Publicidad
seis palabras

“Mi hermano menor entró cuando eyaculé”: Lo peor que te han cachado en el acto en seis palabras

Uno no siempre se sale con la suya.

por Sergio Pérez Gavilán
02 Agosto 2018, 9:41pm

Fotografía vía Flickr por JD Hancock.

Artículo publicado por VICE México.

Todos somos unos pequeños asquerosos cuando creemos que estamos en intimidad o al menos cuando creemos que nadie nos ve. Recuerdo que uno de los momentos más penosos de mi vida fue cuando me cacharon robando de una tienda y me hicieron hacer la fila para pagar mientras todos me veían con desdén. El policía me detuvo del brazo durante todo el episodio y una señora me barrió con la mirada mientras se volteaba a pagar sus cosas.

Lo bueno es que, viendo en retrospectiva, es muy agradable recordar que a todos, al menos una vez, hemos destruido el estándar de la sociedad. Ya sea a través de medios legales, sociales o de una comunidad cerrada, nuestros pequeños secretos son los que definen el tipo de persona que somos cuando no hay nadie que nos pueda juzgar más allá de nosotros mismos.

Esto es lo que la gente me contó sobre lo que más pena, arrepentimiento o culpa les ha causado cuando los cacharon en el acto.


La mucama me vio las nalgas. - Juan Carlos, 25.

Suegra nos cacho en su cumpleaños. - Cynthia, 27.

Oliendo sus calzones mientras me masturbaba.- Sebastián, 29.

Casi me cachan con otra persona. - Armando, 34.

Ese día ella traía esposas puestas. - Celso, 25.



Me tocó la ventana el policía. - Cali, 29.

Marihuana, de perrito, novia… Mi mamá.- Giuseppe, 26.

Mi hermano menor entró cuando eyaculé. - Sergio, 25.

Jugando con mermelada durante un trío. - Javier, 32.

Un policía me vio hacerle un oral.- Eunice, 26.

Mi hermana me cachó la chaqueta.- Elías, 25.



Comiéndome un moco en plena date.- Luciana, 24.

Mi mamá me cachó haciendo motorboat.- Octavio, 30.

Mi suegra nos cachó de perrito.- Javier, 22.

Tanga cagada desvistiéndonos para comenzar sexo.- Adriana, 24.

Me dieron un levantón por pacheco.- Roberto, 30.

Tagged:
VICE México
sexo
asqueroso
arrepentimiento