Salud

Si te sientes solo, concéntrate en la calidad de las conversaciones que tienes, no en la cantidad

Ser más conscientes de nuestras interacciones sociales puede mejorar nuestro bienestar y ayuda a evitar el agotamiento emocional.
29 Enero 2020, 4:19pm
Mujer riendo salir con amigos durante la fiesta en el patio trasero
Thomas Barwick / Getty Images

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

La soledad no es un concepto nuevo, aunque sus efectos están siendo examinados más de cerca: ciertos estudios han demostrado cómo las personas en cualquier etapa de la vida y de cualquier origen experimentan aislamiento social. Más de dos tercios de los adultos de todas las edades informaron niveles de soledad de moderados a altos, según un estudio de 2018. Investigaciones adicionales han encontrado que la soledad puede tener el mismo impacto físico que fumar 15 cigarrillos por día, la inactividad física y la contaminación del aire. Pero también corremos el riesgo de estresarnos demasiado al respecto. El estrés de nuestros trabajos y relaciones interpersonales pueden causar agotamiento emocional, lo que resulta en irritabilidad, falta de motivación e incluso depresión. Y nuestras redes sociales tampoco hacen mucho por nuestra realización social. Sin embargo, es posible encontrar el equilibrio correcto de la conexión social, y una falta estratégica de la misma.

Apodado "nutrición social" por Jeffrey Hall, investigador y profesor de estudios de comunicación en la Universidad de Kansas, la idea se centra en: tener una variedad en nuestras interacciones diarias mejora nuestro bienestar. Para tener una dieta social totalmente equilibrada, necesitamos un poco de todo: conexiones profundas, conversaciones superficiales y tiempo a solas, según encontró Hall en un estudio reciente. Al examinar las interacciones sociales cotidianas de casi 400 participantes de todo Estados Unidos, él y un coautor descubrieron que las personas menos solitarias tenían interacciones más frecuentes con amigos cercanos y familiares. Aquellos con mayores sentimientos de bienestar y satisfacción con la vida interactuaban con más personas en general. Pero el tiempo que pasaban solos también era importante.

Hall dijo que una dieta social saludable no es exactamente igual para todos. Por ejemplo, una persona que se acaba de mudar a una nueva ciudad y no tiene muchas conexiones cercanas tendrá que ser más consciente de con quién interactúa; unirse a un club para conocer gente nueva podría beneficiarla, o reservar un tiempo concreto para hacer videollamadas con amigos desde casa. Alguien con vínculos más profundos con su comunidad no tendrá que actuar tan conscientemente y puede confiar en las conexiones familiares para satisfacer sus necesidades. Pero, en general, aquí hay algunos consejos para lograr una dieta socialmente nutritiva.

La variedad es clave

Las relaciones sociales como las dietas saludables, requieren de un equilibrio. Completa tu lista social con amigos del trabajo, amigos cercanos y conocidos que veas en el gimnasio, y protege tu valioso tiempo. En lugar de poner todos tus huevos en una sola canasta, dijo Hall, debes tratar de tener una conversación con un amigo o familiar querido, una conversación alegre con un vecino y algo de tiempo para reflexionar solo.

Mantener la variedad en los tipos de personas con las que interactúas también es esencial, dijo Emiliana Simon-Thomas, directora científica del Gran Centro de Ciencias de la Universidad de California, Berkeley. "Hay grandes beneficios de tener un diálogo con una mayor variedad de personas con respecto a la experiencia, los antecedentes y la ideología", dijo. "Tener una representación diversa de las conexiones sociales es valioso para los individuos y el progreso colectivo, suponiendo que las personas trabajen de manera cooperativa".

Concéntrate en la calidad

Aquellos con dietas sociales más saludables, según la investigación de Hall, tenían conversaciones más significativas en general. Y "significativo" podría ser cualquier cosa, de corazón a corazón, bromeando, dijo. Las interacciones con personas más cercanas a nosotros son mutuamente beneficiosas: los chats con familiares y amigos mantienen a raya la soledad para ambas partes de la conversación, dijo Hall. Sin embargo, no necesitas tener estas conversaciones constantemente. "No necesitas que cada una de tus comidas sea una comida densa y altamente nutritiva", dijo Hall. "Y ciertamente creo que podemos relacionar eso con la idea de que si cada conversación fuera súper intensa, estaríamos exhaustos".

El hecho de que una "comida" social sea más una merienda no significa que no sea rica en nutrientes. Genera pequeñas conversaciones con extraños y conocidos: estas son oportunidades que promueven la felicidad y de bajo riesgo para sentirse conectado con tu comunidad. Según Simon-Thomas, incluso una simple mirada puede ser suficiente para transmitir la conexión. "Ese intercambio de una sonrisa pequeña o una mirada de satisfacción puede ser todo lo que se necesita para transmitir, de una manera extraña, lo más simple, que es la confianza", dijo. "Al final, eso no se siente como una inversión".

No te desgastes

Conectar con otros requiere energía. De hecho, un estudio descubrió que las personas evitan activamente las situaciones que requieren que sientan empatía porque es demasiado emocional. Debido a que cada uno tiene una cantidad limitada de energía emocional, debemos ser conscientes de los tipos de interacciones sociales que estamos teniendo. "Un buen sistema de energía social en funcionamiento es aquel en el que sentimos un alto grado de conexión, pero no mucha producción de energía", dijo Hall. Esto significa pasar más tiempo con personas que te dan energía y menos tiempo con aquellos que te dejan sintiéndote agotado.

Todos somos muy conscientes de esos "vampiros energéticos" en nuestras vidas, las personas que dependen constantemente de nuestro apoyo emocional, dijo Hall, por lo que ser conscientes con nuestras interacciones sociales puede ayudarnos no solo a evitar el agotamiento emocional sino a experimentar una dieta social más enriquecedora.

Disfruta tu tiempo a solas

Aunque Hall dijo que no se puede determinar la cantidad exacta de tiempo que cada individuo debería pasar solo, dijo que obtendrás la mayoría de los beneficios del tiempo que realmente deseas pasar solo. "Lo que realmente importa cuando estás solo es que digas: no estoy solo, no necesito estar con nadie más y me siento muy contento", dijo Hall.

Si pasas mucho tiempo en soledad pero no quieres estar solo, eso es un problema. En este caso, deberías hacer un esfuerzo consciente para invertir en tus relaciones, dijo Simon-Thomas. "Fortaleciendo las relaciones", solidificando aún más el hecho de que bueno, somos amigos y ¡esto se siente bien! , dijo, "en muchos aspectos, eso es un acto de autocuidado".

Sigue a Allie Volpe en Twitter.