Motherboard

Profesores de la escuela de medicina de Yale están investigando los sicodélicos

Este campo de estudio está experimentando un resurgimiento luego de décadas de estigmatización durante los años 70.

por Gabe Stutman
15 Enero 2016, 2:00pm

Imagen: Ryan Haran/Flickr.

Este artículo fue publicado originalmente en Motherboard, nuestra plataforma de ciencia y tecnología.

La escuela de medicina de Yale anunció que ha formado un grupo de estudio para explorar el emergente campo de la ciencia sicodélica, enfocados en las aplicaciones clínicas de las drogas sicodélicas que permitan tratar las enfermedades mentales.

Este campo de estudio está experimentando un resurgimiento luego de décadas de estigmatización que comenzaron en los 70, cuando las sustancias sicodélicas fueron clasificadas como "drogas de abuso". Recientes estudios han traído de vuelta el uso de sicodélicos como potenciales drogas terapéuticas, incluyendo pruebas clínicas que utilizan psilocibina (el componente activo de los hongos alucinógenos) como una ayuda terapéutica para el tratamiento de la ansiedad, la adicción y para hacer que te sientas jodidamente bien. Por ejemplo, el MDMA es una útil herramienta en el tratamiento de estrés post traumático y el LSD puede servir a las personas que sufren de ansiedad causada por una enfermedad seria.

El grupo de discusión de Yale, llamado Grupo de siquiatría y sicodélicos de Yale (o YPPG por sus siglas en inglés), espera profundizar en algunas preguntas fundamentales que aún no han sido completamente exploradas.

"Estoy muy interesado en cómo estudiar estas cosas", dijo el doctor Peter H. Addy, uno de los organizadores del grupo. "El trabajo que se ha hecho sugiere que hay potencial para un gran número de aplicaciones clínicas, pero necesitamos saber más sobre cómo funciona el cerebro y cómo funciona la conciencia. Hay algo de esperanza, pero no es realmente un tema en el que haya muchos expertos".


Relacionado: El LSD me ayudó a dejar de fumar


El grupo se reúne mensualmente en la escuela de medicina de Yale y planea incorporar perspectivas históricas, como los escritos de fines del siglo 19 hechos por el sicólogo William James, un pionero en el uso de sicodélicos, quien los utilizó para tener mejor comprensión en el estudio de este misterioso campo. El grupo discute preguntas fundamentales como ¿qué es un sustancia sicodélica?, ¿cómo afectan el cerebro? y, ¿qué evidencia existe para utilizarlas clínicamente?

Otros organizadores son Gerald Valentine, médico clínico en siquiatría, y Robert Krause, estudiante de maestría en ciencias de la enfermería y parte de la Escuela de enfermería de Yale. El grupo está abierto a investigadores, estudiantes de grado, becarios y otros miembros de la facultad que quieran fomentar un acercamiento multidisciplinario para entender mejor cómo es que los sicodélicos afectan la mente.

"Sabemos muchas cosas sobre el sistema de serotonina del cerebro y el cuerpo. Muchos de estos compuestos son serotoninérgicos por naturaleza", dijo Addy, "Pero, ¿cómo se relacionan estos sistemas de serotonina con la conciencia? ¿O el misticismo? Si pudiéramos tener a personas de la Divinity School conversando con neurocientíficos sería interesante".

Addy tiene un pasado en sicología transpersonal, una escuela de pensamiento que evalúa la transcendencia y las experiencias espirituales dentro de un marco sicoterapéutico y mide el potencial valor de tener experiencias espirituales causadas por sicodélicos como la psilocibina, pese a que aconseja precaución con sobrevalorar la experiencia sin tener un procesamiento sicoterapeutico.

"Vives esta experiencia maravillosa, tomaste té con Jesus y Buddha y todo fue dichoso, eso está bien, pero ¿Qué pasa la siguiente semana? ¿O el próximo mes?", dice Addy, "¿Todavía eres un idiota con tu mujer? Si no cambia nada, entonces no estoy realmente seguro cuál es la utilidad de todo esto".