiestas o festivales, ya que se potencializan los efectos de euforia de la coca y de la ketamina. De cierta manera, la mente logra ‘moverse’ de un efecto a otro fácilmente. A dosis bajas, se logra tener la sociabilización característica de la cocaína junto con una mayor aceleración en el cuerpo. Además, se puede percibir un ‘rush’ producido por la ketamina que durará pocos minutos, pero que puede reproducirse si se mantienen las dosis bajas de ambas sustancias. Sin embargo, si se aumentan las dosis de ambas se pueden tener problemas cardiovasculares o producir ataques de ansiedad.

LSD con Ketamina

La mezcla de estas dos sustancias en dosis bajas es relativamente seguro, ya que la persona que usa este Kitty Combo genera una gran estimulación a la mente y la hace trabajar a un alto ritmo. En el caso de consumir una dosis baja de Ketamina y una dosis media o alta de LSD, se presentarán los efectos psiquedélicos junto con una estimulación corporal (aceleración, aumento de la temperatura y del ritmo cardiaco). Sin embargo, no se tendría un efecto de empatía y excitación fuerte junto con psiquedelia como ocurre con el Candy Flip (MDMA+LSD). Al usar una dosis media de ambos compuestos, los efectos disociativos se mezclarán con los psiquedélicos y en algunos casos los efectos serán fuertes, e incluso se podría llegar a tener desorientación o estrés.

Benzodiacepinas y Ketamina

Las benzodiacepinas son sustancias utilizadas en tratamientos psiquiátricos y tienen la finalidad de tranquilizar, controlar los ataques de ansiedad, pánico o somnolencia. Por lo tanto, a dosis bajas de ketamina se produce una interacción contraria entre la estimulación y los efectos de las benzos. Por otro lado, el usar una dosis alta de ketamina puede provocar que los efectos disociativos no sean muy fuertes, además de una depresión sistemática en el cuerpo que puede generar un paro cardiorespiratorio. Por lo anterior, esta mezcla no es recomendable, ya que puede acarrear muchos problemas de salud y es potencialmente letal.

***

Siempre que se utilice ketamina —y cualquiera de los Kitty Combos— es recomndable que la persona usuaria esté acompañada por otra que no haya utilizado ninguna sustancia. Esta estrategia de reducción de daños es fundamental para evitar algún problema de salud. El uso de la keta, sea la primera vez o se tenga experiencia, produce efectos muy fuertes para el cuerpo que pueden ser difíciles de controlar, pero una persona de confianza cerca puede ayudar a manejarlos y así evitar que la experiencia se vuelva negativa o tenga complicaciones irreversibles.

Por último, tener toda la información posible sobre dosis, efectos, efectos no deseados y vías de administración permitirá que la experiencia sea lo más segura posible. En El universo de las drogas hay información objetiva y amigable sobre más de 80 sustancias psicoactivas y puede guiar a una persona que desee usar alguna droga por primera vez o sea usuaria habitual.

Miguel Bencomo forma parte de ReverdeSer Colectivo.