Publicidad
mexico

El Ejército, la Marina y Policías: abrumadoramente letales en México

Durante los primeros cinco años de la llamada 'Guerra contra el narco', las fuerzas públicas se caracterizaron por dejar más muertos que heridos en sus enfrentamientos con presuntos delincuentes, según un estudio del CIDE.

por Saúl Hernández
31 Enero 2017, 3:05pm

Imagen vía Cuartoscuro.com

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En los combates entre las fuerzas armadas de México y los presuntos integrantes del crimen organizado sucede algo que no es habitual en otras partes del mundo: casi nunca hay civiles heridos. Así lo muestra un estudio hecho por el Programa de Política de Drogas (PPD) del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

La institución de educación superior –una de las más prestigiadas de México– revela que durante los primeros cinco años de la llamada 'Guerra contra el narco', las fuerzas públicas [Ejército, Marina y Policías] se caracterizaron por dejar más muertos que heridos en sus enfrentamientos con presuntos delincuentes; e incluso hubo combates en que sólo hubo muertos.

De acuerdo con el estudio, de 3.327 enfrentamientos registrados entre diciembre de 2006 y noviembre de 2011, en 1.223 sólo se reportaron muertos y no heridos; es decir en el 37 por cierto de los casos.

Aún en contextos de guerra –indica el instituto– cuando ocurre un enfrentamiento suele haber más heridos que muertos. Pero en México ocurre todo lo contrario: los choques entre militares y policías contra sus agresores dejan más muertos que lesionados, lo que los convierte en fuerzas abrumadoramente letales.

"Una de las señales de alarma del desmedido uso de la fuerza pública en los últimos diez años, ha sido el inusualmente alto índice de letalidad de las autoridades en los enfrentamientos", indicó Alejandro Madrazo, Director del PPD y uno de los autores del estudio, durante el V Seminario de Política de Drogas en América Latina llevado a cabo en Aguascalientes este fin de semana.

'Hay un desmedido uso de la fuerza pública'.

De acuerdo con los resultados del CIDE, tres de cada cuatro combates en donde las fuerzas de seguridad no dejaron heridos fueron protagonizados por el Ejército y la Marina; y el resto, por la policía.

A medida que la 'guerra contra las drogas' avanzó, las fuerzas públicas [militares, marinos y policías] se volvieron más mortíferas. Mientras que en 2007 se enfrascaron en 28 combates sin dejar un sólo herido del lado de los presuntos criminales, en 2011 el número de enfrentamientos con estas características se disparó a 631. La gran mayoría de estos combates fueron protagonizados por el Ejército.

Las 5 cosas que no sabías y tienes que saber de la 'guerra' en el periodo de Felipe Calderón. Leer más aquí.

Esto indica, según expuso Madrazo, que se pudieron cometer una serie de ejecuciones extrajudiciales, parecidas a los casos de Tlatlaya en el Estado de México o al de Tanhuato en Michoacán, que se dio en mayo de 2015, lo cual dijo, es sumamente preocupante.

En el caso Tlatlaya, se registraron un total de 22 muertes en una bodega en el año 2014. En un principio, la Secretaría de la Defensa Nacional (Ejército) reportó que las muertes se produjeron a raíz de un enfrentamiento de presuntos delincuentes con militares que hacían patrullajes. Semanas más tarde, ante las dudas que generó el que sólo hubieran muerto civiles, una investigación periodística reveló que en realidad hubo ejecuciones extrajudiciales.

En el caso Tanhuato, un informe de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) indicó que los policías federales que participaron en el operativo en un rancho contra presuntos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) asesinaron a 22 de los 42 muertos y usaron la fuerza de manera excesiva para matar a otros cuatro.

Esta no es la primera vez que una investigación revela lo mortíferas que pueden llegar a ser las autoridades involucradas en la 'Guerra contra el narco'. En mayo del año pasado, el New York Times publicó los hallazgos de un estudio hecho por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México (UNAM) en el que se indicaba que mientras en un escenario de combate hay una persona muerta por cada cuatro heridos, el Ejército mexicano mata a ocho enemigos por cada uno que hiere. Y en el caso de la Marina, la proporción se eleva a 30 muertos por cada lesionado.

El estudio de la UNAM se basó en solicitudes de transparencia hechas a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y la Secretaría de Marina (SEMAR), en tanto que los hallazgos del CIDE parten de una base de datos filtrada a la institución con poco más de 36.000 registros de hechos violentos ocurridos durante los primeros cinco años de la guerra contra las drogas (Base de Datos CIDE-PPD). Aunque se trata de dos fuentes diferentes, ambos estudios coinciden en la inusual letalidad de las fuerzas del Estado mexicano.

La prensa en México sólo cubrió la mitad de la 'Guerra contra el narco'. Leer más aquí.

Despliegue del Ejército incrementó violencia

Otro hallazgo dado a conocer por el CIDE es que la violencia se incrementa en los municipios donde hay operativos militares. De acuerdo con el estudio de Laura Atuesta, investigadora del PPD, cuando las fuerzas armadas participan en un combate, el número de homicidios en el corto plazo (3 meses) se incrementa un 8 por ciento en la región.

"Hoy, por primera ocasión, ya podemos hablar de causalidad entre los enfrentamientos e incremento de la violencia, con base en evidencia empírica", indica un comunicado de la institución.

Un último hallazgo dado a conocer por el centro de investigación es que las fuerzas públicas no sólo se limitan a repeler las agresiones de los presuntos delincuentes como sostienen ante la opinión pública, sino que en el 84 por ciento de los casos son éstas quienes detonan la confrontación.

Hace diez años Felipe Calderón llegó a la Presidencia de México y desde los primeros días de su mandato decretó una guerra frontal en contra de los cárteles de la droga. Para combatir al narcotráfico, optó por la militarización del país. Hoy está al frente el gobierno de Enrique Peña Nieto y la guerra parece no llegar todavía a su fin.

*En este texto, se cambió la palabra "sobrevivientes" por "heridos", ya que la base de datos del CIDE no tiene información de cuántos combatientes hubo en cada enfrentamiento. El índice de letalidad contrasta muertos con heridos. Bajo esta lógica, no podemos hablar de sobrevivientes ya que no sabemos el número de participantes en cada combate.

Sigue a Saúl Hernández en Twitter: @saulhht

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Tagged:
VICE News
Política
Derechos Humanos
policías
ejército
marina
felipe calderon
guerra contra el narco
tlatlaya
crimen y drogas
letalidad
yanhuato